Repaso de Novela

por lofredo

+++

Versión Digital:
Versión Impresa:

+++

Índice

1. Portal de las Estrellas
2. Cruz del Sur
3. El Desierto Protector
4. Pijao de Oro y Almanaques
5. El Mago de Palmira
6. Maicao: Testigos Presenciales
7. Pájaro Rengo
8. Inolvidable Portete Bahía
9. Fuga de Acordeones
10. Pase sin Compromiso
11. Mecánica Sócrates y Juventus Spa
12. My Favorite Things
13. Mandrágora, Almizcle y Sándalo
14. Santa Gaza de Palestina
15. Complícame la Trama, Baby
16. Cambio de Bases
17. Le Business Model del Secuestro
18. Trastienda de Arenas Betancourt
19. Fantasías de Medellín
20. Trastienda de Fangio
21. Fondo de Ojo, Confesión en Seco
22. El Almirante, las Perlas y el Fraile
23. Pueblo, Riel y Carbón
24. Cambia, Todo Cambia
25. Despiste de Madrugada
26. Piernas, Cintura y Arrastre
27. La Trastienda de Satanás
28. Acople, Credos y Padre Nuestros
29. El Triangular de Job
30. La Máscara Roja
31. Precisas Instrucciones
32. Rapsodia de Sísifo
33. El Gran Escape
34. Gasolina Express

+++

9. Mecánica Sócrates y Juventus Spa

Africana en Quirófano 2

Africana en Quirófano: Erguida, Alerta y sin Anestesia – Foto Combo Rocco/Lofredo

Quedaban dos horas antes de que empezara a aclarar cuando Isidro y Rosquillo cargaron a Don Aparicio Retaguardia abrazado a su bastón, de la hamaca a la camioneta. Mientras, Ingrid recogía trastos menores y revisaba que nada quedara olvidado bajo la enramada.

Después de las escenas de Portete que casi no recordaría, se había dormido bajo el chinchorro sin quitarse las ropas encascaradas de polvo y grasa de ruta. Lo acomodaron en el cajón cerca de la Africana, en un nido de cobijas, alforjas y morrales. El Reta no se percató siquiera cuando retomaron las trochas y se alejaron de la bahía. Estaba abandonado en la resaca de una borrachera que ni las dos cervezas heladas ni nada que hubiera consumido podía explicar.
Despierta desorientado cuando se detienen frente a una casa rodeada de chatarra sobre tierra compactada con óxidos y aceite quemado. Un par de muchachos se acercan a mirar la Africana sin animarse a tocar. “Mecánica Sócrates”.

Polvo de los AncestrosPolvo Guajiro Carburador de Africana – Laboratorio Motomecánico Ricardo Rocco (2009)

El Maestro propietario asomó sorbiendo café fuerte de un tazón abollado y caliente. Dos tablones. Bájenla. Un muchacho menor y un niño se colaban entre las piernas. Hagan cupo atrás. Isidro y Rosquillo se allanaban a lo que dijera Sócrates. El Reta en silencio amagó con ayudar con la bajada. Usted tranquilo joven. Eso lo despertó. No le habían dicho joven desde mediados del siglo anterior. Uno de los muchachos dejó oir lo que pudo haber sido un resoplo de burla, pero que no llegó a suspiro y ni siquiera cuajó en sonrisa. El tazón de café caliente lo miró sin moverse y el asistente no volvió a respirar hasta que a media mañana el Maestro Sócrates encontraba el punto preciso de ajuste del perno pasador del eje delantero y alguien encendía el compresor. Sócrates dijo medidor veinticuatro veintiseis. Uno de los muchachos le acercó al Maestro más café y se hizo a un lado. El más pequeño al que Sócrates llamaba hijo pero que podría ser su bisnieto levantó un vaso grande con agua clara en su mano derecha hacia el rostro del Reta. Bajo el brazo izquierdo sostenía un botellón plástico de litro con la mitad del contenido en hielo sólido flotando sobre el resto del líquido.

+++

+++

La Africana trae de fábrica un protector de cárter de aluminio ajustado al chasis y al bloque con seis pernos con arandela cortada y contratuerca fija. Con el desgaste suele crearse un espacio, que en este caso, a las cuatro mil quinientas vueltas, produjo una vibración que hacía pensar en algo más grave suelto en la máquina. Ajustar esos seis pernos y agregarles a dos de ellos una segunda arandela de caucho, recortada de un trozo de llanta lisa requiere una hora de paciente cirugía por parte de dos asistentes y del más pequeño, que por el tamaño de sus manos podía llegar con la punta de los dedos donde los demás no podían ver ni acercarse. La vibración se va.

Sócrates pregunta cómo lo trata la gasolina guajira. No parece dar problemas, pero cuando el Maestro saca el filtro, la arenilla acumulada es evidente. Le mide la aspereza con la yema de los dedos, enjuaga el filtro y sopletea los respiraderos del carburador. Ajusta cada pase de combustible a la nueva situación y vuelve a encender el motor. Mejora evidente. Reduce el flujo en baja hasta estabilizarlo en mil vueltas.

Sócrates dice tela fina. El asistente mayor trae unas tijeras recién afiladas y lo que parece la membrana para cernir lentamente esencia de café. Con alambre blando de dos líneas Sócrates arma un embudo filtrante que calza en el tanque para asegurarse de que no interfiriera con la inserción de la manguera. Se guarda el filtro en la cartera junto a los duplicados de documentos y la llave de reserva.

El asistente trae un balde con agua y dos trapos. Agrega un chorro de una botella que huele a kerosén y metódicamente hurga en cada rincón de la Africana y la limpia y seca con tanta tierna insistencia que casi pone celoso al Retaguardia. Llegan otros clientes con sus motos. Una Yamaha 175 que arranca quemando aceite. Una Suzuki SB200 Azul Travolta con treinta años de servicio. Africana saluda como joven samurai con reverencia debida a sabio maestro. Admiración. Sócrates: servicios rendidos. Material preciso. Belleza inteligente. Amén.

mecanica

“Tu Mujer Nos Engaña” – foto Daniel Lofredo (2009)

Se bebe más agua helada. Alguien sube el volumen de la radio. Son las diez de la mañana cuando el Reta nota que el sol pega con fuerza en el techo de zinc sobre la parte del taller de las motos con poca esperanza o sin remedio. Ni las perfecciones son inmortales. Sin brisa, el aire caliente gira sin apuro entre el enjambre de cables que parecen alimentar todo el vecindario desde el transformador que Sócrates ha instalado con discreción en el galpón gallinero a un costado del taller.

El Reta observa los escasos rasgos de vejez en el rostro de Sócrates. Un instante, de cierto ángulo, el Maestro mecánico parece un anciano centenario y al siguiente, con la luz de lado, alguien que no pasa los cuarenta. Es un tema que preocupa al Aparicio Retaguardia: la vejez, la piel que se afloja y cuelga, los achaques, dolores agazapados. No puede quedarse sin preguntar sobre los rumores de que en La Guajira hay una inusual proporción de longevos, especialmente en Uribia y Maicao. En todo caso las reparaciones han terminado. Los muchachos limpian la Africana con caricias firmes, con cariño sensual. La Africana se deja porque son niños. Muchos en su segundo siglo puede ser porque con tanto carajito acostado a la fuerza con plomo, machete o garrote, los que se salvan duran más para compensar. Eso podría ser pero debe haber razón mejor.

Maestro Sócrates: No quiero ser indiscreto pero dígame con sinceridad:  ¿Cuántos años tiene Usted?  Tiene un siglo de experiencia pero se le mira fresco como en su apogeo.

Así dicen las Doñas. Dicen que me veo muchacho.  Me preguntan si el resto está tan fresco como lo que se me ve trabajando. No tenga pena Don Reta. La indiscreción estaría en la respuesta y no en la pregunta. Para que vea que no le miento: mire bien mi Cédula y la Partida de Nacimiento. Cuidado que se deshacen en el aire. Vea que no le miento.

Documentos con el plástico percudido por el manoseo, las grasas del taller y los años. Renovada en el 2000. Ibaguán Pardo Muñoz, Sócrates Arquímedes. Fecha de Nacimiento… El Reta lee una vez y lo repite acomodándose los lentes. Fecha de Nacimiento 3 de Enero, 1908. El cero podría ser un seis y sería más razonable, pero no lo es, es un cero. Y Sócrates tiene casi cien años en el Taxímetro de la mecánica. Cuarenta más de los que dicen que tiene el Reta. Dicen, claro. Nombres de padre y madre y sus fechas de nacimiento. La Madre Guajira y el padre de España podrían haber conocido al Libertador si sus caminos se hubieran cruzado y como esos caminos fueron tantos y tan bien recorridos…

Sí lo conocieron, dice el Maestro. Andaban por la costa más allá de Maracaibo. En esos tiempos ayudaron con modestia a los llaneros. Hubo un encuentro entre Páez y el Libertador a la sombra detrás de la casa. Sentados alrededor del mesón del carneado. Parte de la tropa hizo noche en la Ranchería. Eso cuentan los abuelos. Tanto se cuenta de noche en la Guajira…

¿Disfruta usted aún la alegría de que vivan aún sus padres, sus abuelos? Sí viven Don Reta.  Ahora están en Zulia visitando tataranietos si no se los presentaba y conversaban. ¿A Usted le debe gustar la estudiar la Historia no? Hay que practicar con la memoria y repasar los datos todos los días un rato. Entonces cuando vienen los profesores uno sí los puede convencer. Y si no los convence por lo menos los deja con la duda y cuando vuelven cuentan y terminan convencidos. Recapacitan y mandan otros  Acá todos vivimos largo. Eso está documentado y es algo que se sabe.

El Maestro lo mira con picardía. En la sonrisa mínima que la muchachada de la mecánica detecta y amplifica con generosidad. Todos escuchan el principio de la conversación hasta que una mirada del Maestro Sócrates los ensordece y ellos vuelven a la limpieza de la Africana.

No es tanto que por la edad seamos más sabios o más prudentes. Un poco sí pero no tanto.  Es bueno para el turismo sano. Eso sí.  Hay más trabajo a la gente. La comida es sana. Trabajo que requiere pensar, crear, elaborar, ordenar. Es bueno para os jóvenes. Así tienen y quieren estudiar más el pasado para estar a la altura de lo que quieran saber los incansables incrédulos. Mantiene el espíritu alerta. Conservamos mejor las tradiciones.

Ofrecemos agua embotellada. Agua Bendita de la Juventud. Es Bendita pero no por el cura pero no por el cura. Un Hermano de la Gran Logia se encarga de las Bendiciones. Wayuu, Navegante, y Sabio el Venerable. Él bendice las hierbas y el agua. Tenemos unos muchachos que fabrican los relojes de arena ajustables. Artesanales por supuesto. Pero bastante precisos para revertir el tiempo. La arenilla fluye contra gravitas.  El tiempo pasa más calmo. Baja el estrés. El cuerpo se mantiene mejor. Con días de 48 horas hay tiempo para las motox, el detox, el botox. ¿No cree?

El Reta asiente con expresión de serio asombro y sin saber qué decir. No tiene objeción. Las apariencias y los documentos están allí. La Partida de Nacimiento incluso escrita en la letra cursiva de moda en el diecinueve. ¿Porqué no?  El Reta sabe que la gente lo ve como es: colorado y con la barba blanca en revoltijo y dice que es un caramelo de ingenuidad. Que se cree cualquier cosa. Un tonto senil que cree que la gente es buena y que si se sabe escuchar al final nunca miente. Sólo dice lo que quisiera que sea cierto y eso es suficiente si le da buen resultado. Así piensa el Reta y eso le ahorra discusiones. Y la gente al verlo crédulo y vulnerable termina contándole siempre más verdad que firuletes.

Le explico como son las cosas Don Reta. Yo sé que Usted comprenderá porque en su vida ha sido un hombre trabajador y sabe lo que es tener que poner comida en una mesa con un rebaño de críos y mujeres hambrientos de una y otras cosas.

Vea;  lo primero que hay que entender es que para extender la Juventud primero hay que envejecer. El proceso que prolonga la vida no lo hace más joven.

El Reta no comprende y le sale a flor de piel su lado lento con la sonrisa disculpa. Hace calor. Los muchachos lo notan y le traen más agua helada. Agua Bendita, dice el Maestro. Bébala sin cuidado. Siempre hace bien.

De hecho la fecha de nacimiento –continúa Sócrates –se aleja de su presente desde el instante en que comienza el tratamiento que es cuando uno se decide a probarlo y hace a un lado la inquietud. Después del tratamiento completo de una semana intensa uno sale con el doble de años de los que trajo consigo. Si llegó de sesenta sale con ciento veinte y con la Partida de Nacimiento legal y todos los documentos que necesite y del país que le caiga más simpático. Todo en orden.

Somos muy cuidadosos en Maicao. Meticulosos y detallistas. Como debe ser un buen mecánico de motos o un cirujano oftalmólogo. Saber ajustar el Tiempo. La chispa, los chiclers, el cristalino, pelar las cataratas, despejar la vista. Hacer ver la verdad oculta.  Y en esto vamos juntos con los hermanos y las hermanas de Uribia, hombro con hombro, año por año.

Ya con eso de que Usted es del Club de los Cien Años, ya se siente más joven. Se siente mejor. Despierta por la mañana y se sorprende con una inexplicable erección de adolescente. No me crea si no quiere. Es mi palabra. Usted ya tiene digamos ciento veinte o ciento cincuenta años y se siente como de sesenta o setenta y cinco. Y no hay engaño en eso. La documentación personal, cédulas, pasaportes y lo que es de suma importancia la nueva partida de nacimiento: todo correcto.

Pero hay más Don Aparicio, hay más y esto a Usted le va a interesar por su oficio de viajero profesional y su interés en la mecánica y los milagros que a veces el que sabe y se respeta puede lograr. Los tratamientos son varios. Y no ofrecemos a cualquiera que llega el mismo menú fijo. Probamos una docena de protocolos y cada uno corresponde con su cada cual.

No ocultamos lo que aprendimos. Algunas cosas sí. Es decir algunas cosas no compartimos con los de afuera porque no comprenderían la simpleza de algunos procedimientos. Con Usted es distinto. Usted es una persona que respeta al prójimo y respeta al que sabe.

Por ejemplo los aceites. Todos los tratamientos del mundo que pretenden revertir el paso del tiempo empiezan con aceites y empiezan con la piel y las desintoxicaciones. ¿No es cierto?

El Reta no puede menos que admitir que así es, que por lo poco que él sabe así es: cremas, ungüentos, hidratantes, anti oxidantes, limpiezas de la sangre y el sistema digestivo. La importancia de la respiración. Sí. Lo que dice el Maestro Sócrates tiene sentido.  No está intentando venderle nada. El Reta piensa que Sócrates sabe que para él no hay tratamiento rejuvenecedor que funcione. Y además no hay tiempo.

+++

Yipao 15

Yipao Willys con Aceite SAE 30 sin Detergente – Combo Gino Lofredo (2008)

No usamos aceites naturales. Algunos dicen que lo son pero no es cierto. Son lubricantes sintéticos con estructura molecular que se adapta a los cambios de presión y temperatura. A los distintos esfuerzos que castigan al cuerpo.  La altura. Las horas de continuo trabajo. Estos aceites cambian cuando cambia la fricción, el frotamiento entre las fibras musculares. Y recordamos que el corazón y el alma misma son musculatura aunque haya evidencia de severas atrofias.  Cuestiones frecuentes en este medio en el que nos toca vivir. Lo llamamos “cocido de aceite” que Incluye grasas naturales. Por esta tierra es grasa de chivo. No vaya a pensar en nada diabólico. Acá el chivo es casi un animal sagrado. No confundirá gordura con hinchazón. Los aceites deben ser usados antes, quemados para ser más precisos. Más cocido el aceite más vigoroso el rejuvenecimiento.

¿Y además de la grasa de chivo que otros lubricantes le pone al cocido Maestro Sócrates?

Aceite de motor 30-30 W – ASME quemado durante uso intenso en motores clásicos. No menos de un V8 o 6 en línea y sin inyección ni regulación de encendido electrónico. Los más apreciados son los que sacan de las pick up Ford y Chevrolet de los cincuenta. Excepcionalmente efectivos son los Yipiaos. Usted me entiende no? Aceite negro de los Willys, de los guerreros me refiero. Los que dejaron los gringos a cambio del Batallón que les prestamos para Korea, ¿se acuerda? Con aceite negro de Yipiao se nota la diferencia. Se nota desde el principio. American Society of Mechanical Engineers. ASME. Rigor. Control de calidad. Resultados.

¿Y cómo los aplican?

Nuestro tratamiento no es cosmético. No es superficial. No se trata de quitarle las arruguitas de la frente y del entrecejo, y las patitas de gallo y el mal genio de la comisura de los labios. Para eso hágase morder por una serpiente con cuidado y santo remedio. No nosotros insistimos en untar todo el cuerpo mientras dure el tratamiento. Una semana intensa y con mucho masaje Guajiro. No es mucho. El cliente disfruta y nos da el tiempo indispensable para los trámites de documentos. El cliente – por no llamarlo paciente, ni enfermo — porque el tiempo no enferma sino que transcurre. El cliente.  El amigo. El hermano.

Yo mismo me lo hago cada dos o tres años y con bastante disciplina considerando que por naturaleza soy distraído y desmemoriado. Uno se unta cada noche de cuerpo entero con el aceite quemado, el 30-30 de ASME. Entiéndame Don Aparicio Retaguardia de la cabeza a los pies, de la pelada al pie plano.

Le entiendo: de cuerpo entero, de la calva a las crostas plantales.

Así es Don Aparicio. Completo y con los masajes guajiros que son una delicia. Cuando quiera probarlo ya sabe dónde asesorarse. ¿Se animará en este viaje?

El Reta se queda pensando unos instantes. Lo haría para comparar efectos y estados de ánimo. Se pregunta si debiera compartir su propia experiencia en este asunto. Tendría que mostrar la partida de nacimiento. La emitida en Carmen de Patagones en el 33 con un oficial Rosas Juan Manuel haciendo de Juez de lo Civil y un Capitán ingles que firma Fitz Roy de testigo. La madre Tehuelche con el niño envuelto en cuero de guanaco. El padre un gigante de barba roja frondosa y media dentadura rendida al escorbuto:  un primitivo arrancado de Escocia para recorrer el planeta y averiguar de dónde vienen las especies, los monos y los hijos gauchos.

+++

tehuelches

+++

Beagle rewoked

+++

Aparicio Retaguardia mira los ojos del Maestro Sócrates. Siente una gran admiración or el hombre y su sinceridad, por la franqueza de sus explicaciones, por la persona misma. Siento un deseo de abrazarlo. Ambos lo sienten pero optan con un apretón de manos y un contacto izquierdo en los hombros.

Se termina de acomodar y amarrar la carga en la Africana. Pagos. Saludos. Augurios. Discretas advertencias.

¿Cómo salgo Maestro Sócrates? Siga por esta hasta la segunda principal y a la derecha. Cuando llegue a la esquina de la diecisiete carrera, acomódese a la sombra y espere. Un amigo quiere hacerle conocer algo de la ciudad. Luego coma algo y siga cuando calme el calor. Wisky. Le dicen Wisky. Cuídese con lo de la gasolina. Complicado por acá, lo del combustible. Tiempo de Grandes Tributos. Séptimo Año. Tercer Milenio. Viaje tranquilo.

Azúcar Moreno! Azúcar Moreno! Ahí pasan  Azúcar Moreno! Shhh… Mentiras es del boricua Rodríguez. Él la hizo y se la quitaron… Shhh…

He llenado tu tiempo vacío de aventuras mas
y mi mente ha parido nostalgias por no verte ya
y haciendo el amor te he nombrado sin quererlo yo
porque en todas busco la nostalgia de tu sexo amor
hasta en sueños he creído tenerte devorándome
y he mojado mis sabanas blancas recordándote
 
y en mi cama nadie es como tu
no he podido encontrar la mujer
que dibuje mi cuerpo en cada rincón
sin que sobre un pedazo de piel ay ven
Devórame otra vez,
ven devórame otra vez
ven castígame con tus deseos
mas que mi amor lo guarde para ti
 
ay ven devórame otra vez,
ven devórame otra vez
que la boca me sabe a tu cuerpo
desesperan mis ganas por ti
Hasta en sueños he creído tenerte devorándome
y he mojando mis sabanas blancas recordándote
 
y en mi cama nadie es como tu
no he podido encontrar la mujer
que dibuje mi cuerpo en cada rincón
sin que sobre un pedazo de piel ay ven
 
Devórame otra vez, ven devórame otra vez
ven castígame con tus deseos mas
que mi amor lo guarde para ti
ay ven devórame otra vez, ven devórame otra vez
que la boca me sabe a tu cuerpo
desesperan mis ganas por ti.

+++

Azucar Moreno

Toñi y Encarna Salazar, descendientes de una estirpe de artistas flamencos (sobrinas de Porrina de Badajoz, padre cantaor, abuelo guitarrista y hermanas del grupo los Chunguitos), Azúcar Moreno ha saboreado el éxito en todo el mundo. Extremeñas afincadas en Madrid, desde muy pequeñas han estado ligadas al mundo de la música. Con tan sólo 10 años participaron haciendo los coros a sus hermanos hasta que en 1982 una compañía discográfica se rinde ante ellas y les da una oportunidad. Fue entonces cuando las Azúcar Moreno comienzan su carrera musical. En 1985 lanzan al mercado su primer álbum. Se rodean de grandes músicos como Jose María Cano (Mecano), Sergio Makaroff y Aríel Rot (Los Rodríguez) entre otros.

+++

Te digo que es de Lalo Rodríguez, del boricua Lalo Rodríguez, ¡No me Jodas Chico!

+++

taller-lofredo-redux
Taller de Osvaldo Lofredo – Foreign Car Specialist (1964- 1986)
Hijo Horacio, nietos Daniel Santiago y Nicolás Alejandro – Sunset District – 33rd and Taraval – San Francisco – California (2007)

Chucky Mancara Muñeco Maldito

Chucky el Mecánico Maldito. Foto Gino Lofredo (2006/2009)

+++

Contáctenos a ginolofredo@gmail.com

+++

BeTa 10. Happy Moments

Tren Cuatro Vías Comedores bw small
Cuatro Vías – La Guajira – Web PiXer – Gino Lofredo (2008)

Ese sería el día del carbón y los trenes. Calor seco. Remolinos de polvo minero. Olores diesel y ronroneo de marketing industrial. Los proyectos industriales atraen al Reta como los dinosaurios a los niños. La visita a El Cerrejón estaba prevista. Alguien se ocupó de obtener los permisos, adelantar los datos personales del interesado, conseguirle cupo en el tour de la tarde. Nadie anticipó que el interés personal del Reta por la ingeniería, la mecánica, y especialmente por los trenes terminaría enredándolo otra vez con el Jorge 40, el que, se dice, hizo que sucediera lo de Portete, el que terminó extraditado. ¿Qué puede vincular a un Jefe de las AUC Bloque Norte con una familia de poder de Alabama, y a los aspirantes a la Presidencia en el 2008, con el asesinato contratado de unos dirigentes sindicales del carbón en La Guajira? Paciencia: un día complicado.

Durante la visita a la mina se reencontró con la mujer que en Cabo de Vela le había dicho que era Juez y dictaba seminarios sobre el Debido Proceso Judicial. Una mujer muy atractiva, pelirroja y pecosa que dejó un tanto agitado al Reta esa noche guindado en el chinchorro. Apareció también la anunciada Ingrid, transformada ahora en una calificada geóloga de minas. La Africana, por su parte, atrajo la atención de un asesor de seguridad industrial de El Cerrejón, un hombre casi blanco nacido en una granja de maní cerca de Atlanta, en Georgia, medio siglo antes. Cuando se graduó de la secundaria se hizo voluntario en la campaña de Jimmy Carter y terminó en Washington de corre, ve y dile de un diputado bisoño. Un motociclista de pocas palabras y sonrisa constante que decía gustar de rodar moto en el desierto. Tanta convergencia. Mucha casualidad. Culpa de las motos.

Cuando terminó el tour de la mina, cada cual volvió a lo suyo. La Juez y el Reta quedaron en volver a verse, sin detalles ni compromiso. Sólo un discreto interés cruzado. Pero hubo más y, como siempre, las cosas se complicaron.

lofredo-cielo-tren

Happy Moments — Foto Gino Lofredo (2007)

El trajín de la mina derivó a un hotel tres estrellas de Uribia que cobija ingenieros, contratistas, capataces, escoltas y chóferes ligados de algún modo al carbón o al comercio. No es un sitio para el turismo organizado. Si llega un turista, es de los solitarios que parecen haberse perdido en alguna vuelta del camino menos transitado. Había pocos clientes y el restaurante estaba vacío cuando llegó con su cuaderno de apuntes y las Hojas de Ruta. Traía el bastón rejuvenecido en el que se apoyaba con más frecuencia para quitarle peso a la rodilla.

Esa tarde, caminando por el barrio de las ferreterías, encontró un sitio donde vendían aceite de linaza por galón. Cuando mostró el bastón al encargado y explicó que era sólo para quitarle el polvo y el seco a la madera, el hombre untó un trapo y se lo pasó por encima del mostrador. El bastón chupó aceite como animal sediento. Un cliente que esperaba turno asintió aprobando el trato que daba el viajero a su acompañante. El encargado no le quiso cobrar.

Un comedor sin gente no abre ni quita el apetito. Hace dudar al que mira y huele a gestación desde la entrada. A través de la ventanilla de la puerta batiente que da a la cocina se puede ver, rodeadas de vapor, a dos mujeres que ríen. La que asiste lagrimea como si picara cebolla. Hay un radio encendido en un programa de asuntos del corazón. La cocinera machaca carne cruda con un mazo de madera y en una pausa ve al cliente que les mira desde la entrada al comedor y avisa. Un hombre de camisa blanca y pantalones negros empuja la puerta batiente y cruza el salón con una servilleta limpia sobre el brazo y sin reloj en la muñeca. Se escucha de lejos un largo bocinazo, el ronquido de motores y un leve traqueteo que hace temblar las copas.

Bienvenido caballero. Es el tren de las ocho. Pase sin pena. Es incómodo ser el primer comensal cuando el sitio no parece estar aún abierto al público. Hasta elegir mesa se complica. El mesero lee al cliente: solo, tímido, transparente. Es su casa y la mejor mesa. Aire fresco y sin bulla. La de la suerte para el tempranero que pronto estará con agradable compañía. El Reta busca en la mirada del mesero algo que le aclare el pronóstico y encuentra sólo la confianza cordial del que conoce su salsa. Tiene razón, el hombre: desde allí verá llegar a quien sea y medir el interés de cada cual, y todo, sin compromiso. Un timbre de picardía y la mirada franca le devuelven un soplo de ánimo a la noche despejada con cortesía.

Es el tren de las ocho. En La Guajira los trenes trabajan. No son reliquias. Están vivos a su manera, hacen lo suyo ignorando a la gente que los rodea, que no son pocos y que, cuando se les pregunta sobre lo que hacen, dicen que trabajan para el tren, para el Hombre de la Carga. También dicen que lo hacen para el carbón. Pero se refieren a la carga que lleva el tren. Los gestos que acompañan la referencia al carbón apuntan más al terraplén, a las rieles que cortan el asfalto o que cruzan sobre la ruta por los puentes de hierro negro. El tren puede ser un villano ladrón, pero se mueve, hace ruido, entra y sale de donde vive su gente, hace temblar el café en la taza, mece el foco que cuelga del techo, se deja sentir cuando pasa, y cuando se atrasa o se ausenta, todos preguntan qué habrá sucedido.

Desde la mesa asignada, el Reta puede ver las otras seis, así como los cuatro taburetes de la barra de cara a las botellas de anisados, el licor de café y el espejo detrás. Sobre la repisa de vidrio, hacia el lado del teléfono y el pasillo de servicios, hay una Virgen negra dando pecho a un recién nacido de piel rosada. Medio escondido del otro lado, San Lázaro atiende la salud de los que beben con alegría o están golpeados por la tristeza, comatosos de tedio.

v-lucid-wideLúcido Paranoie – Absynthe Supérieure – Brujita Verde – Niebla de Musas  – Morphing  G. Lofredo (2009)

Cruzando la sala, en la penumbra, en un espacio de pared, cuelga una pintura casi escondida, como si estuviera allí para mirar y oír, para presenciar y ser testigo, más que para decorar o mostrarse. Simple. Tres franjas horizontales. Cielo, mar y arena. Un tejido rojo bordado con líneas blancas en rombo se sacude al viento que le deshilacha el borde.

El mesero regresa con una media jarra de jugo de fruta fresca y dos copas altas: una vacía y la otra con una medida generosa de ron blanco. Sumo de maracuyá. ¿Fundamento? Sí, gracias. Seco y doble. Bienvenido. Bebe y piensa en trenes. Abre el cuaderno de apuntes, sus hojas de ruta, fecha la entrada del día en una página nueva y titula: Carbón y Rieles. De tanto golpe se me muere la cámara, escribe. Ya no me obedece. Magallanes. Se está quedando ciega. Saca y mete las lentes del cuerpo hasta quedarse sin fuerza. El mensaje de pantalla pide le traigan un cura. Quiere confesar. Ha visto tanto que necesita olvidar. Guardó la ficha de memoria a la salida de El Cerrejón. Tenía que disciplinarse más con los apuntes. Cuando repasaba lo anotado pocos días antes se le hacía difícil reconstruir lo sucedido.

Como ese confuso intercambio con Isidro: Ya llevamos tiempo juntos y sigo poco claro. ¿Usted, Don Aparicio, en qué piensa? ¿Por qué anda como gitano por ahí y por acá? ¿No tiene familia? ¿Casa? ¿Qué quiere? ¿Qué propone? Debe haber sido el “¿Qué propone?”, lo que provocó al Reta porque en seguida anotó: Decencia o Paredón. Inventen el detector de hijueputas. Que no falle ni dude. Mentira. Nada Isidro. Nada. Decepciona admitirlo pero es lo menos falso: él es sólo un solitario chicletero de distancia que sabrá que le toca cuando le toque, pero no sabrá de dónde le vendrá el sacatrazo. Disfrutará del paseo y las sorpresas como se vive el torneado sin anestesia del nervio de un molar.  Lúcido y en paz. Bandido. Azúcar Moreno.

La luna me embrujó y me llevó hasta ti,
veneno del amor que yo feliz bebí
Y aunque mi pecho ardió y me abrasó la piel,
me supo dulce como la miel
+
 
Tus ojos bandido robaron con cuentos la sangre
y la vida de mi corazón
Tu ausencia en mis noches provoca lamentos,
suspiros y llantos, y oscura pasión
+
 
Y ahora cada vez que de mi lado te vas,
siento el dolor crecer más y más
 
Tus ojos bandido robaron con cuentos la sangre
y la vida de mi corazón
Tu ausencia en mis noches provoca lamentos,
suspiros y llantos, y oscura pasión
+

Al final de la página el Reta escribió: Lawrence Descarrila Trenes Turcos en el Desierto. Auda abu Tayi. Honor Beduino. Caballo Blanco. Anthony Quinn. Howeitat. Rebelión Desierto 1917.

+++

trenesdalorosmallDavid Lean – Lawrence of Arabia (1962) < > Rendition: Daniel Lofredo

+++

descarrila-afiche-b-w-1-13-091

Foto Paúl Rivas – El Comercio – Enero 2009

+++

Ters_by_DelirecekTers Attempting Reconstruction – Foto Delirecek – Deviant Arts (2009)

+++

Azúcar Moreno eligió su propio camino. Contaban con sus propias armas, desde una presencia realmente impactante a una puesta en escena sensual y vigorosa a la vez. Y además tenían dos voces entrenadas en el flamenco, porque no en vano son sobrinas de Porrina de Badajo.

+++

Ocean_V_2_by_DelirecekOcean Recovery – Photo Delicreke (2009) Deviant Arts

+++

+++

11. Mandrágora, Almizcle y Sándalo

Los hombres sudan. Los motociclistas sudan mucho. El sudor masculino contiene rastros del aroma de almizcle. Dicen que proviene de una feromona sexual que abunda en la saliva de los jabalíes. Probablemente son varias sustancias emparentadas con la testosterona pero que carecen de sus efectos androgenitos y anabólicos. Las secreta la glándula adrenal que también produce adrenalina y dopamina. Un órgano delicado pero con posibilidades sensacionales para amar, guerrear, chicletear y sentirse un superhéroe. Los que detectan las feromonas sexuales en el olor corporal y en los perfumes saben cómo alerta el interés afectuoso de las mujeres y los hombres atraídos por lo que se percibe como masculino. Almizcle, sándalo y sudor podrían tener que ver con lo que sucedió y contaremos. Pero no sabemos aún con certeza lo que la Glándula Secreta.

+++

frigo-cielo-3

Matadero de Ovinos para Exportación – Puerto San Julián, Provincia. de Santa Cruz,
Patagonia Argentina – Foto Gino Lofredo (2006)
 
+++

Llegó al control de entrada de El Cerrejón a las tres de la tarde. Sus datos estaban registrados y le dieron paso con identificación de visitante. Dos cámaras registraron su ingreso. Además de las camionetas todo terreno del personal dirigente había una buseta de turismo y un camión refrigerado de abastecimiento al tráfico aéreo. Arrimó la moto al lado sombrío de un contenedor etiquetado en Hamburgo.

La Sala de Recepción estaba sobre lo que quedaba de un cerro al borde del cráter excavado. La temperatura era de 36 grados centígrados. Seco y sin brisa. Lejos aún, al norte, se juntaba una neblina escasa. Los visitantes ya estaban dentro. Se servían refrescos en copas alineadas sobre una mesa de mantel blanco. El aire acondicionado restauraba y ordenaba la atención del grupo que se acomodaba en butacas amplias, frente a una pantalla de plasma. Cinco empleados asistían en silencio. Portaban audífonos de intercomunicador celular y guayaberas de bordado mínimo. Estaban armados pero casi no se notaba. Había treinta y siete personas en la sala. Sorprende que tantos viajeros compartan el interés por la minería de carbón a cielo abierto. Las reliquias industriales son una atracción que al Reta le da pena tener que admitir. En el cuaderno apuntó: Mega-Atracciones. Matadero San Julián. Dakar Cono Sur 2009. Todo Terreno, Camiones, Chicletas, Cuadrones. Médanos de Atacama. Namib Andino.

Cuando se sumó al grupo tecnófilo, el plasma mostraba un dibujo esquemático de la geología de la Península Guajira, entre el Lago Maracaibo y la falda occidental de la Sierra Maestra. Manchones de petróleo y carbón. Globos de gas. Bolsones menores de oro, cobre, molibdeno. Manchas de tamaños y colores proporcionados a la reserva disponible y su valor potencial.  El Cerrejón emplea 6.374 trabajadores, incluyendo al personal de jefatura, administración, apoyo y seguridad. 78% hombres, 22% mujeres. Dos de cada tres son nativos de La Guajira y, entre estos, la mitad se identifica como wayuu. El otro tercio llegó desplazado por el Mal de Ojo y el Cambio Climático. Los especialistas extranjeros promedian sesenta. Uno por ciento. Norteamericanos.

La guía anfitriona hablaba indistintamente en inglés y castellano, repitiéndose cuando le parecía oportuno. Lucía menos de treinta años. Vestía pantalones jeans y una camisa de trabajo de corte masculino que resaltaban su silueta. Su nombre y responsabilidad estaban bordados en letras negras, tres dedos a la izquierda del segundo botón. El viajero atento podía notar que el uniforme sólo aparentaba atenerse a las normas de seguridad industrial. El pañuelo de seda roja anillado al cuello centraba la atención de los ingenieros jubilados. Las botas negras, prácticas y acordes con el trabajo asignado, se ajustaban al empeine y los tobillos como corsés. La suela y los tacones eran de caucho negro y le agregaban unos elegantes centímetros a su altura.

Como en el video que promociona el turismo en Colombia: el único peligro es que los visitantes se queden. Muchos lo hacen. Algo los embruja, dijo con encandilante seriedad la Dra. Ingrid B. DiManso. Geóloga. Ingeniera. Explosivista. Quién habrá sido el DiManso meridional que emparentó la mujer de piel cobriza y pómulos marcados que ahora les guiaba hacia una maqueta de la mina y activaba en el plasma otra simulación tridimensional del cráter. Doble espiral en el espacio sobre la maqueta tradicional de balsa y miniaturas. Escalera Vaticana. Romano y Nativo. Tosca Industria Doble Vía Cielo Tiniebla. Movimiento Perpetuo.

+++

vaticanojos-1

Fondo de Ojo – Escalera Espiral Museos Vaticano – Gino Lofredo (2009)

A cielo abierto: 9 x 3 kilómetros, 27 kilómetros cuadrados, 2.700 hectáreas, 220 metros de profundidad, 6 kilómetros cúbicos de material, 6.000 millones de toneladas métricas extraídas. El consorcio de empresas El Cerrejón tiene los derechos de explotación de 67.000 hectáreas. Otras empresas operan en toda la región. La segunda de mayor importancia por sus reservas es la Drummond, que maneja el complejo El Boquerón y tiene su propio ferrocarril y puerto de aguas profundas. Geología: edad terciaria, carbón formado hace 25-55 millones de años. Bajo en cenizas y muy bajo en azufre. Ideal para plantas termoeléctricas y para quemar la inyección de pulverizado y fraguar acero. Las reservas confirmadas de esta parte activa de El Cerrejón suplirían la actual producción durante cien años.

Al Reta le intrigó también otra mujer en la sala. Primero vio su cabello ondulado y rojizo, luego la espalda pecosa y bronceada. Cuando cruzaron miradas, ninguno de los dos pareció sorprendido de encontrarse allí. Habían compartido un atardecer en Cabo de Vela, en la punta, junto al faro, la brisa, un chocolate. Eso fue antes de conocer a la niña Ingrid y a los italianos. Antes del pinchazo y de Portete, que parecían haber sucedido tiempo atrás, aunque sólo habían pasado tres días. El encuentro en Cabo de Vela los dejó con ganas de más pero sin estribo para el seguimiento. Nada anotado. Ni la ciudad siquiera. Sólo Ercilia y un apellido árabe. ¿Celular? De vacaciones no carga. Dijo ser Juez y estar en Riohacha dictando talleres sobre el Debido Proceso, el peligro de los atajos fiscales, la confianza blanda en la evidencia del instinto, las versiones interesadas, verdades a medida y despachos relámpago sin apelaciones dilatorias. Debido Proceso. Obediencia Debida. Debida Diligencia. Indebidas Conductas.

Intercambiaron los besos de mejilla y el abrazo de reencuentro con un toque más de roce de piel con piel que lo acostumbrado entre quienes casi no se conocen. ¿Cómo has estado? ¿Lo del Debido Proceso, bien? ¿Tus amigas te siguen apretando de atrás cuando las paseas en la Africana? Un juego recién inventado: cosquillarse la imaginación.

Las parejas mayores tenían aspecto de recién jubilados. Hijos dispersos y encaminados. Canas disimuladas con tintes leves. Zapatos cómodos y recorridos. Pantalones con bolsillos prácticos. Las mujeres llevaban el pelo corto y mostraban mejor estado físico que los hombres. Cámaras compactas y eficaces. Anteojos enmarcados en estilo noventas. Lentes bifocales o progresivos con ajuste cromático que se aclaran en el fresco y la penumbra. Hacían preguntas informadas, expresaban sensata curiosidad, detectaban detalles contradictorios, inadvertidos en el relato para bisoños de la presentadora que sabía mucho más de lo que el guión requiere.

El Reta simpatizó con este grupo de productivas parejas con derecho adquirido a declarar misiones cumplidas cuando les dé la gana. Admiró su ingenio primario, antiguo, su disfrute infantil sazonado de recuerdos. Se hizo cómplice de sus ironías y festejos. Admiró cómo la piedra y las máquinas se topan con los modelos y fórmulas descontaminadas de singularidades. Miden el deambular mecánico, aprecian armonía en el trajinado combate cotidiano, festejan el cúmulo ordenado de ideas mejoradas. Artes marciales contra la dispersión y para la vida. Energía y materia al servicio de la colmena. Adicción vitalicia a las diversiones tangibles. Montaña Rusa. Serpiente de Fuego. Rieles en Cinta Möbius en la Feria de Chapultepec.

El otro hombre sin pareja era más joven que los jubilados y, si bien por sus intervenciones siempre con un toque sarcástico parecía saber bastante de mayúsculas minas a cielo abierto, la piel de sus manos sugería que se ocupaba de asuntos menos tangibles que excavadoras y vetas minerales.

DiManso aclaró que en La Guajira hay otras empresas concesionadas para la explotación del carbón. Como ejemplo mencionó El Boquerón, que es el segundo más productivo de la región y está a sólo 180 kilómetros al Occidente. Ese complejo es propiedad de la influyente familia Drummond, de Birmingham, en Alabama, donde empezó a explotar carbón a cielo abierto en 1935, durante los preparativos para hacer pecho en la Segunda Guerra Mundial. El Cerrejón es un emprendimiento más reciente, resultado de prospecciones de la década del sesenta, y ahora es propiedad de un consorcio en el que se vinculó el Estado colombiano con empresas líderes en megaproyectos mineros: Anglo American, Billiton, Sxtrata, Exxon-Mobil.

Ingrid DiManso notó la urgencia de cambiar de tema, ritmo y melodía para que la atención del distinguido no decayera del todo. Como por descuido, dejó caer el señalador láser a la tarima, al sacarlo del bolsillo trasero de su pantalón que, al flexionar juntas y de lado las rodillas, resultó más ajustado al cuerpo de lo que parecía mientras ella estaba de pie. El señalador era del tamaño y forma de un estilográfico profesional pero de un acaramelado color fresa que se anunciaba como a punto para la mujer ejecutiva. Al inclinarse a recogerlo, la camisa se apartó un instante a la altura del segundo botón y dejó ver el indispensable borde negro del sostén de lencería. El gesto terminó con el rayo rojo del láser haciendo brillar la madera barnizada a una cuarta de las botas bien vestidas de la Doctora DiManso. Hubo movimiento entre hombres y mujeres, un reacomodo en las butacas, repentino renacer de interés en los datos que poco antes les anestesiaban el hipocampo y la amígdala bifacia.

cuarteto-ruedas

cuarteto-ruedas

Kid Pibe Ex Machina – Combo Balú Balá –  Gino Lofredo (2009)

DiManso hizo avanzar el video de alta resolución en la pantalla y retomó la implacable y obligatoria transferencia de datos que se incluyen en el dossier de cortesía. La excavación se inició hace 30 años y la mina lleva ya 18 años de producción ininterrumpida. Otro diagrama detalla los pasos de penetración, desgarre explosivo, extracción, trituración, separación y embarque del carbón. Los demás minerales de valor se desvían hacia separaciones más agresivas.

La extracción se inicia quitando la capa vegetal que se traslada a zonas de depósito temporal. Luego se quita la capa estéril con 12 palas eléctricas P&H 2800 de 27,5 metros cúbicos. Desplazamos el material con una flota de 136 volquetas Wabco y Euclid de 154 toneladas métricas. Dos palas hidráulicas Demag H241 de 14 metros cúbicos apoyan a las eléctricas.

Despejada la superficie, a continuación se mina la zona con nitrato de amonio. Esto se hace a las 12:45 del mediodía, a la misma hora todos los días. Esto puso fin a los accidentes que sucedían con frecuencia cuando el horario de las explosiones era irregular y aleatorio.

La mina está equipada, además, con 50 buldózer Caterpillar (D9L , D11N, 21 Cat 16G) y con 11 Terex S24B para romper la capa de suelo. Los expertos explosivistas usan una flota de 14 perforadoras hidráulicas y eléctricas para la colocación de las cargas explosivas para máxima desarticulación del suelo.

Trasladamos el carbón en volquetas Caterpillar de 250 toneladas y las Euclid de 154. Calzan llantas Bridgestone ó Michelín de 3,5 metros de diámetro, que duran menos de un año con el uso intensivo. Terminada su vida útil, las ruedas son enterradas en la capa estéril más baja de la mina. Estas volquetas tienen la cabina en el lado derecho, por lo que circulan por la izquierda de las pistas de 40 metros de ancho. Mucha atención si se les autoriza a recorrer el complejo en sus propios vehículos. En particular las motos y los cuadrotes, que deben llevar antenas especiales con banderines rojos y verdes en su extremo para que los vean los conductores de las volquetas.

inteligente-f-16-gaza

Israel lanza Bombas Inteligentes sobre Gaza – Enero 2009 – WebPix (2009)
 

Llamamos Ballenas a los 18 camiones tanque de 72.000 litros que riegan las pistas de la mina de modo intermitente para disminuir el polvo en la atmósfera. El nivel de partículas en suspensión es monitoreado para valorar el peligro sanitario para quienes respiramos el polvo mineral. Los efectos son cumulativos. El síndrome es complejo. Puede darse un deterioro importante en la calidad de vida y causar muerte en conjunción con otros factores.

Juez, firme y pelirroja. A Ercilia le quedó casi nada más que su estilo de viaje, la enormidad de las distancias, el perfil de la Africana, el lujo del tiempo olvidado y el número de la placa en el chaleco para, a través de un colega fiscal en Valledupar, ubicar al viajero en el momento requerido, esa tarde en El Cerrejón, y hacer creíble la desinteresada casualidad.

Ercilia Arbeely Maberek es su nombre completo, impreso en relieve en su tarjeta del Poder Judicial. Tiene perfume de mujer del Cantar de los Cantares descifrado por un Coronel en ciego y en desgracia decidido a descabezarse con una 45 reglamentaria. Buscando el momento y el sitio adecuado. Todo sin compromiso, como dijo el mesero al señalar las virtudes de su ubicación en el restaurante para los apuntes y la espera.

DiManso pidió atención y repasó lo que harían el resto de la tarde. El atractivo era el descenso por el camino espiral de acceso al punto activo de la excavación, 220 metros debajo del borde del cráter donde se encuentran.

Afuera, a la sombra del contenedor, la Africana tenía compañía: era una Freewind sin polvo, rojo arisco, asiento negro, casco de visor oscuro sobre los controles contra el parabrisa, 650 de un cilindro con personalidad, detalles, toques puntuales que calmarían la agresión de ciertos caminos.

DiManso apuntó el láser rojo en la pantalla, siguiendo las etapas en las tres décadas desde el inicio de la excavación del cráter. Otro diagrama detallaba los pasos de penetración, desgarre explosivo, extracción, trituración, separación y embarque del carbón. Los demás minerales de valor se desvían hacia separaciones más agresivas con tóxicos penetrantes, pesados y eternos.

Hay dos trenes siempre en tránsito entre el punto de extracción y Puerto Bolívar, en la Bahía Portete. Cada tren tiene 120 vagones y 2 locomotoras Diesel. 50.000 toneladas métricas de carbón triturado al día hasta Puerto Bolívar. El flujo ininterrumpido a los cargueros minimiza su estadía. Las tripulaciones raramente desembarcan. Algunos creen que los cargueros hacen todo sin gente. Llegan vacíos, cargan y se van, ni qué tal, qué novedad, ni hasta la vuelta. Mejor callar, no oír, y no ver. Como los monitos. Ni vienen vacíos, ni se van con sólo carbón, y si no se ven tripulantes debe ser porque se los quiere invisibles.

Sncronizate con la TumbadoraSincronizate que llegó la Tumbadora < > Foto Gino Lofredo (2009)

En la penumbra, el Reta sintió que DiManso lo observaba cuando se mencionó Portete, como si quisiera tomarle el pulso a su memoria en la textura del rostro, los párpados, labios, frente. Lo compartido esa noche seguía tibio detrás de una membrana de amnesia. La última voz en Portete dijo que Ingrid mujer le haría conocer el fondo del Cerrejón y la boca de la Soledad.

¿Quién es ésta que surge cual la aurora,
bella como la luna, refulgente como el sol,
imponente como batallones?

Cuando DiManso llevaba a las visitas al recorrido final hasta el fondo de la mina, pasaron por la cafetería del personal, que, según explicaba el Gerente de Alimentación, trabaja sin interrupción 24 horas diarias y 7 días por semana, el 7/24 de moda. Al Reta le llamó la atención la enorme pared del comedor, con consignas pintadas con letras mayúsculas que parecían chorrear entusiasmo al margen de lo que pudieran significar, asunto que al Reta no le quedó claro. Le dejaron sacar una foto y más tarde la miró con más detenimiento:

Anshippia = Bienvenidos los hombres
Anspia = Bienvenidas las mujeres
Jama vare = Hola Amigo

Luego fotografía otra pared con una leyenda más extensa: “El Pueblo Wayuu y los demás habitantes nativos de La Guajira se benefician con la actividad minera en El Cerrejón accediendo al empleo con ingresos dignos, servicio de salud familiar del trabajador y ambientes para la recreación y el esparcimiento. El Cerrejón, además, apoya las actividades culturales de la región, los orfanatos, jardines infantiles y las bandas barriales de música de cada ciudad guajira”. Sonaba bien, aunque lo de los orfanatos desentonaba.

El Reta no supo cómo ni por qué decidieron permitirlo. Mientras los visitantes se acomodaban en busetas para el recorrido, uno de los de audífono detuvo al amigo de la Freewind y al Reta y les ordenó preparar las motos y seguir a los de Seguridad en las dos Freewinds adaptadas con luces parpadeantes rojas y azules, bocina sirena, megáfonos y una cartuchera de cuero a cada lado para calzar sin estorbo el arma reglamentaria. Las motos eran de color blanco ambulancia, con las luces prendidas. Una hizo punta y la otra cubría a los viajeros por detrás. Los cuatro salieron en fila. La Dra. DiManso junto a Ercilia Maberek los miraron pasar con lo que al Reta le pareció envidia, como si ambas quisieran estar con ellos y no en las busetas amarillas con el aire acondicionado. Ese deseo callado en las dos mujeres hizo que el Reta se sintiera mejor cotizado, menos arrugado por el tiempo. Bajando por la izquierda se cruzaban de frente con las volquetas cargadas. De sentirse cotizado pasó a respirar el polvo de la insignificancia: montado en la Africana, su casco quedaba por debajo de los ejes de las volquetas. El conductor los miraba pasar con cuidado y ternura desde su cabina a la altura de un tercer o cuarto piso urbano.

Enduro a Cielo Abierto - El Cerrejón - Guajira - Fuzz G. LofredoHonda Africa – Suzuki Freewind – Enduro a Cielo Abierto – El Cerrejón – Guajira
Fusión Gino Lofredo (2009) – El rótulo amarillo en cuarto superior derecho señala ubicación original de los fósiles de Titanoboa Cerejonensis.-

El valor de lo exportado en 2008 con la tonelada que se mueve con el petróleo a $140, rondaría los $5.000 millones de dólares. El alcance de las ganancias, las identidades de beneficiados y perdedores es otro asunto, misterios intratables en la contabilidad del Poder. 5.000 millones, pero es sólo un número. Casi tan poco alimenticio como la raíz de menos uno. Lo que sí se palpa es el carbón. Las unidades térmicas en que puede transformarse, las moléculas que acelere, el hierro que funda, las turbinas que ponga en movimiento. Eso sí se toca y quema. Los papelitos verdes y los altibajos en cuentas electrónicas son sólo el eructo mezquino de la contabilidad. Transitoria expresión del trabajo de los muertos y 55 millones de años de poner sol en negros enlaces matrimoniales. Sol, yuyos, agua, carbón, energía, trabajo, acumulados, papelitos de colores: arrogante biomasa mamífera en danzante reciclaje. Y alguien debe hacer el esfuerzo y estimar los costos de lo que dejará de ser para siempre. No es fácil pero no es imposible.

Las mandrágoras exhalan su fragancia.
A nuestras puertas hay toda suerte de frutos exquisitos.
Los nuevos, igual que los añejos,
los he guardado, amado mío, para ti.

hornos-lofredo

Gaza (Enero 3, 2009) – Silencio de los Inocentes – Foto Gino Lofredo – Patagonia (2006)

+++

Alguien huele a Patchouli, dijo el visitante de gafas modelo aviador Gran Guerra Patria que por la edad pudo haber descubierto ese aroma en los sesenta, atravesando en discos de vinilo Las Puertas de la Percepción, o matando arroz con herbicidas que llegaban en barriles Monsanto pintados de franjas naranjas y negras. Agente Naranja. La Naranja Asesina. Allá no era para matar las plantas de coca, las amapolas o la marimba. Allá era para que nadie pudiera esconderse entre los arbustos, para hacerlos invisibles e incendiarlos vivos. Monsanto. Los de la semilla de Soya. Acá fumigan generosamente: El Cesar, La Guajira, Sierra Nevada. Un vergel para el agricultor, esta zona. Pasan por El Cerrejón a veces y bajan a tanquear en la pista privada. Dicen. Yo no sé en realidad. ¿Usted, qué opina?

Ahora es el Roundup de la Monsanto otra vez. El glifosato que te mata hasta la cera de las orejas. El aviador de antaño sabe del tema. ¿De qué lado habrá aprendido? Lo de la Naranja Asesina venía de la mano de la benzina con el gel de poli estireno. Dow Chemical. Barato y práctico. Disponible cerca de cualquier campo de batalla. Pegajoso sobre la piel en llamas. Recuerda, por supuesto, la foto que todos recordamos. Buena foto, ¿verdad? Ahora están de moda las luces de bengala de fósforo blanco: ideal para situaciones urbanas. Ilumina el centro de operaciones. Ciega los visores infrarrojos. Desorienta y expone a los francotiradores.

Y siempre se da el caso del fósforo blanco encendido penetrando el rostro que estaba cubierto por tules de quinceañera en un barrio demolido de Gaza, por ejemplo. Barrios y fiestas desintegrados en Gaza por bombas enviadas del cielo por algoritmos sin piloto, por la artillería israelí desde el mediterráneo, por los misiles disparados por ciegos cableados al ordenador de un F-16´s. ¿Se entiende, verdad? Así se hace para matar 1.500 palestinos, la mitad niños, todos humanos; y dejar tres mil o cinco mil más alimentando moscas en los pasillos de enfermerías. Y sí, tendrá que aguantarse el desvío del camino carbonífero por unos instantes más, disculpará la imposición. Debemos honrar a quienes rechazaron el silencio impuesto por Israel, el agresor. ¿Qué hacer con los charlatanes y los mudos que ocultaron, mintieron y nos explicaron motivos y razones citando los Ravioles y Garabatos del Mar Muerto? Orar por que puedan llegar a perdonarse.

Te quemo en vida los ojos, amada enemiga,
en nombre de mi derecho a existir
y seguirte matando por siempre:
ardiente prima de mi sangre,
hasta que la maldición y el diluvio nos separen,
que el Fósforo Blanco ilumine tu llanto.
Feliz aniversario doncella vecina
Amén, Shalom, Así Sea

+++

Middle East Anonymous Scotland bw

Imagen Anónima – Rescatada por Xeeo49444 Flickr – exhibida en Edimburgo, Escocia 2009

Al salir de la mina al Reta le pidieron que escribiera algo en el libro de los comentarios para visitantes. Iba a hacerlo, cuando leyó la última entrada, sin fecha: “Solo digo ¡ANAYAWATSHU VARE! ¡Gracias Amigo! Gracias a todos los que hicieron posible esta visita”. El Reta, que no se destaca por locuaz, escribió: ¡Lo Mismo Digo!, montó en la Africana y retomó la ruta.

El lector detecta una deformación en el tema narrado. Tiene razón. No le mentiremos al respecto. Aparicio Retaguardia cumple años el 3 de Enero.  En el 2009 Israel lanzó una ofensiva masiva por aire, por tierra y lanzando misiles desde el mar contra la llamada franja de Gaza, la ciudad de Gaza que se construyó a partir de los campos de refugiados palestinos expulsados por Israel en la segunda mitad del Siglo XX.  La ofensiva israelí causó en esa semana casi dos mil bajas de civiles: cientos de niños, ancianos, familias enteras. Usaron explosivos anti personal, los que desgarran ojos y vísceras con esquirlas afiladas. Bombas incendiarias. Prohibieron la imágenes de las masacres.Confiscaron fotos y video, grabaciones de voz. Los gritos. No sucedió.

+++

Desplazados de Rwanda Salgado

Campamento de desplazados de Rwanda – Foto Sebastiäo Salgado – Proyecto génesis (2005)

Los medios se plegaron sin mayor pataleo. Para la población de Gaza fue la quincena del holocausto del 2009, otro que agregar a la larga lista. El término con significado patentado por la División de Psicología y Epistemología de la Historia de Mossad. Teólogos del Detergente Cerebral. Aparicio Retaguardia normalmente ignora o no se entera de las calamidades y barbarismos con que se manejan las relaciones internacionales. Tan repetitivos, redundantes. Esta vez se tragó tanta indignación que no la podía expulsar de las tripas. Dejó de hablar y comer. Estuvo encerrado en un Motel de camioneros y el consuelo de las amigas del camino.  Se sintió groseramente engañado, como si le escupieran ácido en los ojos, y le pisotearan la conciencia, como si los payasos de verde se burlaran de la sal en las lágrimas del prójimo.  No se pudo evitar la deformación en la trama, esos globitos inflados en las arterias de la aventura.

Pero volviendo al Patchouli, dicen también que sirvió, hace cinco décadas, para expresar el repudio a una guerra, encubrir la presencia de la iguana, Punto Rojo Guajiro, justamente entonces, erotizar secreciones y, en una voltereta maravillosa, para rociar los cadáveres indochinos en las fosas comunes y ocultar el hedor, podredumbre, maldiciones, culpas pasajeras y, además, permitir disfrutar el placer de las matanzas, ritualizar el desequilibrio colectivo. Y saber lo que se hace ¿no?

Pero cambiemos de tema de una vez y cerremos este asunto:  T.E. Lawrence, Coronel de Inteligencia, por ejemplo: hablaba árabe con los matices de su vasto alcance, era arqueólogo y conocía la historia de esos pueblos como muy pocos, cualquiera fuese su identidad. Sabía aprender y podía enseñar a los árabes tanto como el tiempo le permitió.

Lawrence era experto en explosivos y eso le sirvió para incapacitar el ferrocarril turco del Hedjaz. Hizo literatura y cruzó desiertos en camello. Amó a los árabes más que a su propio pueblo. Pero lo realmente importante fue su pasión por las motocicletas. Exaltado por la velocidad. Viajero y amante solitario. Murió en un incidente trivial en un camino vecinal, intentando evitar atropellar a unos colegiales en bicicleta. Disculpe lector la distracción. Sucede que el Reta siente una admiración sin condiciones por Lawrence desde que vio con su padre el debut del film de David Lean, un Domingo de invierno, en 1962. Téngale paciencia. Le rogamos humildemente.

Lawrence Dagger Portrait va

Thomas E. Lawrence (1888-1935) – Rebelión en el Desierto – Fotos de Archivo – Gino Lofredo

+++

O'Toole Lawrence SharifPeter O’Toole and Omar Sharif – Lawrence of Arabia – David Lean (1962)

+++

Dejemos de una vez los dramas y la nostalgia. Retomemos la situación esa noche en el restaurante. Ercilia se plantó en la puerta del Salón sabiendo que allí lo encontraría. Deslumbrante como pirotecnia de la eterna primavera. Inéditos y jadeantes perfumes. Lo ve y no entra. Se clavan las miradas y aguantan. Acá, por la tranquilidad del lector, debemos hacer una pausa, porque hay que mostrar detalles para que se lo conciba en su batiente efervescencia: Está de cuero negro mate, chaquetilla que respira, remarca y muestra lo que deberá proteger, delicados refuerzos en hombros y codos, pañuelo rojo al cuello abierto, pantalón fino, permeable y opaco, guantes que dejan desnudos los dedos delgados, uñas prácticas, tocadas apenas con un esmalte de rubor y lunas transparentes, no falta nada y todo parece bien cuidado, protegido, como es debido en una salida nocturna en moto.

El Reta se siente harapiento, obeso, enano, anciano y acude al bastón apoyado contra la silla como para tener de dónde agarrarse si la cosa se complica. Toma con firmeza el bastón y respira a fondo, imaginándose, por un instante, que el video entra en sana y rápida reversa rejuvenecedora. Y así es. Su ropaje andrajoso coba cierta elegancia. Siente claramente la retracción casi quirúrgica de su cintura, de sus pectorales chorreados, el tejido flojo debajo de la quijada, las ojeras permanentes. Cirugía Extrema instantánea, sin siquiera un moretón: de las que se sueñan pero que no hay quién haga ni quién pague.

Esa sensación del Reta podría atribuirse a un repentino enamoramiento doble: con Ercilia y consigo mismo. Un ataque brutal de autoestima mitómana y pasaríamos al próximo episodio que es la cena. Pero la mesa está triangulada por espejos y el Reta los recorre dispuesto a enfrentar la triste realidad. Se equivoca, porque los reflejos confirman lo que siente y si la cosa viene bien para qué discutir: a una juventud devuelta no se le mira el bastón, podría resultar el proverbio. Entonces la cosa está pareja y se acercan como es debido, sin dejar de admirarse, desinhibidos, disfrutando.

El mesero mira el encuentro desde una media distancia prudente. Sobre la barra, espera un barrilito con hielo y un espumante helado. Una campanilla suena en la cocina. El mesero se acerca a la mesa saludando a Ercilia con una corta reverencia, sonrisa de póker y un Bienvenida Doctora Ercilia Maberek. Hice preparar una entrada especial: ostras asadas, almejas al ajillo. Pruebe y vemos. ¿Le parece?

Acomodarse toma unos instantes. Respirar con normalidad, un poco más. Hay que consultar otra vez los espejos y confirmar lo imposible. Cuando el mesero se dirige hacia la mesa con las bandejillas de mariscos y el espumante, el Reta se pregunta ¿y ahora qué viene? Lo dice en voz alta. Ríen con despreocupada alegría, como si todo estuviese en el guión que todavía no leen. Llega una decena de clientes con hambre buscando sitio, indecisos. Al escuchar la risa de los comensales se les contagia el ambiente y entran para ser recibidos por el amigo salonero: Damas y Caballeros, pasen, por favor. Sigan adelante, sin pena. ¿Juntos? No. ¿Dos mesas entonces? La animada conversación entre recién llegados confirma que encajan. Le muestro estas mesas que son las dos más acogedoras. Y luego si desean las acercamos. Sin compromiso. Bienvenidos.

banana-carmen

Banana Split – Carmen Miranda – Foto Niccola Ungaro (1952)

+++

+++

+++

BeTa 12. Complicame la Trama, Baby

boca-de-tren-va-1El Hombre de la Carga – Boca Engancha Vagones – Ferrocarril El Cerrejón
La Guajira – Foto Gino Lofredo (2009)

+++

La noche del día de los trenes y el carbón recién empezaba. Afuera, las calles se encendían y el comercio vespertino se aceleraba con el aire fresco. Había un cuarto creciente con lucero centrándose en el cielo desde el Noreste.

Drogas. Las farmacias son las más activas: cremas de noche, plancharrulos, despellejantes, toallas sanitarias, fungicidas, codeína en jarabe de fresa para soñar sin toser por la felicidad del agua potable y un puesto fijo en el plantel de la mina. Antibióticos. Arde cuando meo. Se me va en diarrea. Flema con sangre. Corte agusanado. La Vespertina, la Favorita, la Celeste, la Poderosa, la Verraca, la que piden los maduros de guayabera fina, calzado al lustre y bien cacheteados con aftershave, mejillas, nalgas y entrepiernas. Viagra y Agua Brava.

Algunos la piden a voz en cuello y unos forros Equis Ele, no vaya a ser qué. Los tímidos culposos examinan los shampús y la vitrina de suplementos vitamínicos Natura Sana, esperando de reojo que se despeje el mostrador. Cabeza gacha, serios, Buenas Noches, Doctora, murmuran con apuro, Sildenafil, cuatro, y un desodorante Axe Musk. Las droguerías de Maicao, como toda farmacia de frontera bien puesta, ofrecen menú completo: para calmar dolores y angustias, dar y darse placeres necesitados y merecidos, y espantar los buitres que nunca andan lejos de los que viven del carbón en tierras de mar y aguardiente. Para lo que no se vende ni con receta siempre está la casa de fulano – timbre de parte de Janeth—o detrás de la tienda de víveres de la esquina de la plaza, sitios donde se da satisfacción al interesado.

El día de las supermáquinas y el cielo abierto se alarga como si fuera el último del viaje, o el primero de otro inicio, el principio del cierre. La mina desató el tiempo y trazó un circuito de escape confuso. La mina iba a marcar el inicio del retorno al campamento base. Era un agujero industrial preciso del hormiguero. El portal del reingreso a la ropa limpia, los cordiales canapés y BBC News.  Una oportunidad para ponerse serio y ordenar un cierre tolerable y merecido para la Barra Brava que lo acompaña desde el Sueño del Rescate hasta el Seco de Gasolina.

Pero no quiso ser fácil, porque al viejo le dieron un bastón que le alborota la serotonina y se deja llevar por donde apunta la Glándula Secreta.

Hay tanto pendiente. El Reta se pregunta si se estará inventando la atracción animal que siente por la Doctora Ercilia Maberek, aunque título y nombre no pesen en el tema. ¿Será inducida? ¿Le habrán metido una burundanga de escapolamina en el anisado de bienvenida? Unas gotitas de leche de floripondio, estimulante solvente de la voluntad de resistir y la prudencia en el camino. ¿Será recíproca? Las apariencias engañan. Siempre las apariencias. Se repite: Hay que respetar los tiempos. No apresurarse. Tranquilo el pingo. Están ahora a punto de un tercer encuentro que, la prudencia indica, poco o nada tiene de fortuito.

tres-ercilias-revErcilia Maberek – Photo by Richard Fariña –  (Riohacha – La Guajira – 2007)

+++

¿Cómo se sentirá tener semejante poder de seducción sobre el prójimo? ¿Lo tuvo él alguna vez? La habilidad, el don, la maldición. Lo que logró Grenouille con sus perfumes: que lo devore una turba enamorada. El Reta quiere ser turba y ser devorado. Las dos cosas como bicicleta. A mediados del siglo veinte, una cantante de ópera le dijo, después del acto, que él tenía el abdomen perfecto, con los tres pliegos firmes entre ombligo y pubis, y el miembro como un neonato recién lactado, en paz. Prohibido actualizar la descripción. Concéntrate en los ojos. Los labios. El aroma.

Ercilia. No le suelta los ojos. El viejo oye, huele, asiente y anticipa esencia vaginal. Rejuvenece. El salonero, que sigue el asunto con atención, lo nota y constata. La piel más tersa. Párpados más alertas. Gradual blanqueado dental. Floja la correa de cintura. El bastón tallado apoyado en el ángulo de punta de mesa y pared.

Ercilia se ríe y dice que quiere ser Dios: “Imagínatela justo antes del principio. Ella Sola y en Nada. Big Bang y Zás: galaxias, tarántulas, gravedad, cebiche marinero, Debido Proceso. ¡Eso sí es tronar! ¡Qué polvo! ¡Qué parto! Ercilia se identifica con el Absoluto Femenino. Super Hembra. Super Mamá. Diosa, Mujer, Musulmana, Guajira y Juez. ¡Juemá Compai!

Trata de prestar atención: “El Debido Proceso requiere una suspensión temporal de la desigualdad de poder entre las partes”. No debe distraerse con el cuero negro mate, como guante de cabrerilla, tensado por los pechos. Las uñas. Los dedos. El cabello castaño rojizo. Color imposible. Perfecto. Él se confesaría culpable con Debido Proceso o sin. Castígueme Doctora, pégueme en las nalgas con las hebillas de ese sostén negro que me exige la mirada. Cláveme los tacos de sus botas donde más le provoque. ¿Algo especial que puedo hacer por Usted? Ya sabe, a la orden. Quemaduras de grado entre las piernas.

Tiene razón Ercilia, un Dios masculino es trivial si se compara, Bango Bongo. Se da vuelta y siesta de espalda a lo desencadenado. Arréglense y no me jodan… Ercilia, en cambio, como encarnación del Femenino Absoluto, Ercilia, segundos después del Gran Coito Cósmico, estaría listando los seguimientos indispensables: sazonar la sopa primordial. Cocinar a fuego lento. Cambiar fusibles. Selección de moléculas promisorias. Revisar diseños oculares.

Ercilia retoma su proyecto de la semana: dar educación judicial y política al trashumante motociclista erotizado. Palabra con Teta entra.

No hablo de El Cerrejón. Esa es gente seria. Apoyan al Festival de Vallenato, pagan la jubilación de Francisco el Hombre, están con la Vieja Mello, la Cultura wayuu, creen en el cambio climático, el socialismo del siglo XXV, les gusta Obama. Esto que te cuento lo hizo y hace la Drummond Mining Company y su carbonera no tan visitable de La Loma. ¿La Loma? Del otro lado del monte. También tienen tren y puerto propios, y barcos, no creas que es cualquier cosa.

Ercilia habla de todo, come ostras asadas, bocadillos de cangrejo y vino blanco mendocino. El Reta escucha con ciega fascinación y concuerda, sobre todo, con lo que no entiende. Está en autodeclarada luna de miel. Tiene calentura afectiva. Repentino deshielo primaveral. Desborde de cauces con descuentos tercera edad y mayor para mayores. Pero en el aparente desorden de la Doctora cada oración es un flechazo al centro. Cero puntada sin hilo. Algo se prepara en el Debido Proceso.

No habla por soplarle al viento. Arenga en favor de cierta conducta: precisa, puntual, inminente. Algo se trae. Aunque la urgente, impostergable y justa intervención no se deja identificar a través de los lentes empañados de serenata con mariachis y acordeón de Aparicio Retaguardia, viajero, motociclista, admirador infantil de ferrocarriles, la exactitud astronáutica y la armonía de los puentes colgantes. Simpático, pero tampoco para tanto…

titanoboa-cerrejonensis-africana-5Titanoboa Cerrejonensis (58 Million Years BCE)
Art work: J. Bourque, University of Florida – Riders: Lofredo, Viteri, Arboleda (2009)

Los paleontólogos descubrieron restos fósiles de serpientes, cocodrilos y tortugas de proporciones gigantescas en espacios profundos de la formación carbonífera de  El Cerrejón, que se extiende desde la Sierra Nevada de Santa Marta, en Colombia, hasta las riberas del Lago Maracaibo, en Venezuela. La reconstrucción de imágenes a partir de los fósiles y las impresiones óptico moleculares en Molibdeno 366 ponen en perspectiva el tamaño del megareptil  Titanoboa Cerrejonensis. Los científicos deducen que la boa pasaba la mayor parte de su vida en el agua o cerca del agua que saturaba entonces esa zona de extrema humedad y altas temperaturas, y que hoy es mayormente desértica. La siguiente fotografía contrasta el tamaño del mayor Pitón contemporáneo con la vértebra fosilizada de la Titanoboa Cerejonensis encontrada en las vetas carboníferas profundas de El Cerrejón.
Geológicamente, la abundante flora y fauna del sitio original de El Cerrejón constituyó la materia prima en la formación de las actuales reservas carboníferas de la región. Ninguna  expedición paleontológica realizada hasta el presente encontró indicios de artefactos industriales ni de humanoides motocilistas entre los fósiles. Una disfuncionalidad fotocuántica en las cámaras de tiempo alterado, asociada con la saturación de humedad y las altas temperaturas en el interior de la mina, se identifican como causantes de la baja opacidad y demás distorsiones en las imágenes tomadas durante los traslados témporo-sensibles. Las excavaciones en Colombia fueron organizadas conjuntamente por Carlos Jaramillo, científico de planta del Smithsonian Tropical Research Institute de Panamá, y Jonathan Bloch, curador especializado en paleontología vertebral en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Florida, corresponsales del desentierro de los restos fósiles de la serpiente nombrada Titanoboa Cerrejonensis.

+++

python-titanoboa-vertebraLive Python over fossil vertebrae of Titanoboa Cerrejonensis Getty Images (2009)

+++

Dice Ercilia Maberek: Hablamos de Gary Neil Drummond y Chiquita Banana. Una pareja magistral. Dinastías. Ciénaga, Magdalena, 1928. Valledupar, César. Nuevo siglo. Borra y va de nuevo. El Debido Proceso. Multaron a Chiquita en Washington, 25 millones por contratar la baja con prejuicio extremo para los sindicalistas. Drummond hizo lo mismo pero zafó sin multa, tachando a los testigos de estar billeteados por los sindicatos de allá: los United Mine Workers, los Steel Workers of America, la AFL-CIO. Mineros, acero, la Gran Confederación, fósiles de las buenas intenciones, duros y calientes de la Guerra Fría. Imagínese la    AFL-CIO. American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations.

El Reta parpadea buscando desempañar lentes, soplar la neblina. Hala de la cuerdita que arranca el generador portátil que debe estar ahogado en combustible. Bujías en escabeche. Un generador Toshiba para encender un foco, tirarle una chispa a la memoria. Algo que ayude a distinguir entre la AFL-CIO y Soda Stereo, entre la Guacharaca y el Comintern. Entre Estalin y Está linda la Moto.

El Reta nota que el blanco mendocino que toma Ercilia es de las Bodegas Nofal. Cómo habrá llegado el Turco Nofal a sembrar viñedos entre los Andes y la Patagonia. No puede ser casual que los paisanos de Maicao se lo vendan a los infieles y a los renegados. Genios para el comercio, los turcos. Recuperar acequias abandonadas. Como en Líbano. Acequias pre-desbarajuste abandonadas cuando la Conquista.

Chiquita Banana pagó y dijo, casi textualmente, por el culo con las bananas, los paras y los macacos con turbante; por el culo con los patacones, paracos, farcos, polos, uribios y díscolos, pedófilos y permanganatos. Cogemos los peroles y las semillas transgen y vamos con la música a otra parte, de farra para Sri Lanka, a Vietnam, o Birmania, o donde mejor mamen y menos hablen. Coloniales Cascos de Corcho. Fusta rápida. Botas lustradas con saliva obediente. Espejo de renovadas oportunidades para la fructífera acumulación.

++

salgado_dispute

Sebastián Salgado – Garimpeiros del Oro – Serra Pelada – Brasil (1986)
En la mina a cielo abierto de Serra Pelada trabajaban cincuenta mil personas. Producían hasta 75 toneladas al año. Los ingresos de esa exportación cubría una pequeña parte del interés de la deuda externa de Brasil en esos años. No hay datos del número de muertos diarios durante 1986.

+++

El Drummond, en cambio, se quedó y sigue con La Loma y el carbón, comprando, inventando o despachando dirigentes, sindicatos y simulacros de social sensibilidad y poli cultural colorido escolarizado. Señala personas y tareas: pago contra cumplido a las mariposas todo propósito. Mercos cebados a morir por dominios y extinciones. Brotes sorpresa, Piñata de las esporas dispersas a uno y otro lado del capitalino cinturón; Centurión en Jefe, Dominatrix Homunculus; Mariano, Trinitario y Virginal. Roedores de ocurrencias de la franquicia extorsiva del momento y sigue el desfile. 17 dirigentes tostados en lo que va del año. 4 por mes. 400 en 7 años. 3 mil desde el 86. ¿A vos te gustan los números no? Y esto se cruza con El Cerrejón, donde en estos días… ¿Me estás escuchando querido?

Cuando le tiran números se pone autista. Como Dustin Hoffman en Rain Man. Bueno para contar piojos en chucho. Un dirigente sindical tiene un dos por ciento de probabilidad de que lo den de baja antes de fin de año. El tripulante israelí norteamericano de un caza bombardero en operaciones sobre Gaza, Irak o Afghanistán tiene certeza total de brindar con champagne el próximo 31 de diciembre. Cojones en su sitio, los compañeros colombianos. Honestos por fuerza. No les queda tiempo para negociar, entregar y cobrar. No se acomodan y se los cargan. 97% impunidad. 2% chivo expiatorio. Un matador o se va con beca a sacar el doctorado. Debido Proceso.

Digo que en estos días, acá cerca, ahora mismo de hecho, se retuercen pescuezos y repartos del nuevo y costoso Gran Contrato País Trabajo y Cuentos Nacionales. Justo y necesario en realidad. 600 despedidos y quieren sacar 600 más. La ley del espiral. La opción es vender chancletas chinas y jabón de Calcuta en el Mercado Nuevo. Vacunarse con las Águilas Piojosas, Rastrojos, Chamitos, Metemonos, los que roban en combo anunciando el Día de la Urbana Pulcritud.

¿Sabes por qué se quedó la Drummond Mining, cuando la British y la Chiquita se fueron? Por el hijo del patriarca, Drummond el viejo. No por el que ahora subcontrata mercosicarios para ablandar sindicatos, el del Honoris Causa de University of Alabama, el generoso sustento del Comité Nacional Republicano. El patriarca quiere seguir acá porque tiene un hijo guajiro con la única mujer que amó realmente y aún obedece. Madre, médico y pilar sabio en toda la Península, desde Riohacha a Maracaibo. De apellido napolitano por un bisabuelo que guerreó contra la conquista, respetado por honesto y tenor entusiasta que metió algo de la picadura de tarántula en el vallenato guajiro. Peter Mondragón es hijo del patriarca fundador de la Drummond. Acordeonero de luna llena y apoyo callado de los jóvenes que encendieron la palabra y el son; ovaciones y ahora, pasado el revoltijo de la novedad, en el olvido.

+++

salgado-oro-brazil-sepia

Sebastián Salgado – Garimpeiros del Oro – Serra Pelada – Brasil (1986)

+++

Y además querido, anota bien esto: ambulante Gitano de la Moto, beduino sin rumbo. Un poco como vos pero más informado, más comprometido… ¡Carajo, qué arruinadas están las palabras! Un Bruno Díaz de Maicao, Manaure y Puerto Perlas. Murciélago enmascarado al que acuden los que el maltrato les espesa demasiado la neblina. Ercilia. Afíliame. ¿Dónde Firmo?

El Reta oye los flujos del Femenino Absoluto y titubea. De un rincón de reserva neuronal saca de Alerta Mínima el Memegén Muerte por Plata que al instante disuelve libido y revierte la corriente: Insensata e importuna contracción muscular expulsa sangre del tejido esponjoso y se desinflan las cavernas. Como por magia, se poza sobre su frente un diminuto picaflor de prolija lucidez. A la izquierda del escenario, semioculto por el telón de pana, ríe el payaso pintarrajeado de la disfunción eréctil. Sin apuro para no llegar blando y babeado al Divino Acceso. Esa es la consigna del Esfuerzo Popular y Prolongado.

¡Coño! Le tratan con acupuntura sindical la primera erección promisoria del siglo, la de casi toda su primera década, que ya termina, precoz, mediocre, de penas opacas, hablando sola y sin gloria, chateando con el espejo. Desencanto después de los milenarios miedos y esperanzas. Porque si uno va a pontificar sobre Desgracia Histórica y Humanas Condiciones, hay que poner las cartas de un Nagasaki, algún Crematorio Ecuménico, algunas decenas de millones de irritantes desechables hechos chupete helado, en la estepa Euroasiática. ¿Qué son mil sindicalistas más o menos? Como la ladilla son. No hay cómo quitárselos cuando prendieron entre el público.

Las llantas de la Africana se están poniendo lisas. Más la de atrás. Poner nuevas. Averiguar dónde.

Cuando el Reta pasa de los popsicles en las estepas de Ucrania a las llantas lisas de la Africana se da cuenta de que le está dando el MPD light, la polifuncionalidad leve, el recurso de la disociación selectiva, eso que en los ensayos puede sucederle a los actores cuando se les cruzan los personajes; y pasa con buenos actores, no crea que sólo a los bisoños. El MPD no es el tipo de comportamiento del Movimiento Popular Democrático de ningún lado. Aunque ahora que lo piensa, quién sabe. Se trata del Multiple Personality Disorder del que hay tantas subespecies que uno se pregunta para qué le ponen nombre.

Sucede que ciertas personas incorporan a su reservorio de cuadros de interpretación y comportamiento paquetes enteros armados con retazos complementarios recogidos en el camino de la vida, camino que en el caso del Reta ya es largo y con la sazón que al comensal más le entretenga. Generalmente el Reta se queda en dos o tres paquetes de personalidad que le dan resultado en el marco del viaje. Tranquilo, medio lento, pocas palabras, desinformado, feliz rodando, con ocasionales despertares del libido, y así. Es como con los personajes del género espionaje. Cuando adoptan una identidad operativa, tienen que dejar un caudal de manierismos y de información en una especie de coma profundo para que no le escupa el asado del que se alimenta el presente.

El Reta no es espía ni es actor. Es más una aspiradora a la que nunca le cambiaron la funda. Adentro tiene de todo. Entonces, y con el mayor respeto, por supuesto, rogamos al distinguido que acepte nuestras disculpas por esta interrupción en el sagrado punto de vista del espectáculo: no se deje distraer por los ocasionales monólogos interiores sobre holocaustos, sindicalistas ladilla, deslices leninistas y demás fugas del personaje que nuestro querido Reta no controla del todo, véalas como lo que son: polvorientas apariciones momentáneas de algún paquete que al Reta le vomita su antiquísima aspiradora Electrolux, como la que usó Graham Greene para ilustrar los misiles soviéticos en Cuba. Y ahora, un fuerte aplauso para nuestro querido protagonista, ¡Don Aparicio Retaguardia…!

Gracias queridos amigos, hablábamos de medidas de proporción para evaluar la atención merecida por las desgracias individuales o colectivas que son ingrediente y condumio del trajín cotidiano, ¿no?

Como la anual visita del Señor Presidente de Colombia a Riohacha para asistir a la misa en el día de la Virgen de los Remedios, divina patrona de los Guajiros durante medio milenio. O como el Holocausto MiniMax de Israel en Gaza en Enero de este año. A esas cosas se refiere uno.

+++

wayu-hark-cementerio

Cementerio Wayuu – Santiago Harker

El restaurante de Américo está lleno. No queda una sóla mesa libre. Se siente la cercanía del prójimo que habla, ríe, bebe y come.  Las conversaciones dan vueltas de carrusel en el espacio auditivo. Una se acerca como lo haria el caballito y otra se aleja como la jirafa, aparece Dumbo el orejón junto a la carroza de Cenicienta. Cada puesto del carrusel pasea una conversación. Todas se creen privadas.  El Reta las oye todas en cada vuelta de calesita.  Puede hacerlas callar pero no se esfuerza lo necesario.

El Presidente viene de Washington, donde conversó sobre Libre Comercio y Preferencias Arancelarias con los entendidos del Agáchate que te Globalizo. Y entramos en esto porque allá le hablaron de los sindicalistas y los N.N. – esos cuerpos no identificados que aparecen enterrados por ahí y a alguien se le ocurre poner una cruz de madera pintada de blanco y N.N. en negro, como para darle algo de dignidad al asunto –, hablamos de los que oficialmente fueron dados de baja por terroristas y resultaron ser los Cantores del Coro de la Catedral de Cartagena, los C.C.C.C. Y perdone que insista con los N.N., pero tenemos un alto porcentaje de amnésicos no imputables al Dr. Altzheimer en Nuestras Américas, a quienes se les ha borrado lo de los N.N., y así es, los tenemos en toda la América Nuestra y en buena parte de la escamoteada en varios nunca suficientemente bien lamentados momentos de geográfica distracción.

Pero siga amigo, y disculpe, que no quise interrumpirle. Quizás, no sé si se podría, pero por qué no organizamos un Concurso con el apoyo de la Organización de Estados Americanos, la OEA que le dicen, a ver cuál de los países miembros tiene más N.N. y no sé, si sale bien el primer año, se puede repetir, algo así como La Copa Libertadores, la de Toyota o la de Nissan, o la de Santander; disculpe, uno se olvida con tanto Banco Cuatro por Cuatro.

Hyped USA best 4A New Beginning for a Dead End USA – Redwood Highway 1 – Northern California  –  Gino Lofredo (2008)

Con la Bestia de Texas en la Casa Blanca y con la Virgen de los Remedios en la Catedral de Riohacha. ¡Carajo! El Patrón de la Seguridad Democrática tiene un tigre entre la vejiga y la próstata y por la uretra le van a tener que sacar los rehenes, atados como matahambres, pero con alambre de púas.

Somos todos hijos del cuarenta y ocho, 1948. ¿Qué año maestro!  ¿Se acuerda? George Marshall manda los dólares a Europa y a nosotros nos inventa la OEA y nada menos que en Bogotá y cuando matan a Gaitán. La OEA para defendernos de los de siempre. Mireme estas fotos. Gastadas de tanto copiar pero siguen a los gritos. Mantel Blanco y en bandeja de plata la OEA. Gaitán muerto.  Liberales encendidos. Y ésta, mireme bien esta foto. El del sacón largo sobre los hombros dicen que es Alfredo Guevara, el del cine, del ICAIC, vea si ya entonces plantaba su pose de ¿claro que soy y qué?. Revolucionario.  El cabezón alto al frente, el que mira fijo a la cámara. Fidel de veintitantos. Federación de Estudiantes de Cuba. Y el otro que ya no está. Cuarenta y ocho y cuarenta y nueve. Mao, Gandhi, Gaitán, Perón, Nasser.

+++

Los del 48

1948  – De Archivos – Armado Gino Lofredo (2009)

+++

Gaitan 1000 pesos 1

1948 – Jorge Eliécer Gaitán: Yo no soy un hombre, soy un pueblo

+++

GAitan 1

Impreso el 13 de Agosto del 2007 – Fechas – G. Lofredo (2009)

+++


El Reta necesita pellizcarse con un bajativo de hierbas y un tinto fuerte. Se marea con el merengue al que se menean, pegaditos, el sexo con la muerte, sobre la mesa, entre las copas y el resto de bigotes batuta del camarón al ajillo, sal, páprika, mantequilla y limón. Es que son tantas las voces y los discursos, de tropicales ritmos, tan bien sustentados, hasta simpáticos y convincentes, que al Reta se le mete todo junto a la pelea de gallos, donde cuando se descuida le sacan a picotazos los ojos y otras cosas que uno debe tratar con cuidado. Y acá viene el patín del Washington Post recién salido de la aspiradora. Una de esas voces que gracias al MPD, el reta puede escuchar.  Porque aunque usted no lo crea, pasó en Washington unos años, enderezando entuertos:

¡Quién no conoce el Washington Post! Claro que lo conocen: esa sala de redacción donde Robert Redford y Dustin Hoffman hablaban por teléfono con informantes de voz profunda, tomando nota en cuadernillos alargados y tecleando como obsesos, con cara de estamos cambiando la historia, a horas transpacíficas. Ese Washington Post. Uno lo menciona porque si le digo que lo que le cuento me lo dijo el queridísimo colega y amigo con quien podemos no estar de acuerdo pero siempre con cariño y demás, usted me va a decir que El Informador Guajiro no es una fuente que se pueda usar acusativamente en un juicio imperial contra la familia Drummond, que contribuye regularmente al Comité Nacional Republicano del Estado de Alabama, sede histórica y legal de la empresa carbonífera que nos concierne.

Este juicio fue impulsado, además, por una trenza de abogados comunistoides y judíos de los Estados Unidos, con oficinas internacionales de sindicatos de industrias caducas de Pittsburgh y Detroit, con activistas de corte Humanista del Debido Proceso, nada menos que con familiares de dirigentes del Terror Marulando, enmascarados detrás del derecho a la negociación colectiva por la vía Sindical; y súmele a esto, escuche bien, familiares directos, es decir uterinos y de sangre, de los mismos caballeros que murieron en un fuego cruzado, que coincidió, allá, hace tiempo, con un tire y afloje por detalles del contrato de trabajo de cuatro o cinco mil, muy, pero muy, agradecidos empleados de la empresa, quienes, si no trabajaron con nosotros, estarían paseando chivos por el desierto y enterrando y desenterrando a sus muertos.

+++

obama-makes-history+++

Bush Obama morphing 5x5 full

Transiciones Truculentas – Morphing Bush-Obama – Construcción Gino Lofredo (2008)

+++

El Washington Post. No deje que me distraiga, ¿me oye? Y la Associated Press, bueno, usted sabe cómo son esos. Una de cal y una de arena. Pero ahí está y se lo paso traduciendo lo que puedo, y lo que no, usted, que es persona viajada y que conoce muchas lenguas, me va a entender. Esto es de ahorita no más, vea, julio 13 de 2007: a la Drummond le tienen los faroles puestos en el Juzgado Federal de Birmingham por el asesinato de los sindicalistas. Mire que son pendejos los gringos. Llevan a juicio a una empresa de ellos mismos por supuestos abusos cometidos en otro lado, en este caso nada menos que en La Guajira de nuestra golpeada patria vallenata.

Dice este cabroncito del Washington Post, de nombre Juan Forero, y el otro, un tal Néstor Silva, latinos de segunda aceitados por los que Chávez tiene ahí mismo haciéndole el lobbying, usted me entiende, la franela. Porque hasta los de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso reciben los testimonios de los involucrados. Son cosa seria, estos pendejos, con el Debido Proceso. Claro que en la cámara baja son todos demócratas, liberales, pero ojo con esos, que en cualquier momento se destapan. Dicen estos que Drummond y Uribe van de la mano. Chocolate por la noticia. Y acá, vea, ese hijueputa de Rafael García, el de inteligencia militar y del DAS, el que puenteaba con la DEA, los del POPA, los del satélite. ¿Se acuerda? Aja, esos mismos. Esos que nos injuriaron al Coronel Hernán. Que anda mal de salud, ¿sabía? Sí, no sabe con quién está y habla pura paja. Mal anda el amigo Mejía.

Mire si serán estos: acá le hacen decir al Edwin Guzmán, un Sargento trabajador; pero vea lo que le hacen decir estos del Post: que los Drummond sabían perfectamente con quién trabajaban, y que pagaron $300,000 por los favores para la Auto Defensa. ¿Qué va? Con eso no compran ni refresco. El Rodrigo Tovar cobró cien mil por mes, fijo, durante siete años. Siete por doce, millón y medio al año. Más puntual que la jubilación. Y para el Jorge 40 eso era caja chica. Porque el negocio serio era sacar la mercadería a donde va el carbón. Diez blancas entre cincuenta mil de carbón no las huele ni Super Can, ni el Perro volador. Ese, cuando no tiene la capa puesta, debe ser periodista. Seguro maestro. Esto está jodido. En cualquier momento se lo llevan al Jorge 40 para algun centro de rehabilitación cinco estrellas, allá mismo. Para que se callen los perros y la brisa se lleve la pendejada.

Vea, y acá lo ponen con nombre y apellido: el que empuja el asunto por este lado es el indio de mierda éste que se metió de Fiscal, el Aguarán, ese que dicen que es bicicleta, y el Alfonso Palacio. Ese tiene que cuidarse, que el ambiente está caldeado. Acá lo citan al Aguarán: Que masacramos gente. Que los trozábamos. Que los dejábamos botados por los caminos. ¿Y qué quieren estos carajos? No se puede comer al animal entero. Y tampoco vamos a darles cristiana sepultura y con misa recordatoria, ¿no?

Antes de que me olvide: lo del Hombre de la Carga es esta noche, hacia la madrugada. Está arreglado. Parecerá, como siempre, que son los farcos en moto y con uno de afuera. Creo que Venega o Che. Da lo mismo. Con la chatarra vamos juntos y tas por tas. Lo justo, justo es. ¿Estamos? Cuando sepan que los van a vacunar, se cagan y el contrato sale blandito. Todos contentos.

Oiga, y cambiando de tema: ¿Qué me dice de lo de las Indulgencias? Estuve viendo el formulario que hay que llenar. Fácil está. Le dije a mi secretaria que  tenga unos cuantos listos para cuando abran la licitación. ¿Pilas el Papa no?

Pope Benedict XVI

Pope Benedict XVI  –  Oil on canvas, Antonella Cappuccio (Italian, b. 1946)
Commissioned in anticipation of the pope’s first U.S. visit in April 2008, the painting causes one to reflect on the first encyclical letter by Pope Benedict XVI Deus Caritas Est (God is Love) and the New Testament parable of the good Samaritan (Luke 10:25-37).

+++

excomunion_jpg-715863

En Defensa del Libro  (ca. 1959)

+++

francisco-el-homb2-copia

+++

Fotos Camilo Rozo: Festival del Vallenato Francisco el Hombre
Riohacha – La Guajira – Febrero 2009

+++

+++

13. Le Business Model del Secuestro

vive-tu-vida-5-copia

No te equivoques – Cuatro Vías – La Guajira – Foto Gino Lofredo (2009)

Esto le contaron al Reta esa tarde, después de encontrar el aceite de linaza en el Mercado Nuevo: Van cuatro comerciantes que se cargan en lo que va del año. Abuela. Tías. Primos. Telas. Arroz. Aceite. A la Sra. Oneida la mataron porque no les pagó y porque arengó a los demás a que tampoco lo hicieran. Jubilada. Veinte años de bancaria. Puso la tienda y Já. Al mediodía, cinco plomazos. El barranquillero que disparó no llegó a la esquina, lo faenaron y encendieron las llantas con kerosén. Lunes callado. Nada. Bajaron la cuota. Hubo disculpas. Todo tranquilo.

¿Francisco el Hombre habrá realmente derrotado al Maligno con lo del Credo al Revés? Cuando toque el turno lo cuento. Es importante, pero por ahora no podemos. Sea como sea y lo que sea, lo importante es que es cierto. No lo dude. Paciencia, luego lo cuento. Ahora, seguimos con el Reta y Ercilia Maberek en el restaurante de su primo Américo. Él está en la gloria. Ella tiene el voltaje alto y habla mucho. Al Reta le gusta escuchar aunque no entienda todo lo que le dicen. Cuando escucha no tiene que hablar ni explicarse y eso le calma los temores. Sustos de niño, como todos los miedos.

– ¿Qué te hizo estudiar leyes?
–Precisar cuándo convergen el Debido Proceso con el Kerosén.
–Pienso que cuando hubo violación de menores. ¿Rapto, Secuestro, Tortura?
–A mi me secuestraron.
– ¿Te refieres al Rapto Ritual Wayuu?
–No seas bobo.
–Isidro dijo que la mujer guajira aprecia el rapto. Es un orgullo.
–Pendejadas. Hablo de secuestro: Privación forzada de la libertad con violencia y amenaza de muerte y mutilación, con el propósito de obtener plata o poder, que da lo mismo. Rapto es sexo, insania, impotencia. Nada que ver con el cortejo de la mujer entre los wayuu.

¿Hasta cuándo podrá seguir navegando con bandera bovina? ¿Reta será de Retaguardia o de Retardado? Admirad la ternura del retrasado y del tonto rodeado de tanta fiera criolla, rugiendo empericada contra el conejito del tambor. El bobito indefenso llega menos golpeado al final de la tragedia. Mejor que siga así. A las mujeres les agrada sentirse fuertes. Más cultas, más sensibles, más informadas, más al día. Les despierta lo maternal y cuidan al vulnerable. Y a quién no le agradaría sentirse fuerte y sabio. Sólo el Reta opta cada vez con más convicción por la plácida tibieza de la idiotez, escuchar callado y pasear en moto.

Ercilia: Cuando me secuestraron tenía doce años y tetas de quince. Tuve suerte de que no fuera rapto ritual nativo, como dice vuestra merced. A papá le había ido bien en los negocios desde que llegó de Palestina. En 20 años juntó plata, poder y respeto. Lo querían tanto que daba miedo la envidia. Me sacaron por dinero y dizque para poner en su sitio al Califa. No sabían en qué se metían. Enloqueció. Por su hija. Por mí.

El Reta entiende. Una vez también enloqueció por sus hijos. No recuerda si mató a alguien por ellos pero pudo haberlo hecho. Recuerda frases sueltas: ¡No corra! ¡Pos no me persiga! ¡Corre Forrest! ¡Corre! Si sufre, hábleme. Si no sufre, ¿paqué se queja? ¡Cosa más Grande la Vida Chico!

Había sido gente de acá que contrató a los de allá para que me llevaran de las trenzas y negociaran. Mi padre montó un cerco con su gente, chupas y soldados del batallón de frontera. No pudieron salir de la zona. Me tenían en un caserío por el Arenal. Al hombre, a mi padre, le tomó un día ubicarme. Cinco minutos antes de la medianoche, entró con cuatro de los suyos y me sacaron. Nadie me había tocado.

El modelo del business: El secuestro es una actividad económica con organización y armas. Se ejerce por divisa y propiedad. Es una industria globalizada y compleja, secuestrador directo. Empresa transnacional negociante. De los chulcos al Fondo Monetario. Subcontratistas especializados. Estados. Oenegés. Empresas religiosas. Asesores de Imagen. Logísticos y transportistas. Servicios de comunicación y detección satelital. Asesores financieros. Profesionales de la negociación. Pruebas de vida. Oportunistas diversos. Candidatos políticos. Políglotas, antropólogos, presbíteros, periodistas, pragmáticos, psicólogos, pontificantes. El resto es cuento. Compro, vendo, permuto o alquilo. Megabancos. Aseguradoras y reaseguradoras. Holdings y subsidiarias fantasma. Transnacionales. Poder. Comunicaciones. Bisnes. Una industria compleja. El discurso acompañante de todas las partes es incidental. It is inmaterial, como dicen los rusos del género espionaje. Incidental. Como tapar una carie o blanquear sonrisas. Discurso es al Secuestro, como el Botox a la Vejez.

Cuenta Ercilia: De eso me hablaba un gringuito que apostaba el rosado pellejo gestando su tesis sobre la political economy de la narcojustice, México y Colombia a comparative study, corridos y vallenatos, un clásico. Me recordaba que ellos, a punta de Debido Proceso, tenían enjaulados a dos millones cuatrocientos siete mil desgraciados, a un costo anual por pene de poco más o menos lo que le cuesta doctorarse al gringo. Tienes que ver la prisión federal cerca de Chicago. Siete estrellas. Pan. Techo. Gimnasio. Biblos. Video. Sexo y Violencia, salud, psicólogo y drogas, y capellanes al gusto. Hollywood Sundance y el Debido Secuestro. Tropicales ventajas comparativas: rehabilitación en Extrema Diversidad, Green Prisons, ciento por ciento natural, bajas en calorías, cero transgénicos, Certificado ISO 2021, idiomas, debate, bonos vitalicios de reintegración social y la edición ilustrada del testimonio asistido. Controversia, fama, postulaciones políticas opcionales, visas al primer mundo. Y para la aristocracia de la victimoteca: traducciones, títulos Honoris Causa, versión multimedia, videojuegos, muñequitos. Incalculables posibilidades puliendo el business model. El Papa, Sarkozy, Obama, Chávez, Lula, Cristina.

El mesero trae dos tazas de café tinto y dos copas de un anisado destilado hasta la fosforescencia, con ajenjo, cilantro y canela. Gracias. Muy gentil.

Ercilia: Américo sabe de los secuestros. Américo, mi primo. Aparicio Retaguardia. Un amigo que nos visita de lejos. Ya nos conocemos un poco. Mucho gusto. Cuando lo vi entrar pensé que era paisano. Pelado. La barba. Usted sabía entonces. Américo sonríe. Ercilia me avisó de su llegada. Que lo atendiera como familia. Pueblo chico. Usted sabe. Sí, por supuesto.

+++

penguin-emboscada1
La Emboscada: Kowalski, Skipper, Fossa y Panicky – Madagascar – McGrath/Darnell (2007)

¿Y usted, qué tuvo que ver con lo del secuestro?  Ercilia disfruta viendo cómo el Reta disimula su incomprensión general con expresión de serio interés y natural continuidad. ¿Así de brutos serán todos los motociclistas?

Yo sostenía las patas del cordero, dice Américo, y calla, como si se arrepintiera de haber hablado. Con permiso, hay clientes. Debo atender. Américo se lleva la mano derecha hacia el pecho y con una leve reverencia se retira. El restaurante se está llenando. Sólo la mesa contigua queda disponible, porque él dice a los clientes que está reservada.
¿Sostenía la pata del cordero? El Reta se rasca la picazón del desconcierto. Sintoniza los sabores del bajativo y se entrega a lo que la noche depare. Lo que bebe tiene mucho más que esencia de alcauciles. Aja, dice, y se pierde en los ojos verdes, las mineras paracas, las bananas de Carmen Miranda, los dirigentes muertos, los juicios de Alabama, y la importancia de sostener con firmeza la pata de un cordero. ¿Qué querrán de mí? ¿Y qué pasó con tu primo?

+++
no-te-pienses-superior-copia
Advertencias Guajiras – foto Gino Lofredo (2009)

+++

13.1 Backstage : Fangio 58

+++

¿Hubo Alguna Vez un Secuestro Amable ?

+++

Fangio

Juan Manuel Fangio ( Argentina 1911 – 1995)

+++

Cuando sentí el contacto con el arma alcé los ojos, confundido. Al ver a un hombre joven y solo, inmediatamente pensé que se trataba de otra broma, probablemente dispuesta por Giamba, como una venganza por los ansiosos momentos que le habíamos hecho pasar el día anterior. Sonreí.

El joven moreno tragó saliva un par de veces. Entonces con voz trémula , dijo: “En nombre del Movimiento 26 de Julio, sígame”, ordenó.

Yo no estaba lo bastante al corriente de la política para saber de lo que me estaba hablando, pero sí me di cuenta de que su arma oscilaba peligrosamente: lo cierto es que el muchacho temblaba de pies a cabeza.

FAngio secuestro France

+++

Miré a mi alrededor. Mis amigos también habían creído en un principio, que se trataba de una broma. Con una fracción de segundo de retraso, Ugolini y los demás se dieron cuenta de que algo marchaba mal. Bertocchi apretó los puños impotente. Giamba que hacía estado tomando algunas notas en su cuaderno, quedó inmovilizado con el lápiz en el aire.  El joven apartó un segundo la pistola de mí y se volvió hacia mis amigos.

“Cuatro ametralladoras están afuera apuntándoles. No intenten abandonar el hotel en menos de cinco minutos o llenarán la acera de cadáveres. ¿Entendido?”.

Me llevó a empellones hasta el exterior sin dejar de encañonarme con su arma. Comprendí que nada podía hacer. Me encontraba demasiado sorprendido para tener miedo. Cuando llegamos a la calle mi raptor metió el arma en un bolsillo sin dejar de tenerla apuntada hacia mi persona.

“Por aquí, por favor”, dijo conduciéndome hacia un coche que nos esperaba con el motor en marcha. Alguien estaba sentado al volante y otros dos hombres habían permanecido de vigilancia. Una vez dentro me senté y mire a mi alrededor.

“Sentimos mucho tener que molestarle, señor Fangio”, dijo una voz junto a mi, “pero si está quieto nada le ocurrirá. ¿Sería usted tan amable de ponerse estas gafas de sol y esta gorra?”.

Obedecí. Las gafas me apretaban algo en las sienes, pero la gorra me venía a la medida. Mas tarde supe que mis raptores se habían documentado sobre mi persona. Una organización perfecta.

“Si no es pedir demasiado, caballeros, quisiera saber cual es la razón de todo esto”, pregunté, sospechando que su respuesta tendría que ver algo que ver con el pago de un rescate. Se me explicó que el Movimiento 26 de Julio, era la organización política de Fidel Castro.

“Va a ser nuestro huésped”, me dijo el que estaba junto a mí, “y se le tratará con el debido respeto. Hacemos esto porque usted es la personalidad más famosa que, en estos momentos, está en la lista. Mañana no podrá tomar salida en el Grand Prix. Después de celebrado, le liberaremos. Nuestra intención es la de llamar la atención del mundo, de esta manera sobre nuestra organización, que Batista y los suyos están tratando de sofocar. Está claro?”.

+++

Fangio Secuestrado

+++

Demasiado claro. Me molestaba no poder correr el Grand Prix, pero empezaba a recobrar la tranquilidad. Después de todo, si cualquier cosa me pasaba, ello iría en detrimento de la causa de Castro y difícilmente se me podía acusar de tomar partido en su favor.

A la mañana siguiente me sirvieron un copioso desayuno, seguido más tarde de una excelente comida, en compañía de tres señoritas a las que no había visto antes, una de las cuales llevaba un escote sensacional. Durante la tarde escuché las noticias de la radio acerca del Gran Prix. Supe que mi coche había sido llevado hasta la línea de salida, aunque nadie ignoraba que yo no iba a estar allí para pilotarlo. Comprendí que Giamba lo había mandado hacer así para protegerse en caso de que pretendieran acusarme de incumplimiento de contrato. De esta forma, podía invocar la cláusula de ausencia por fuerza mayor.

Supe también por la radio que Maurice Trintignant tromaría mi puesto conduciendo mi Maserati. Le deseé suerte y me pregunté como lo estaría tomando Giamba.

Llegó la hora de la cena y me vi comiendo con un pequeño grupo de conspiradores. El ambiente era entrañablemente alegre y todos rivalizaban en extremar su cortesía hacia mi persona.

“Es una cena de despedida”, dijo uno de mis compañeros de mesa que parecía ser el jefe. “Tendremos un gran honor en volver a recibirle señor Fangio cuando Cuba se haya librado del régimen de Batista”.

Después de cenar emprendimos, lo que a mi me pareció, una serie sin fin de viajes en coche. En un momento dado y cuando nos metíamos en un Ford, nos encontramos de bruces con dos policías. Uno de ellos vino hasta mí para pedirme un fósforo. Las gafas y la gorra le impidieron reconocerme. Mientras le explicaba que no fumaba, uno de mis ángeles guardianes sacó una cerilla y dió fuego al policía. Al tiempo que rascaba el fósforo, pude escuchar a mis espaldas un ligero sonido metálico. El otro ángel guardián había quitado el seguro al arma que guardaba en la sobaquera. Pero nada ocurrió. Los dos policías nos dieron las gracias cortesmente y seguimos nuestro camino.

Hacia las diez de la noche llegamos a la embajada argentina. Uno de mis raptores insistió en acompañarme hasta la misma puerta, diciendo que mi llegada a la embajada había sido anunciada previamente por teléfono. Indudablemente se nos esperaba con impaciencia.

“Está usted libre, señor. Por favor, excúsenos otra vez por haberle causado tantas molestias.”

Dio media vuelta y se fue como quien no le da importancia a la cosa. Un tipo de secuestrador tan encantador como original.

La embajada estaba vigilada por policías de paisano. Pasé entre ellos, sin que me reconocieran o me hicieran preguntas, y vagabundeé durante unos minutos hasta que tropecé con Giamba y casi me estranguló con su abrazo emocionanete. A continuación corrió a un teléfono y muy pronto pude estar en comunicación con Andreína, mi mujer, que aguardaba ansiosamente en Buenos Aires el buen fin de mi aventura.

En resumidas cuentas, puedo decir que fue una aventura que me satisfizo bastante.

+++

Fangio poster

Historia del Automovilismo – Suplemento La Nación – Buenos Aires


+++

Fangio  – La Habana 1958 y el M-26

Por Arnold Rodríguez – participante de Operación Fangio

El 1ro. de marzo de 1958, hace 50 años, la publicación inglesa The Economist difundió los comentarios siguientes:

“No con frecuencia se inventan nuevas técnicas políticas, ¿Han creado los rebeldes cubanos una nueva con el secuestro del campeón de las carreras de autos, el señor Fangio? Fracciones de descontentos o rebeldes han capturado en ocasiones a figuras políticas, para mantenerlos como rehenes, o para sembrar el terror y la confusión entre sus opositores. Pero el secuestro de un deportista famoso es algo distinto. Los guerrilleros cubanos afirman que querían demostrar que estaban en desacuerdo con la forma en que el presidente Batista despilfarraba el dinero en circos de altas velocidades mientras que el pueblo necesitaba pan. Pero sin duda alguna ellos previeron también el número de titulares que el golpe les garantizaría en la prensa mundial. Si hubiesen secuestrado al propio presidente, no habrían llegado con tanta eficacia al sector no político de la población mundial, fácilmente influida por la publicidad”.

Esta información de The Economist se hace eco y revela hasta qué punto el episodio de la Operación Fangio, que ejecutó el Movimiento Revolucionario 26 de Julio en La Habana en la noche del 23 de febrero de 1958, había logrado con creces su principal objetivo, que no era otro que penetrar en el conocimiento de la opinión pública internacional, y llamar la atención del pueblo cubano con lo que estaba sucediendo en el país.

Ese éxito se alcanzó gracias a la grandeza deportiva de Fangio, a su mundialmente famosa personalidad, a su carisma, a su récord de 5 campeonatos mundiales de Fórmula 1, que permaneció intacto hasta el 2002, a que había ampliado su popularidad entre los cubanos al ganar en 1957 el Primer Gran Premio de Cuba; todo lo cual determinó que bajo la dirección y estrategia de Faustino Pérez, se ejecutara la acción.

La magnitud de la propaganda lograda nos permite afirmar que hasta ese momento no se había hablado o escrito tan intensamente y en tantos lugares a la vez, sobre el proceso revolucionario cubano y su situación de lucha armada. No quedó ningún continente sin referirse al suceso, ni revista especializada en deportes sin consignarlo. Incluso fue noticia de primera plana en muchos medios informativos.

Las declaraciones que Fangio siempre hizo respecto a su secuestro y a sus secuestradores, a los que desde el primer momento llamó “mis amigos los secuestradores”, despertó tal curiosidad que el propio Fangio dijo posteriormente que fue el hecho que más fama le proporcionó y la anécdota que más tuvo que contar el resto de su vida.

La Operación Fangio fue el hecho propagandístico más trascendente de la insurrección cubana, solamente superado por el surgimiento y difusión de la emisora Radio Rebelde, que constituyó el instrumento de propaganda más importante de la lucha contra Batista. Uno y otro hecho se relacionan entre sí de forma curiosa. Radio Rebelde había salido al aire por primera vez unas pocas horas antes de incorporar a Fangio a su vida normal en la noche del 24 de febrero de 1958.

La amistad lograda entre Fangio y sus captores, los revolucionarios cubanos del Movimiento 26 de Julio, se fue incrementando con el decursar del tiempo y se evidenció en los funerales de Fangio en 1995, por la presencia de tres ofrendas florales: la del Presidente Fidel Castro, la del Embajador Cubano en Argentina y la enviada en nuestro nombre y de mis compañeros del Movimiento 26 de Julio.

+++



+++

28PICT96018

La Muerte de la Máscara Roja – Edgard Allan Poe – The Blight Net San Francisco (2008)

+++

14.1 Backstage: Betancourt Bolívar

Bolivar Desnudo de Rodrigo Arenas Betancourt – Pereira – Foto J. Orzalaga

Bolivar desnudo Orzalaga

 
+++
 

Memorias de Lázaro – Rodrigo Arenas Betancourt

El 18 de octubre de 1987 el escultor colombiano Rodrigo Arenas Betancourt fue secuestrado por un comando de las FARC con el objeto de obtener dinero. Pidieron cientos de millones, cifras imposibles tanto hace veinte años como hoy, como en cualquier futuro de cualquier divisa. Estuvo preso en la selva algo más de tres meses, otra insignificancia. Como la eternidad. Betancourt hizo vida y afiló su oficio en México. Allá debió haber aprendido a caminar de la mano de la Coatlicue, la huesuda.  Amó desaforadamente a una mujer llamada Celia que se suicidó. Pensaba seguirla y anduvo un tiempo cargando una Browning que le había regalado un alguacil en el desierto. Escribió: “El arma me pareció innoble. Preferí el consejo del samaritano acerca de la eutanasia por hipnosis.”

Mucho más tarde describió así el secuestro: “Cuando me levantaron estaba pensando en la muerte mientras conducía el carro por una ruta oscura con la familia cabeceando el sueño. Un carro me cerró sorpresivamente y tuve que frenar en seco. Me van a matar estos hijos de la infamia. Grité y el eco se perdió en las montañas y la tiniebla. Nos matan gritó mi mujer. Los niños gemían frenéticos. Los secuestradores se apearon del vehículo con dificultad. El jefe era corpulento”.

A cachazos lo bajaron del vehículo. Se acomodaron unos en la parte de atrás, con el prisionero maniatado; otros al timón con su mujer y sus hijos.

Todo ocurrió en un segundo, con celeridad de autómatas. En un momento vio que uno de los sicarios colocaba el cañón del arma en la nuca de su mujer. ¡No la mates!, le gritó. El sicario no contestó. Guardó el arma y siguió tranquilo. Pudo ser sólo un acto de autómata, pero al prisionero aquel gesto se le quedó en la mente, fijo, obsesivo. Los secuestradores se lo llevaron con toda su familia. Inválido, aturdido, sin respiración.  Furia. La violencia está en la raíz de los actos y en su conexión con la anarquía bestial que impera. Nunca hay nadie en el lugar del crimen. Impunidad. Trataba de mirar por entre las vendas y no veía mucho: sólo aquellos rostros patibularios.

Caminaron largo por el camino destapado. A lo lejos vio el prisionero las luces brumosas de su pueblo. El Condenado se dijo: “antes de morir veo el vientre que me parió hambriento; casi estoy en él y voy hacia él, dentro del marasmo de la muerte”.

Estaba atravesando el pueblo donde había nacido. Se consoló. También sintió desesperación porque, en los últimos días, amó a su pueblo a falta de algo más hermoso para amar. Amó ese paisaje, esa tierra, porque ya sus ojos estaban cegados para todo lo demás. Amó a ese pueblo tal cual el presidiario odia a su celda, las cadenas y los grillos.

Hubo un cambio de vehículos. Estaba convencido que lo matarían. Bajaron a su mujer y a los niños y se los llevaron en un vehículo. Partieron. Los niños se quedaron en medio de la tiniebla, agarrotados y deshechos.

Medellín, Antioquia, Colombia –  Junio 2009

Bolivar Plaza

Plaza Bolivar – Medellin – Colombia – Foto Gino Lofredo (2009)

+++

Alguno de ellos le quitó la venda de los ojos. Pensó que allí lo matarían. Lo empujaban con furia. Ya estaba descalzo. Temblaba de miedo y de frío. Con dificultad se sostenía en pie; era un guiñapo humano. Recordó a tantos otros secuestrados que murieron torturados y sus cadáveres aparecían vejados en la prensa y la televisión.

Anotó más trde: “Cuando fui penetrando por el camino de la noche, al interior de la montaña, comprendí que entraba a lo desconocido y lo desmesurado. Eran tres los secuestradores y sus respiraciones trepidaban. Los hijos de puta me empujaban cada vez más hacia el fondo de la montaña que se levantaba como una muralla”.

Pensó que buscaban un lugar más propicio para rematarlo. Pensó decirles: “Camaradas, ¿Por qué me matan así, en forma tan cobarde? Sólo alcanzo a decir Camaradas. Tenía la garganta petrificada y sorda. “Camaradas del fuego y de la muerte”, murmuró para sus adentros.

“A tientas, estrujado por las bestias.. sicarios.. logré llegar hasta un hueco negro en mitad de la espesura. Estaba aniquilado, moribundo. Habíamos llegado al Cambuche. No reconocería el sitio hasta el día siguiente.”

Anotó: “No tengo lágrimas, las pocas que guardo están en el alma y son balas. Sufro de un miedo atroz . Hace un viento helado adentro y afuera. Estamos en mitad del bosque y en la parte más alta de la montaña. Llueve más allá del diluvio. Sólo se oyen, de vez en cuando , los aviones.

Mientras estalla el aletazo, me muero de ansiedad en el obtuso y obcecado vientre de la montaña, entre búhos enormes y cocuyos lucernarios; desleído en el barro negro y gelatinoso; entre los árboles que mastican la tiniebla y la muerden con terrible furia. El corazón es una máquina ciega que apenas aletea desangrando el tiempo. Los minutos se hacen interminables; degüellan la esperanza y toda ilusión.

Yo, el secuestrado, herido, ciego, llagado en el alma, vi. que había regresado “El Gordo”, jefe de la banda, y sentí que el corazón se me desprendía. Dijo El Gordo: “Nosotros somos de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, pertenecemos a las FARC”.Pensé para mis magullados adentros: Simón Bolívar, Simón Bolívar… Y agregó:”Queremos trescientos millones. Los podemos negociar en dólares, en Cuba, en Panamá o en México. Necesito una constancia de supervivencia”.

+++

Bolviar Pajaro3 bw copia

Bolívar Condor – Escultura de Rodrigo Arenas Betancourt –  G. Lofredo (2009)
 
 
+++
 
 
 
 
 
+++
 
 
3 Glosario 3
FIEBRE DE MOTO: Deseos de Moto, Billete, ropa b uena. Deseo de estar bien.
El Glosario de Medellín completo está Acá  (Salazar 1990)
 
+++
 
 

Primer recado del Condenado, dictado por el Jefe de la banda: “Elena, estoy con el frente 22 de las FARC. Estoy bien. Tengo medicinas. Haz todo con mucho cuidado.

Besos para los niños. Para ti todo mi amor. Habla con Virginia en México. Noviembre 5 de 1987”.

Más tarde eswcribió: “Encuentro consuelo tanteando el balance de mi propia existencia y recontando los segundos en que la sangre corre caliente dentro de mi cuerpo.  Es mi gusto, mi peculiar inclinación trágica, mi desajuste con Dios y con la humanidad.”

Bolivar – Rodrigo Arenas Betancourt – Foto Gino Lofredo (2008)

Bolivar Betancourt aparicio 2

 
+++
 
+++
 
+++
 
 
 
Bolivar Condor – Rodrigo Arenas Betancourt – Foto G. Lofredo (2009)

BolviarCondor

+++
 
+++
 
+++
 
 
 
Bolivar Corcel Desnudo
Bolivar Desnudo – Rodrigo Betancourt – Pereira – Colombia – Foto G. Lofredo (2007)
+++

Bolviar Pajaro3 bw

Bolivar Condor – Rodrigo Arenas Betancourt – Manizales – Imagen G. Lofredo (2009)

+++

+++

No se me equivoque    –    Silvestre Dangond

Una minifalda negra bien cortica, vestido informal,
y el cabello rizado
En una imponente Harly bien bonita,
casi me dejó picado
 
Casi parecía sintética la chica,
pensé que era plástica la muchachita,
pero estaba equivocao’
 
Ay me dijo mira no te equivoques,
como tu mis principios guardo
Yo soy Citadina porque desde hace rato en esta ciudad vivo,
pero voy a misa todos los Domingos,
y me gusta escuchar un buen paseo Vallenato
 
Por más que uno quiera uno se sofistica
Tengo que mezclar dos culturas distintas,
y decir Stress para hablar de cansancio

+++

Secuestro Express BoteroSecuestro – Botero – Museo nacional de Colombia (2004)

+++

Pesca Milagrosa

Adquiere este Libro en:
Versión Digital:
Versión Impresa:

La Pesca Milagrosa

Consuelo del Prisionero – Botero – Museo nacional de Colombia (2004)

+++

DEL RAPTO A LA PESCA MILAGROSA
BREVE HISTORIA DEL SECUESTRO EN COLOMBIA

MAURICIO RUBIO *

Resumen

El objetivo principal de este trabajo es contribuir a explicar por qué las tasas de
secuestro han sido tan altas en Colombia. Con este breve recuento histórico,
más que una cronología detallada de acontecimientos, se busca detectar
elementos que ayuden a responder esta pregunta básica. El trabajo está
dividido en cinco secciones. En la primera se señalan dos raíces del fenómeno,
una rural, doméstica, y otra urbana e importada. En la segunda se analizan las
complejas interrelaciones con el tráfico de drogas, indispensables para
entender el boom en la actividad a partir de los años ochenta. En la tercera se
discute la última fase de la actividad, la de los secuestros masivos e
indiscriminados. La cuarta sección está centrada en la discusión de si es válida
la apreciación de que el secuestro es un negocio más y se presentan dos
argumentos en contra: la batalla contra la extradición librada por los
narcotraficantes a base de rehenes y las relaciones entre el secuestro y los
sucesivos procesos de paz. En la quinta sección se presentan algunas
conclusiones dentro de las cuales se destaca la evidente internacionalización
de la actividad.

Anuncios