11. Enigmas Centro Sur

por lofredo

iguazu

Aparicio Retaguardia y Africana XRV750 – Iguazú – Triple Frontera – foto Gino Lofredo (Marzo 2009)

¿Qué haremos?, replicó Cacambo el criado. Yo le diré a usted lo que haremos. Nosotros íbamos a hacer la guerra a los padres jesuitas, ¿no es verdad? Pues ahora iremos y seremos soldados suyos. Yo sé el camino pefectamente, y pronto le pondré a usted en los estados de sus reverencias: ellos se alegrarán infinito de tener un capitán que sabe hacer la guerra a lo búlgaro, y usted se enriquecerá en cuatro días. Es mucho gusto ver y hacer cosas nuevas; y cuando nos va mal en uno d elos dos mundos, no hay más arbitrio que buscar la felicidad en el otro.

¿Conque vos has estado ya en el Paraguay? — dijo Cándido.

Sí por cierto, respondió Cacambo, como que fui pinche e cocia en el colegio de Asunción y conozco todo el reino de los padres como las calles de Cádiz, y acaso mejor. Pero ¡Qué cosa tan admirale es la tal monnarquía Figúrese usted un terreno de más de trescientas leguas de diámetro, diviidido en treinta provincias: los padres lo poseen todo, y el pueblo nada; no puede hallarse cosa más conforme a la razón y a la justicia, ni más divino miniserio que el de estos religiosos: aqui hacen guerra a los reyes de España y Portugal, y en Europa los confiesan y los absuelven; aquí matan a balazos a los españoles, y en Madrid les dicen misas y les aplican sufragios para que se vayan derechos a la gloria. ¡ Vaya, si es cosa que aturde! Conque aguijemos hacia allá, y verá usted qué fortuna le aguarda, y qué alegres se pondrán sus paternidades…

Viaje de Cándido y su criado a los establecimientos jesuíticos del Paraguay.

Voltaire: “Cándido o el optimismo” (trad. Moratín)


Por si acaso: “… Cacumbo era un mestizo de Tucumán, que había sido monaguillo, postillón, marinero, fraile, contrabandista, tenedor de libros, artillero, saludador, buhonero, ermitaño y lacayo…”


El viajero prefiere comunicarse por correo tradicional. Más seguro cuando cualquiera dispone de un conglomerado de procesadores atentos a toda irrelevancia. Le contestan por via digital. Nada es lo que parece. En las confusiones se guardan las joyas. Malentendidos derivan en aperturas de cicatrices. Nada de eso. Es todo muy elemental. El Reta en Stand By. Over and out.

ybyturuzu-salto-guaira

Casa atribuida a unos Franciscanos cerca de Salto Zuizo, Guairá, Paraguay. Un lugareño al que el Reta preguntó dónde se encontraba dijo llamarse José y dijo ser asistente anestesista del Dr. Bottrell, es decir del finado Doctor cuando vivía. Y ahora ya no porque con todos los avances ya nada duele. Eso dijo José.

Asunción, 19:30 GUT.-

Escuchame Animal. fijate que este sobre con la docena de estampillas tropicales masacradas a golpes con mata sellos puro hueso, el sobre con lo tuyo, las fotos, los apuntes, hasta lo de la International Crisis Management, me topó de sorpresa. Me pilla con que me habia tomado una pastilla para el dolor del espinazo que resultó ser pariente cercana, e íntima amiga de la Aspirina Forte Forte…

Uña y Mugre como dicen. Y ojo que recetadita por el Doctor de la familia que me la garantiza porque dice que la toma con frecuencia… SO I WAS FLYING MAN y entonces, sin mucha concentración, pero francamente con buenas intenciones, me pongo a leer lo del Reta en el sitio de los Wayúus.

Me parecieron ráfagas de pura imágenes. Como tiras cinematograficas. No estoy hablando de las fotografias sino del texto. Pantallazos de alguna aventura fascinante por la que esta pasando alguien, ¿vos estás pasando? Estás peor de lo que pensaba. Me parecio todo alucinante. ¿PERO QUÉ ESTA PASANDO? ¿CUáL ES EL CONTEXTO DEL ASUNTO?

Entiendo que hubo o hay un viaje en moto de un veterano de las guerras de los setentas que parte desde la frontera con Ecuador para atravesar Colombia hasta la última punta más metida en el Caribe. Punta no se cuanto. La Guajira colombiana: frontera con Venezuela. Cuéntame más. Dónde estás?

Me preocupé te juro. Porque vos siempre te comunicabas raro con diccionario propio y a veces lo que parecía pendejada resultaba que ahí justo estaba el dato preciso. Bueno de aquello hace rato. Entonces pensé que capaz que era yo nomás que no cachaba y por si acaso le envio todo el material al común amigo, B.C. de quien vos te acordás, y sabes que yo lo amo y que escribe en serio y sabe.

PERO resulta que EL TUVO LA MISMA CONFUSIÓN y me contestó lo siguiente, ENCIMANDO lo suyo con lo tuyo. No sé bello, pero hay días en que a uno se le mezcla la magnesia con la gimnasia y un poco la cuestión se enturbia… ¿A vos también te pasa? NO ME DESCARTES TODAVIA CARAJO! SIGA LEYENDO. Buena resultó la pepita para el espinazo.Cuando me visites te hago probar…

Este fue el comentario cruzado de B.C. respecto a la compleja situación Guajira:

Yo también estoy colgado en el aire. Al leer la nota del Veterano Reta cambié de rumba, perdón de rumbo. Recordé un viaje reciente. Fue el lunes pasado creo. Fui a un pueblo que para llegar cruzas un pequeño puente de madera . Se llama Dr. Bottrell y está más poblado por chanchos y gallinas que por personas. Es bello. Ubícate que está en medio de las cordilleras de Ybyturusú, en el departamento del Guairá, en un enorme valle donde los agricultores pelan caña de azúcar.

2245041528_cab021c683_b

Este grupo de motociclistas en camino a Ybyturuzú no incluye a nuestro amigo el Reta que se propone recorrer esas tierras tan pronto resulte humanamente posible, es decir el año entrante. Al grupo de la foto no le agrada viajar con ancianos y menos si son de esos de ideas medio raras. La actitud de este grupo tribal hacia los ancianos se deduce claramente de la indumentaria, los auspicios y en general por el mal aliento.

Sentado bajo un árbol de limón conversaba con José, un agricultor y otros dos campesinos que llegaron a refugiarse en la sombra de la tarde. “Te voy a contar una historia vieja”, me dijo José en el guaraní con acento largo de los guaireños, y se quedó callado como armando la cosa.

El tereré y el calor de la tarde nos unía en una suerte de comunión masculina entre ellos del campo y yo, blanco, víctima de los mosquitos, hijo de gringo, citadino a cagar. “Un mito”, retomó José después de un rato, como diciendo, “Una verdad”.

Un Mono y un Zorro se encuentran en un campo de cañas de azúcar. El Zorro de la emoción al ver la caña, gritó. El Mono que por lo veterano parecía conocer mejor la situación le advirtió que no gritara porque el patrón soltaría los perros. Pero el Zorro no se aguanta y sigue aullando hasta que sueltan los perros que se les acercan a la carrera y furiosos.

José al contar mostraba sus manos flojas por los años, morenas, curtidas con callos y heridas resecas. Era como si tuviera gruesos trozos de chicle seco y duro recubriéndole las manos. En cuanto el Mono ve que se le vienen los perros encima se trepa por el tronco largo y sin ramas de un mbokaya y sus manos se pusieron duras. Es difícil resistir las espinas. A él no le penetraban. Era como si el mbokaya le diera la bienvenida al Mono. Subió hasta la copa con una agilidad asombrosa. “Un mito”, repitió José con la voz ronca.

Bueno quizás el Reta no sepa mucho del mbokaya y de los frutos que da. Pero se imaginará una especie de palmera orgullosa, gruesa y alta. La corteza cubierta de espinas de hasta una cuarta de largo y filosas. Generosa si la tratan bien. Inaccesible a los tontos y los vividores.

Más tarde cuando ya atardecía y cada cual había vuelto a lo suyo vi a José treparse al mbokaya, con notable seguridad y rapidez . Iba puestos unos guantes de cuero en busca de un mbokayaty poty, para el pesebre de Ña Olinda.

Bueno voy a volver a lo del viaje del Veterano cuando llegue a casa. Con un ventilador y un cigarro capaz que algo sale. Saludos, B.C. Luego hablamos.

CHINGADOS… Bueno, volveré a leer el rollo… Dicho sea Cabezón de mierda el sitio ese que me dijiste que vea, el lofredo.wordpress.com , no te lleva a ningun sitio. Sólo allí mismo y nada más. Aparecen un montón de cosas tuyas, personales carajo algunas, nada que ver con ningún viaje a Colombia. Y además a quién se le ocurre a esta altura del campeonato irse a pasear por Colombia en moto. Bueno, besos. Si después entiendo algo te cuento. Por fin está refrescando un poco acá en Asunción.