16. Cambio Bases

por lofredo

Versión Digital Versión Impresa

Cuando el Reta pasa de los popsicles en las estepas de Ucrania a las llantas lisas de la Africana se da cuenta de que le está dando el MPD light, la polifuncionalidad leve, el recurso de la disociación selectiva, eso que en los ensayos puede sucederle a los actores cuando se les cruzan los personajes; y pasa con buenos actores, no crea que sólo a los bisoños. El MPD no es el tipo de comportamiento del Movimiento Popular Democrático de ningún lado. Aunque ahora que lo piensa, quién sabe. Se trata del Multiple Personality Disorder del que hay tantas subespecies que uno se pregunta para qué le ponen nombre.

Sucede que ciertas personas incorporan a su reservorio de cuadros de interpretación y comportamiento paquetes enteros armados con retazos complementarios recogidos en el camino de la vida, camino que en el caso del Reta ya es largo y con la sazón que al comensal más le entretenga. Generalmente el Reta se queda en dos o tres paquetes de personalidad que le dan resultado en el marco del viaje. Tranquilo, medio lento, pocas palabras, desinformado, feliz rodando, con ocasionales despertares del libido, y así. Es como con los personajes del género espionaje. Cuando adoptan una identidad operativa, tienen que dejar un caudal de manierismos y de información en una especie de coma profundo para que no le escupa el asado del que se alimenta el presente.

El Reta no es espía ni es actor. Es más una aspiradora a la que nunca le cambiaron la funda. Adentro tiene de todo. Entonces, y con el mayor respeto, por supuesto, rogamos al distinguido que acepte nuestras disculpas por esta interrupción en el sagrado punto de vista del espectáculo: no se deje distraer por los ocasionales monólogos interiores sobre holocaustos, sindicalistas ladilla, deslices leninistas y demás fugas del personaje que nuestro querido Reta no controla del todo, véalas como lo que son: polvorientas apariciones momentáneas de algún paquete que al Reta le vomita su antiquísima aspiradora Electrolux, como la que usó Graham Greene para ilustrar los misiles soviéticos en Cuba. Y ahora, un fuerte aplauso para nuestro querido protagonista, ¡Don Aparicio Retaguardia…!

Gracias queridos amigos, hablábamos de medidas de proporción para evaluar la atención merecida por las desgracias individuales o colectivas que son ingrediente y condumio del trajín cotidiano, ¿no?

Como la anual visita del Señor Presidente de Colombia a Riohacha para asistir a la misa en el día de la Virgen de los Remedios, divina patrona de los Guajiros durante medio milenio. O como el Holocausto MiniMax de Israel en Gaza en Enero de este año. A esas cosas se refiere uno.

+++

Cementerio Wayuu – Santiago Harker

El restaurante de Américo está lleno. No queda una sóla mesa libre. Se siente la cercanía del prójimo que habla, ríe, bebe y come.  Las conversaciones dan vueltas de carrusel en el espacio auditivo. Una se acerca como lo haria el caballito y otra se aleja como la jirafa, aparece Dumbo el orejón junto a la carroza de Cenicienta. Cada puesto del carrusel pasea una conversación. Todas se creen privadas.  El Reta las oye todas en cada vuelta de calesita.  Puede hacerlas callar pero no se esfuerza lo necesario.

El Presidente viene de Washington, donde conversó sobre Libre Comercio y Preferencias Arancelarias con los entendidos del Agáchate que te Globalizo. Y entramos en esto porque allá le hablaron de los sindicalistas y los N.N. – esos cuerpos no identificados que aparecen enterrados por ahí y a alguien se le ocurre poner una cruz de madera pintada de blanco y N.N. en negro, como para darle algo de dignidad al asunto –, hablamos de los que oficialmente fueron dados de baja por terroristas y resultaron ser los Cantores del Coro de la Catedral de Cartagena, los C.C.C.C. Y perdone que insista con los N.N., pero tenemos un alto porcentaje de amnésicos no imputables al Dr. Altzheimer en Nuestras Américas, a quienes se les ha borrado lo de los N.N., y así es, los tenemos en toda la América Nuestra y en buena parte de la escamoteada en varios nunca suficientemente bien lamentados momentos de geográfica distracción.

Pero siga amigo, y disculpe, que no quise interrumpirle. Quizás, no sé si se podría, pero por qué no organizamos un Concurso con el apoyo de la Organización de Estados Americanos, la OEA que le dicen, a ver cuál de los países miembros tiene más N.N. y no sé, si sale bien el primer año, se puede repetir, algo así como La Copa Libertadores, la de Toyota o la de Nissan, o la de Santander; disculpe, uno se olvida con tanto Banco Cuatro por Cuatro.

A New Beginning for a Dead End USA – Redwood Highway 1 – Northern California  –  Gino Lofredo (2008)

Con la Bestia de Texas en la Casa Blanca y con la Virgen de los Remedios en la Catedral de Riohacha. ¡Carajo! El Patrón de la Seguridad Democrática tiene un tigre entre la vejiga y la próstata y por la uretra le van a tener que sacar los rehenes, atados como matahambres, pero con alambre de púas.

Somos todos hijos del cuarenta y ocho, 1948. ¿Qué año maestro!  ¿Se acuerda? George Marshall manda los dólares a Europa y a nosotros nos inventa la OEA y nada menos que en Bogotá y cuando matan a Gaitán. La OEA para defendernos de los de siempre. Mireme estas fotos. Gastadas de tanto copiar pero siguen a los gritos. Mantel Blanco y en bandeja de plata la OEA. Gaitán muerto.  Liberales encendidos. Y ésta, mireme bien esta foto. El del sacón largo sobre los hombros dicen que es Alfredo Guevara, el del cine, del ICAIC, vea si ya entonces plantaba su pose de ¿claro que soy y qué?. Revolucionario.  El cabezón alto al frente, el que mira fijo a la cámara. Fidel de veintitantos. Federación de Estudiantes de Cuba. Y el otro que ya no está. Cuarenta y ocho y cuarenta y nueve. Mao, Gandhi, Gaitán, Perón, Nasser.

+++

1948 – Jorge Eliécer Gaitán: Yo no soy un hombre, soy un pueblo

+++


Impreso el 13 de Agosto del 2007 – Fechas – G. Lofredo (2009)

+++


El Reta necesita pellizcarse con un bajativo de hierbas y un tinto fuerte. Se marea con el merengue al que se menean, pegaditos, el sexo con la muerte, sobre la mesa, entre las copas y el resto de bigotes batuta del camarón al ajillo, sal, páprika, mantequilla y limón. Es que son tantas las voces y los discursos, de tropicales ritmos, tan bien sustentados, hasta simpáticos y convincentes, que al Reta se le mete todo junto a la pelea de gallos, donde cuando se descuida le sacan a picotazos los ojos y otras cosas que uno debe tratar con cuidado. Y acá viene el patín del Washington Post recién salido de la aspiradora. Una de esas voces que gracias al MPD, el reta puede escuchar.  Porque aunque usted no lo crea, pasó en Washington unos años, enderezando entuertos:

¡Quién no conoce el Washington Post! Claro que lo conocen: esa sala de redacción donde Robert Redford y Dustin Hoffman hablaban por teléfono con informantes de voz profunda, tomando nota en cuadernillos alargados y tecleando como obsesos, con cara de estamos cambiando la historia, a horas transpacíficas. Ese Washington Post. Uno lo menciona porque si le digo que lo que le cuento me lo dijo el queridísimo colega y amigo con quien podemos no estar de acuerdo pero siempre con cariño y demás, usted me va a decir que El Informador Guajiro no es una fuente que se pueda usar acusativamente en un juicio imperial contra la familia Drummond, que contribuye regularmente al Comité Nacional Republicano del Estado de Alabama, sede histórica y legal de la empresa carbonífera que nos concierne.

Este juicio fue impulsado, además, por una trenza de abogados comunistoides y judíos de los Estados Unidos, con oficinas internacionales de sindicatos de industrias caducas de Pittsburgh y Detroit, con activistas de corte Humanista del Debido Proceso, nada menos que con familiares de dirigentes del Terror Marulando, enmascarados detrás del derecho a la negociación colectiva por la vía Sindical; y súmele a esto, escuche bien, familiares directos, es decir uterinos y de sangre, de los mismos caballeros que murieron en un fuego cruzado, que coincidió, allá, hace tiempo, con un tire y afloje por detalles del contrato de trabajo de cuatro o cinco mil, muy, pero muy, agradecidos empleados de la empresa, quienes, si no trabajaron con nosotros, estarían paseando chivos por el desierto y enterrando y desenterrando a sus muertos.

+++

+++

Transiciones Truculentas – Morphing Bush-Obama – Construcción Gino Lofredo (2008)

+++

El Washington Post. No deje que me distraiga, ¿me oye? Y la Associated Press, bueno, usted sabe cómo son esos. Una de cal y una de arena. Pero ahí está y se lo paso traduciendo lo que puedo, y lo que no, usted, que es persona viajada y que conoce muchas lenguas, me va a entender. Esto es de ahorita no más, vea, julio 13 de 2007: a la Drummond le tienen los faroles puestos en el Juzgado Federal de Birmingham por el asesinato de los sindicalistas. Mire que son pendejos los gringos. Llevan a juicio a una empresa de ellos mismos por supuestos abusos cometidos en otro lado, en este caso nada menos que en La Guajira de nuestra golpeada patria vallenata.

Dice este cabroncito del Washington Post, de nombre Juan Forero, y el otro, un tal Néstor Silva, latinos de segunda aceitados por los que Chávez tiene ahí mismo haciéndole el lobbying, usted me entiende, la franela. Porque hasta los de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso reciben los testimonios de los involucrados. Son cosa seria, estos pendejos, con el Debido Proceso. Claro que en la cámara baja son todos demócratas, liberales, pero ojo con esos, que en cualquier momento se destapan. Dicen estos que Drummond y Uribe van de la mano. Chocolate por la noticia. Y acá, vea, ese hijueputa de Rafael García, el de inteligencia militar y del DAS, el que puenteaba con la DEA, los del POPA, los del satélite. ¿Se acuerda? Aja, esos mismos. Esos que nos injuriaron al Coronel Hernán. Que anda mal de salud, ¿sabía? Sí, no sabe con quién está y habla pura paja. Mal anda el amigo Mejía.

Mire si serán estos: acá le hacen decir al Edwin Guzmán, un Sargento trabajador; pero vea lo que le hacen decir estos del Post: que los Drummond sabían perfectamente con quién trabajaban, y que pagaron $300,000 por los favores para la Auto Defensa. ¿Qué va? Con eso no compran ni refresco. El Rodrigo Tovar cobró cien mil por mes, fijo, durante siete años. Siete por doce, millón y medio al año. Más puntual que la jubilación. Y para el Jorge 40 eso era caja chica. Porque el negocio serio era sacar la mercadería a donde va el carbón. Diez blancas entre cincuenta mil de carbón no las huele ni Super Can, ni el Perro volador. Ese, cuando no tiene la capa puesta, debe ser periodista. Seguro maestro. Esto está jodido. En cualquier momento se lo llevan al Jorge 40 para algun centro de rehabilitación cinco estrellas, allá mismo. Para que se callen los perros y la brisa se lleve la pendejada.

Vea, y acá lo ponen con nombre y apellido: el que empuja el asunto por este lado es el indio de mierda éste que se metió de Fiscal, el Aguarán, ese que dicen que es bicicleta, y el Alfonso Palacio. Ese tiene que cuidarse, que el ambiente está caldeado. Acá lo citan al Aguarán: Que masacramos gente. Que los trozábamos. Que los dejábamos botados por los caminos. ¿Y qué quieren estos carajos? No se puede comer al animal entero. Y tampoco vamos a darles cristiana sepultura y con misa recordatoria, ¿no?

Antes de que me olvide: lo del Hombre de la Carga es esta noche, hacia la madrugada. Está arreglado. Parecerá, como siempre, que son los farcos en moto y con uno de afuera. Creo que Venega o Che. Da lo mismo. Con la chatarra vamos juntos y tas por tas. Lo justo, justo es. ¿Estamos? Cuando sepan que los van a vacunar, se cagan y el contrato sale blandito. Todos contentos.

Oiga, y cambiando de tema: ¿Qué me dice de lo de las Indulgencias? Estuve viendo el formulario que hay que llenar. Fácil está. Le dije a mi secretaria que  tenga unos cuantos listos para cuando abran la licitación. ¿Pilas el Papa no?

Pope Benedict XVI  –  Oil on canvas, Antonella Cappuccio (Italian, b. 1946)
Commissioned in anticipation of the pope’s first U.S. visit in April 2008, the painting causes one to reflect on the first encyclical letter by Pope Benedict XVI Deus Caritas Est (God is Love) and the New Testament parable of the good Samaritan (Luke 10:25-37).

+++

En Defensa del Libro  (ca. 1959)

+++

Fotos Camilo Rozo: Festival del Vallenato Francisco el Hombre
Riohacha – La Guajira – Febrero 2009

+++