20. La Trastienda de Satanás

por lofredo

Gaquchito Gil bw

Gratitud al Gauchito Gil – Tierra del Fuego – Argentina – Gino Lofredo (2006)

+++

Se agachó como un sapito. Los conceptos y proposiciones sólo toman forma a través de los sentidos. Un zapato no es lógico. Ya cansado ha cerrado sus ojitos. Es pura intuición. Empieza como una idea interesante. El zapato se vuelve verdad científica si calza y aguanta. Vamos todos a arrullarlo. El sistema de conceptos y sus reglas sintácticas son creación nuestra. Son arbitrarios desde lo lógico. Pero al menos tratan de encajar del mejor modo con lo que sentimos. Con lo que nos señalan los sentidos. Se durmió mi caballito. Un sistema tiene contenido de verdad según la certeza y amplitud con que abarque y le calce a la experiencia. Vamos todos a arrullarlo. La teoría es el zapato y el pie la realidad. Puede haber un margen de ajuste pero herradura para gallinas, difícil. Se durmió mi caballito.

+++

El mismo Gauchito Gil Nuñez advirtió que sobre Francisco Moscote se dice mucho. Se cuentan demasiadas historias. Tantas que bien podría tratarse de varias personas, varios encuentros, varios demonios. Algunos dicen que hay sólo UNO y que nunca hubo más de UNO. Que los que andan por ahí con distintos nombres, pintas, travesuras y discursos son en realidad el mismo. Aunque no es lo mismo que te espíe y entrabe Satanás, que Mephistos te ofrezca el saber, la comprensión, el entendimiento absoluto. Como si antes de los Enciclopedistas viniera un fulano y instalara una Wikipedia para tu exclusivo disfrute. Hay diferencias pero para el caso da lo mismo.

Con la importante distinción del valor de divertimento y variedad de repertorio con que cuentan los politeístas serios. Las culturas que llevaron sus teologías topográficas al estadio superior de la Telenovela Cósmica. Conocidas, deshechas en lágrimas, suspenso y desenlaces con escenarios con muertos en descomposición y zopilotes pacientes. Desde el drama más sublime hasta la diferenciación de matices entre deidades antropoides con tantos brazos y piernas como puedan requerirse en una danza punteada con Tablas y Cítaras y la cópulas prolongadas en los siglos de incienso hasta dejar al Cirque du Soleil pendiente de los movimientos incorporados a los últimos videojuegos de Krishna Productions.

Los encuentros con que inició su carrera el Espía Acusador — un deseo satisfecho y un conscripto para la causa — lo llevó inevitablemente a querer independizarse con franquicia propia. Esos encuentros desde sus más tempranas expresiones solían desdoblar las personalidades, eso está documentado. Se les decía enajenados, partidos, divididos, bifurcados. No se menciona mucho y se esconde que también los encuentros y las resoluciones con términos más bien no divulgados podían también multiplicar los cuerpos. Clonar no es el término ya que las nuevas formas diferían, generalmente muy marcadamente. Era la aplicación práctica del potencial polimorfo de cualquier célula madre en buen estado. Se ajusta el tiempo. Buen puchero en el platito Petri. Temperatura cómoda y una educación ambiental que corresponda y estimule. Una de las versiones sobre lo sucedido a Moscote hace estas referencias a los desdobles múltiples, pero los oculta una escenografía de pocos recursos, cuatro tablas y unas alfombras bajo una tienda de rapsodas y saltimbanquis:

“Una noche al regresar Francisco después de una parranda de varios días y al ir hacia su pueblo, para distraerse en la soledad de la noche, abrió el acordeón y, sobre su burro, como era usual en aquella época, empezó a interpretar sus melodías; de pronto, al terminar una pieza, surgió de inmediato el repertorio de otro acordeonero, que desafiante trataba de superarlo; de inmediato Francisco marchó hacia él hasta tenerlo a la vista; su competidor, para sorpresa, era Satanás, quien al instante se sentó sobre las raíces de un árbol, abrió su acordeón, y con las notas que le brotaban hizo apagar la luna y todas las estrellas.

(Esto de apagar luna y estrellas con un Gabanelli desafinado, por ejemplo, no es serio. Los astros y el cosmos, todo aquello, se enciende y se apaga cuando le da la gana y por sus propios medios, no necesita el violín de Paganini, ni el flautín doble-propósito del malabarista exterminador de roedores de Hammelin, contundente luchador contra la corrupción y la arrogancia del engaño Municipal en perjuicio de los escasos contratistas cumplidores y consecuentes de la historia de las aglomeraciones. Pero seamos tolerantes con la oratoria formal de los admiradores de Moscote).

“El mundo se sumergió en una oscuridad tal, que sólo los ojos de Satanás resplandecían como tizones. Sus notas eran las de un gran maestro; algunos dicen que de ese encuentro nació el canto del Amor-Amor, pues Francisco, dueño de grandes virtudes y poseído de mucha fe, lejos de acobardarse con la abrasadora oscuridad, abrió su acordeón e hizo sonar tan hermosa melodía y la magia de la misma devolvió la luz a la luna y a las estrellas, infligiendo mucho temor al demonio. Después clamó a Dios y entonó el Credo al Revés con la potencia de su voz, de tal suerte que el demonio, vencido, exhaló un terrible alarido y con su acordeón a rastras huyó hacia las montañas donde se perdió para siempre.”
+++

Dante Infierno

Hoja de Ruta: Infierno – Moto Club Dante – San Ignacio de Misiones – Argentina (2008)

+++

Dudamos firmemente de que el demonio “con su acordeón a rastras huyera hacia las montañas donde se perdió para siempre.”

Dudamos: Primero porque no hay acordeonero por cornudo que haya resultado que lleve su instrumento a rastras; y Segundo, porque no hay ni habrá día en estos tiempos ambiguos en que el Caballero de los Negocios Oscuros no asome a hacer travesuras por todo lado desde las oficinas de Bernardino el Madoff, Mercader de Manhattan, hasta El Salón de los Espejos y la Calma, allí donde anunciaron hace siglos el advenimiento de la Píldora de la Paz Interior y el Equilibrio; allí donde pusieron Fin Fin Finalín a la angustia y los terrores con un par de antigripales laxantes que bautizaron Prozac y Zoloft después de años de estudios de campo en que demostraron sin lugar a la menor duda que el efecto placebo de los nombres de los fármacos que adquiere el que busca la felicidad – tal y como tiene debidamente garantizado en su Constitución en una de las tantas versiones tempranas de lo del Derecho al Buen Vivir, cuestión que, inimaginablemente resulta para algunos Cavernícolas del Golf de todas las regiones y cultos algo un tanto excesivo que llevaría más pronto que tarde al colapso estrepitoso de la Libre Empresa por la vía de un aumento insostenible de los salarios y demás remuneraciones …

Retomando: el efecto del Nombre de los Antigripales de la Felicidad era estadísticamente más significativo en su efecto sobre la percepción de angustia que cualquier resultante del principio activo de la fluoxetina a excepción de la reducción de la secreción nasal durante el resfriado vulgar. Moqueaban notablemente menos los recetados bajo supervisión con receta psiquiátrica ($US100.- la visita quincenal) y a un precio actualizado de los dólares de1980 de $18 por cápsula diaria con olvidos severamente contraindicados. La euforia de la nueva síntesis entre el psicoanálisis, la terapia clínica y la farmacopsiquiatría duró entre diez y veinte años. Más o menos el jugo que le pudieron sacar a las patentes iniciales y a los refritos Mejorado y Forte que sacaron meneando hidróxilos por aquí y por allá. Confirmado lo de moquear menos y cagar más como principales resultados de los tratamientos, la Fluoxetina genérica se vende a 5 centavos la pepa en cualquier farmacia de barrio y se toma con una infusión de Toronjil y Valeriana que ayuda bastante para los nervios y la tortícolis.

Pero lo que concierne a nuestro héroe Don Aparicio Retaguardia no es la felicidad o su ausencia, sino el dolor de rodilla. Para eso están los sitios con mega gerencias en lacustres enclaves de pulcritud farmacológica. Verticales amontonamientos de burbujas de cristal impenetrable desde donde con previsible regularidad sueltan blitzkriegs de desinflamantes como el de los Panzer del Conde de Celebrex y Arcoxia que distraen el silbato de alerta, el “póngase hielo y aguante” y cuando el golpeado siente menos dolor caliente, le flechan un chorro de código perverso que en menos de lo que dura la vuelta en yate por el Egeo le disuelve las tripas y el desinflamado se va en sangre por todos los orificios.

Roguemos a la Musa que nos inspira y protege que nos exima de tener que volver a las tripas perforadas por milagrosos desinflamantes recetados como Fruna en Semáforo por los matasanos junta puntos de la Merck en pos del anhelado recorrido náutico por los puertos de la mitología griega en el deleite flotante que mostramos antes en una toma aérea que destaca sus cuatro blancos mástiles suturando mar y cielo en celeste asepsia hipocrática.

Disculpado está el lector si no recuerda: surgió a propósito de las cartas etnográficas de La Guajira de Agustín Codazzi publicadas en el Atlas de Venezuela. Anticipamos allí el eventual recorrido del camino traicionero entre la pequeña ciudad nombrada en honor al geógrafo italiano y la de Machiques en Venezuela a sólo 76 Km. De allí la referencia a las islas del Egeo, la flota de la WindStar y el Congreso a bordo sobre Cirugía Endoscópica de Úlceras Pépticas. Roguemos humildemente a la Musa. Roguemos.

Y dudamos en Tercero porque el Caballero de los Grandes Negocios del Alma nunca pierde. Cuando mucho empata. Busca fecha y va de vuelta. Que el Hombre Francisco haya sacado corriendo al contrincante es un injerto de final feliz que los productores le clavan al guionista y director para cuidar el “Apto para todo Público” y no se la nieguen a los menores que son los únicos que entienden las cosas como son de verdad.

+++

El gallego José Atuesta Mindiola, tiene su versión del caso y ésta es importante porque se basa en una entrevista reciente con Francisco Moscote. Moscote pidió reunirse con Mindiola por su seriedad intelectual y también – según se rumoreaba por Valledupar – porque había tenido sus encuentros personales con el Referido. Recuerde Usted que Moscote había muerto setenta y dos años antes de la entrevista. Moscote le pidió que divulgue al distinguido público su versión de lo sucedido. Según la adaptación del Profesor a partir de su taquigrafía (interviú reciente sí, pero sin grabadora ni cámara en el celular) ésta es la versión de Moscote según Mindiola:

“He vuelto en busca de mis pasos perdidos. Ahora, mis manos tocan otra vez este acordeón que en la tumba envejeció conmigo, su fuelle se confunde con las arrugas de mi piel centenaria.

En mi ausencia inventaron la Leyenda de Francisco el Hombre. Es cierto, en épocas de fiestas patronales visité los caseríos y pueblos cercanos a mi comarca. Mis pies parecían luceros descubriendo el abecedario del camino; los únicos enemigos eran la oscuridad de la noche y sus ingrávidos fantasmas inofensivos a la sed de las armas.

Mi nombre quedó en la memoria de esos amigos que disfrutaban con las notas de mi acordeón. Yo era un profanador del silencio y un cazador de auroras que regaba música en los amaneceres de los pueblos.

En una ocasión, después de haber estado meneando tres días las festividades de San Agustín, en el regreso se me perdió el camino de la casa. Mi cerebro navegaba en un río de alcohol y marimba sentía que todas las aguas del Ranchería surcaban en mi cabeza; frente a mí, un torbellino mecía los caminos y las sombras de los árboles intentaban abrazarme.

Con los pies cansados acomodé mi cuerpo sobre las raíces de un árbol gigante. Agarré mi acordeón y débilmente pude sacar algunas notas. Escuché que alguien, muy cerca de mí, en esa solitaria y oscura noche, también tocaba su acordeón.

Entre el miedo y el temor, la fortaleza emergió en mi corazón cristiano: un soplo divino iluminó mis manos y mi voz, para tocar y rezar el Credo como Dios manda. Hubo una larga quietud en el viento y en mi alma. Me quedé dormido, lo suficiente para descansar y poder encontrar el camino a la puerta de mi casa.

Yo nunca toqué el credo al revés; son invenciones de un pobre historiador, si lo hubiera tocado así, las pezuñas del diablo habrían apresado mi cuerpo hasta diluirlo en los espirales de azufre del infierno. “

+++

Francisco el hombre. Desfile inaugural

Francisco el Hombre. Desfile inaugural. Gino Lofredo (2009)

+++

Mindiola es un estudioso y sus conceptos debemos recalcar: “ La invención fabulosa es el elemento universal de la leyenda y exige coherencia verosímil para alcanzar verdadera aceptación colectiva. De ahí que la leyenda de La Llorona esté regada en todos los pueblos de América con algunas variaciones. Habla de una mujer que camina como una loca y derrama lágrimas por las calles buscando al hijo que le han robado. Esto es comprensible. Es creíble. Lo del poder de las oraciones invertidas es de otro regimiento. Por ese camino se termina haciendo girar patrás los Elepés de vinilo a ver que recomienda Mick Jagger para contactar al Gran Promotor del Rock.”

Es lo que trataba de decir el Doiche la noche del Cordero Patagónico y los Tintos del Fin del Mundo en las afueras de la Ciudad de Las Heras. Hablábamos del Doiche hace un rato. El alemán desmemoriado por el viento con quien Aparicio, el gallego Mindiola, la Teresa de los Títeres, y el Gauchito Gil compartieron el cordero asado y mucho vino y hablaron de Moscote, de Mephistos y Satanás. Todos los alias que lleva. Y los pactos, el deseo y la resistencia y sobre como todos, tarde o temprano, negocian. También hablaron de lo del Credo al Revés. Por supuesto que lo recuerdan, sucedió unos años atrás y a 15,000 Km. De la Guajira más o menos recto al Sur, el Sur que como dice TeleSur, es Nuestro Norte.

Esa noche patagónica el Doiche entre sueños repetía: “Satanás es la realización del Deseo. Al Espía Acusador, al Adversario no se lo derrota con violines ni con acordeones. Lo que el Doiche repetía esa noche en que terminaría colgándose del álamo agachado por el viento era que Moscote necesariamente habría negociado con El Adversario con que se juntó esa noche en La Guajira. Necesariamente habrían llegado a un acuerdo como sucede siempre que hay contacto de este tipo. No suceden con frecuencia. Natürlich. Eso lo sabemos. Nadie desperdicia una oportunidad así. Que no vengan con videos…

Decía: “… el Alma, siempre quiere el Alma, the Soul, die Seele, l’Âme… El alemán repetía “Angst isst die Seele auf”, y luego “Angst essen Seele auf” y lo decía con un acento teatralero. “Fear eats Soul”: el Miedo te come el Alma, repetía.

+++

Want more VA

Devil´s Advocate (1997) – “Special Effects are Getting Restless” – Rudyard Kipling (1894)

A saber qué será el Alma. Ponerse de acuerdo y decidir: ¿Credo o Tancredo? Hubo cuando a nadie se le hubiera ocurrido preguntarse. Bach el Viejo por ejemplo. Ni bola: sonreía y tecleaba en su clavecín casero antes de caminar por la nieve hasta la Iglesia a calentar el órgano horas antes de la misa. Bach callaba y sonreía. Mozart en cambio jugaba y reía, y él justamente jugaba hablando al revés, a mujer deseada le declaró su amor deletreando del fin al principio las frases de rigor en perfecto alemán. Mozart temía la muerte y temía a su padre. Y se le mezclaban con su Demonio de cabecera. No pudo con los tres personajes y ganó la de siempre: lo tiraron en la zanja de los apestados con una de cal en el rostro y guardaron el hediondo cajón de pino para el próximo desalmado.

Volviendo a Las Heras: cuando ya parecía que todos se iban durmiendo en laboriosa digestión de carne y vino, habló Don Gil Nuñez. No parecía discrepar con el Doiche sino que quería agregar su condumio y advertirle a Don Aparicio Retaguardia que nada es lo que parece en ningún lado y mucho menos en La Guajira de Francisco Moscote. Así dijo el Gauchito Gil esa noche en que ya no se sentía ni el viento ni el frío:

“Prudencia Don Reta. Recuerde que siempre queremos conseguir lo que nos dará miedo tener que perder. El deseo se siente cuando no se tiene, antes del negocio digamos. Hecho el arreglo viene el miedo de que se lo quiten. El no poder gozarlo por saber que tiene plazo y caduca inapelable. Tiempo es lo que todos quieren. Ganado, tierras, hijos y mujeres, salud, talento, genio, fama, poder. El menú parece largo pero es simple. Al final es tiempo el asunto. Y en su caso personal Don Aparicio, disculpe lo entrometido del comentario y con todo el respeto que usted se merece, en su caso será el tiempo y el amor, don Aparicio, el tiempo y el amor. Fama, poder y hazañas, sí claro. Pero más que nada tiempo y amor…”

+++

El Reta no recordó mucho de esa noche por lo de la carne y el vino, en parte, y porque francamente nunca le entró mucho al tema de los negocios. Eso de comprar almas le sonaba a hipotecas chatarra. Cuando se metía en algún negocio siempre salía perdiendo. No dijo nada más y mientras se quedaba dormido escuchó no exactamente por dentro, no una voz interior de verdad, sino una voz por ahí afuera entre los matorrales como los zorros del Sur. Una voz socarrona, una voz de porteño burlón y arrabalero: “¿Y qué quiere Mephistos con las Almas? ¿Mephistos en la compraventa de Almas? ¿Cómo se le ocurre amigo? Acaso alguien que pudo hacerle sombra al Supremo, tanto así que el viejo tuvo que armarle juicio político y condenado por desacato, no lo manda a Siberia sino al Trópico que tiene que ser peor. ¿El Ángel Caído se recicla como corredor de Bienes Raíces? Es como si Dios decidiera jubilarse para coleccionar figuritas de la Selección. Dejame de joder, andá dejame pibe. ¿No ves que tengo el labio partido?”

+++

Supongamos entonces, supongamos: Moscote quiso tiempo, quiso fama, quiso paz, quiso ser querido y desaparecer. Las parrandas cansan don Aparicio. Mucha parranda y al final uno quiere descanso. Algo como suficiente: hemos vivido. Nos han visto pasar. Sonará la música por un tiempo y poco a poco cada cual a lo suyo, agonizando, los recuerdos se hacen cuentos. Mutan, compiten, perecen, dominan, se complican o desaparecen en hábitos ciegos. Ciliare. Párpados. Time to seel your eyes tight. Cegar el halcón cosiéndole los párpados y soltarlo a cazar almas. Eyes Tightly Shut.

El hecho es que tratando de encontrar alguna razón de ser al incidente casual de un par de músicos, acordeoneros del Vallenato guajiro para ser más precisos, de vuelta de amenizar alguna celebración por las rancherías, buscando ponerle marco al trivial incidente, nos fuimos por las ramas y nos metimos en cuestiones de negocios con Satanás. Así son las cosas cuando se cuenta despacio, pasa el tiempo y cunde el desorden. Ahora estamos en el baile y hay que seguir el ritmo. Aguante una más: vamos a repasar el cuento de Job y en seguida volvemos al asfalto. No se asuste. Seguimos comprometidos con esta noche de amor, de carbón y trenes descarrilados y con una inesperada y repentina necesidad de dispersarse y escapar. Los que tengan paciencia y persistan serán ampliamente recompensados. Palabra de narrador.

+++

devils bricks222Al Pacino – El Abogado del Diablo – ¿Para quién cargas tanto ladrillo? (1997)

+++

La Cosecha De Mujeres

Se acaba la papa. Se acaba el maíz.
Se acaban los mangos. Se acaba el tomate.
Se acaba ciruela. Se acaba el melón.
Se acaba la patilla. Se acaba el aguacate.

Pero la cosecha de mujeres nunca se acaba.
¿Cómo es eso viejo? Dime Tú.
¿Cómo es que no se acaba la cosecha de mujeres?
¡Nunca se acaba Caballero!

La cosecha de mujeres nunca se acaba.
Es que nunca se acaba Camarada…
Nunca se acaba la cosecha de Mujeres.
Nunca se acaba. Trae pacá chico. Sigue frotando…
La cosecha de mujeres nunca se acaba.

+++

Purgatorio

Hoja de Ruta 2 – Purgatorio – Aero Club Vesuvio – San Gennaro de Napule – Campania (2001)

+++

3365

Anuncios