Complicame la Trama, Baby

por lofredo

boca-de-tren-va-1

El Hombre de la Carga – Boca Engancha Vagones – Ferrocarril El Cerrejón
La Guajira – Foto Gino Lofredo (2009)

+++

La noche del día de los trenes y el carbón recién empezaba. Afuera, las calles se encendían y el comercio vespertino se aceleraba con el aire fresco. Había un cuarto creciente con lucero centrándose en el cielo desde el Noreste.

Drogas. Las farmacias son las más activas: cremas de noche, plancharrulos, despellejantes, toallas sanitarias, fungicidas, codeína en jarabe de fresa para soñar sin toser por la felicidad del agua potable y un puesto fijo en el plantel de la mina. Antibióticos. Arde cuando meo. Se me va en diarrea. Flema con sangre. Corte agusanado. La Vespertina, la Favorita, la Celeste, la Poderosa, la Verraca, la que piden los maduros de guayabera fina, calzado al lustre y bien cacheteados con aftershave, mejillas, nalgas y entrepiernas. Viagra y Agua Brava.

Algunos la piden a voz en cuello y unos forros Equis Ele, no vaya a ser qué. Los tímidos culposos examinan los shampús y la vitrina de suplementos vitamínicos Natura Sana, esperando de reojo que se despeje el mostrador. Cabeza gacha, serios, Buenas Noches, Doctora, murmuran con apuro, Sildenafil, cuatro, y un desodorante Axe Musk. Las droguerías de Maicao, como toda farmacia de frontera bien puesta, ofrecen menú completo: para calmar dolores y angustias, dar y darse placeres necesitados y merecidos, y espantar los buitres que nunca andan lejos de los que viven del carbón en tierras de mar y aguardiente. Para lo que no se vende ni con receta siempre está la casa de fulano – timbre de parte de Janeth—o detrás de la tienda de víveres de la esquina de la plaza, sitios donde se da satisfacción al interesado.

El día de las supermáquinas y el cielo abierto se alarga como si fuera el último del viaje, o el primero de otro inicio, el principio del cierre. La mina desató el tiempo y trazó un circuito de escape confuso. La mina iba a marcar el inicio del retorno al campamento base. Era un agujero industrial preciso del hormiguero. El portal del reingreso a la ropa limpia, los cordiales canapés y BBC News.  Una oportunidad para ponerse serio y ordenar un cierre tolerable y merecido para la Barra Brava que lo acompaña desde el Sueño del Rescate hasta el Seco de Gasolina.

Pero no quiso ser fácil, porque al viejo le dieron un bastón que le alborota la serotonina y se deja llevar por donde apunta la Glándula Secreta.

Hay tanto pendiente. El Reta se pregunta si se estará inventando la atracción animal que siente por la Doctora Ercilia Maberek, aunque título y nombre no pesen en el tema. ¿Será inducida? ¿Le habrán metido una burundanga de escapolamina en el anisado de bienvenida? Unas gotitas de leche de floripondio, estimulante solvente de la voluntad de resistir y la prudencia en el camino. ¿Será recíproca? Las apariencias engañan. Siempre las apariencias. Se repite: Hay que respetar los tiempos. No apresurarse. Tranquilo el pingo. Están ahora a punto de un tercer encuentro que, la prudencia indica, poco o nada tiene de fortuito.

tres-ercilias-rev

Ercilia Maberek – Photo by Richard Fariña –  (Riohacha – La Guajira – 2007)

+++

¿Cómo se sentirá tener semejante poder de seducción sobre el prójimo? ¿Lo tuvo él alguna vez? La habilidad, el don, la maldición. Lo que logró Grenouille con sus perfumes: que lo devore una turba enamorada. El Reta quiere ser turba y ser devorado. Las dos cosas como bicicleta. A mediados del siglo veinte, una cantante de ópera le dijo, después del acto, que él tenía el abdomen perfecto, con los tres pliegos firmes entre ombligo y pubis, y el miembro como un neonato recién lactado, en paz. Prohibido actualizar la descripción. Concéntrate en los ojos. Los labios. El aroma.

Ercilia. No le suelta los ojos. El viejo oye, huele, asiente y anticipa esencia vaginal. Rejuvenece. El salonero, que sigue el asunto con atención, lo nota y constata. La piel más tersa. Párpados más alertas. Gradual blanqueado dental. Floja la correa de cintura. El bastón tallado apoyado en el ángulo de punta de mesa y pared.

Ercilia se ríe y dice que quiere ser Dios: “Imagínatela justo antes del principio. Ella Sola y en Nada. Big Bang y Zás: galaxias, tarántulas, gravedad, cebiche marinero, Debido Proceso. ¡Eso sí es tronar! ¡Qué polvo! ¡Qué parto! Ercilia se identifica con el Absoluto Femenino. Super Hembra. Super Mamá. Diosa, Mujer, Musulmana, Guajira y Juez. ¡Juemá Compai!

Trata de prestar atención: “El Debido Proceso requiere una suspensión temporal de la desigualdad de poder entre las partes”. No debe distraerse con el cuero negro mate, como guante de cabrerilla, tensado por los pechos. Las uñas. Los dedos. El cabello castaño rojizo. Color imposible. Perfecto. Él se confesaría culpable con Debido Proceso o sin. Castígueme Doctora, pégueme en las nalgas con las hebillas de ese sostén negro que me exige la mirada. Cláveme los tacos de sus botas donde más le provoque. ¿Algo especial que puedo hacer por Usted? Ya sabe, a la orden. Quemaduras de grado entre las piernas.

Tiene razón Ercilia, un Dios masculino es trivial si se compara, Bango Bongo. Se da vuelta y siesta de espalda a lo desencadenado. Arréglense y no me jodan… Ercilia, en cambio, como encarnación del Femenino Absoluto, Ercilia, segundos después del Gran Coito Cósmico, estaría listando los seguimientos indispensables: sazonar la sopa primordial. Cocinar a fuego lento. Cambiar fusibles. Selección de moléculas promisorias. Revisar diseños oculares.

Ercilia retoma su proyecto de la semana: dar educación judicial y política al trashumante motociclista erotizado. Palabra con Teta entra.

No hablo de El Cerrejón. Esa es gente seria. Apoyan al Festival de Vallenato, pagan la jubilación de Francisco el Hombre, están con la Vieja Mello, la Cultura wayuu, creen en el cambio climático, el socialismo del siglo XXV, les gusta Obama. Esto que te cuento lo hizo y hace la Drummond Mining Company y su carbonera no tan visitable de La Loma. ¿La Loma? Del otro lado del monte. También tienen tren y puerto propios, y barcos, no creas que es cualquier cosa.

Ercilia habla de todo, come ostras asadas, bocadillos de cangrejo y vino blanco mendocino. El Reta escucha con ciega fascinación y concuerda, sobre todo, con lo que no entiende. Está en autodeclarada luna de miel. Tiene calentura afectiva. Repentino deshielo primaveral. Desborde de cauces con descuentos tercera edad y mayor para mayores. Pero en el aparente desorden de la Doctora cada oración es un flechazo al centro. Cero puntada sin hilo. Algo se prepara en el Debido Proceso.

No habla por soplarle al viento. Arenga en favor de cierta conducta: precisa, puntual, inminente. Algo se trae. Aunque la urgente, impostergable y justa intervención no se deja identificar a través de los lentes empañados de serenata con mariachis y acordeón de Aparicio Retaguardia, viajero, motociclista, admirador infantil de ferrocarriles, la exactitud astronáutica y la armonía de los puentes colgantes. Simpático, pero tampoco para tanto…

Hojas de Ruta es una novela ilustrada de viajes y aventuras. Su autor Gino Lofredo logra con sorprendente acierto, ironía y desopilante humor cruzar las fronteras entre géneros y construir un producto único. Hojas de Ruta tiene la potencia de un híbrido: fotos, mapas, ficción, hechos reales y voces ricas en individualidad que transcurren por conexiones temporales e inesperadas. Candide en la Tercera Edad rodando en Moto por Colombia y América Latina. ¿Quién es Aparicio Retaguardia? Un doble agente, un ingenuo reportero, un solitario motociclista jubilado, una versión senil de Tintín, o un Papá Noel que recorre América Latina sobre dos ruedas: Don Aparicio es todo ello, y a la vez, ninguno. Hojas de Ruta gira en torno al viaje que realiza este personaje tras aceptar una riesgosa misión, desde el sur equinoccial de Colombia hacia el desierto de La Guajira, hasta la frontera con Venezuela. En los distintos sitios de arribo, Aparicio tiene la sabiduría de un palabrero Wayuu y la ironía de un diablillo que hace autopsias en vivo a los engaños del mundo criollo. Solamente estos rasgos esquizoides permitirán transmitir con fidelidad enrevesada las facetas de un continente. Hojas de Ruta sobrepone a la linealidad del viaje, las realidades paralelas de la memoria y las curvaturas del tiempo mostrando en Colombia algunos rostros de América Latina: violencia mercenaria, gente asombrosa y geografía imponente… Las aventuras de Don Aparicio evocan a la distancia a Candide, a Kerouac, al Easy Rider de Dennis Hopper y Jack Nicholson y al filósofo de Zen y el Arte de la Mantención de la Motocicleta. Todo desde una cuarta edad que no se resigna.

Hojas de Ruta – Edición Completa

Adquiere este Libro en:AMAZON.COM Índice1. Portal de las Estrellas
2. Cruz del Sur
3. El Desierto Protector
4. Pijao de Oro y Almanaques
5. El Mago de Palmira
6. Maicao: Testigos Presenciales
7. Pájaro Rengo
8. Inolvidable Portete Bahía
9. Fuga de Acordeones
10. Pase sin Compromiso
11. Mecánica Sócrates y Juventus Spa
12. My Favorite Things
13. Mandrágora, Almizcle y Sándalo
14. Santa Gaza de Palestina
15. Complícame la Trama, Baby
16. Cambio de Bases
17. Le Business Model del Secuestro
18. Trastienda de Arenas Betancourt
19. Fantasías de Medellín
20. Trastienda de Fangio
21. Fondo de Ojo, Confesión en Seco
22. El Almirante, las Perlas y el Fraile
23. Pueblo, Riel y Carbón
24. Cambia, Todo Cambia
25. Despiste de Madrugada
26. Piernas, Cintura y Arrastre
27. La Trastienda de Satanás
28. Acople, Credos y Padre Nuestros
29. El Triangular de Job
30. La Máscara Roja
31. Precisas Instrucciones
32. Rapsodia de Sísifo
33. El Gran Escape
34. Gasolina Express
Adquiere este Libro en:AMAZON.COM

AMAZON.COM

ReadOnTime

TodoeBook

Librerías NORMA

Excelente factura, recopilación y combinación de material gráfico de distintas épocas y un texto bastante novedoso y arriesgado que muestra una visión del mundo de un viajero inquieto y que va más allá de la simple descripción de los hechos. Una obra de la que me encantaría conocer su presentación impresa…

Gino Lofredo nació en Argentina en 1948. Desde1963 vivió en California y cinco años más tarde se graduó de ingeniero industrial en la Universidad de Berkeley. Se especializó en relaciones internacionales en Johns Hopkins SAIS. Ha sido corresponsal en Washington DC, México y América Central para Le Monde Diplomatique, Latin American Newsletters, El Día, Uno Más Uno y El Periodista de Buenos Aires. Ha dedicado parte de su vida al trabajo en emergencias complejas en América Central, el Caribe, países andinos, África Austral y Madagascar. En 1988 publicó su primera novela, Obediencia Debida, luego Tráfico de Identidades (1991) y Conjunto Privado (1998). Lofredo es motociclista y, desde 2002, recorre América del Sur entre Tierra del Fuego y la Península Guajira en su Africa Twin XRV750. A raíz de estos viajes nace su cuarta novela: Hojas de Ruta.
Índice:
1. Portal de las Estrellas 2. Cruz del Sur 3. El Desierto Protector 4. Pijao de Oro y Almanaques 5. El Mago de Palmira 6. Maicao: Testigos Presenciales 7. Pájaro Rengo 8. Inolvidable Portete Bahía 9. Fuga de Acordeones 10. Pase sin Compromiso 11. Mecánica Sócrates y Juventus Spa 12. My Favorite Things 13. Mandrágora, Almizcle y Sándalo 14. Santa Gaza de Palestina 15. Complícame la Trama, Baby 16. Cambio de Bases 17. Le Business Model del Secuestro 18. Trastienda de Arenas Betancourt 19. Fantasías de Medellín 20. Trastienda de Fangio 21. Fondo de Ojo, Confesión en Seco 22. El Almirante, las Perlas y el Fraile 23. Pueblo, Riel y Carbón 24. Cambia, Todo Cambia 25. Despiste de Madrugada 26. Piernas, Cintura y Arrastre 27. La Trastienda de Satanás 28. Acople, Credos y Padre Nuestros 29. El Triangular de Job 30. La Máscara Roja 31. Precisas Instrucciones 32. Rapsodia de Sísifo 33. El Gran Escape 34. Gasolina Express.

titanoboa-cerrejonensis-africana-5

Titanoboa Cerrejonensis (58 Million Years BCE)
Art work: J. Bourque, University of Florida – Riders: Lofredo, Viteri, Arboleda (2009)

Los paleontólogos descubrieron restos fósiles de serpientes, cocodrilos y tortugas de proporciones gigantescas en espacios profundos de la formación carbonífera de  El Cerrejón, que se extiende desde la Sierra Nevada de Santa Marta, en Colombia, hasta las riberas del Lago Maracaibo, en Venezuela. La reconstrucción de imágenes a partir de los fósiles y las impresiones óptico moleculares en Molibdeno 366 ponen en perspectiva el tamaño del megareptil  Titanoboa Cerrejonensis. Los científicos deducen que la boa pasaba la mayor parte de su vida en el agua o cerca del agua que saturaba entonces esa zona de extrema humedad y altas temperaturas, y que hoy es mayormente desértica. La siguiente fotografía contrasta el tamaño del mayor Pitón contemporáneo con la vértebra fosilizada de la Titanoboa Cerejonensis encontrada en las vetas carboníferas profundas de El Cerrejón.
Geológicamente, la abundante flora y fauna del sitio original de El Cerrejón constituyó la materia prima en la formación de las actuales reservas carboníferas de la región. Ninguna  expedición paleontológica realizada hasta el presente encontró indicios de artefactos industriales ni de humanoides motocilistas entre los fósiles. Una disfuncionalidad fotocuántica en las cámaras de tiempo alterado, asociada con la saturación de humedad y las altas temperaturas en el interior de la mina, se identifican como causantes de la baja opacidad y demás distorsiones en las imágenes tomadas durante los traslados témporo-sensibles. Las excavaciones en Colombia fueron organizadas conjuntamente por Carlos Jaramillo, científico de planta del Smithsonian Tropical Research Institute de Panamá, y Jonathan Bloch, curador especializado en paleontología vertebral en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Florida, corresponsales del desentierro de los restos fósiles de la serpiente nombrada Titanoboa Cerrejonensis.

python-titanoboa-vertebra

Live Python over fossil vertebrae of Titanoboa Cerrejonensis Getty Images (2009)

+++

Dice Ercilia Maberek: Hablamos de Gary Neil Drummond y Chiquita Banana. Una pareja magistral. Dinastías. Ciénaga, Magdalena, 1928. Valledupar, César. Nuevo siglo. Borra y va de nuevo. El Debido Proceso. Multaron a Chiquita en Washington, 25 millones por contratar la baja con prejuicio extremo para los sindicalistas. Drummond hizo lo mismo pero zafó sin multa, tachando a los testigos de estar billeteados por los sindicatos de allá: los United Mine Workers, los Steel Workers of America, la AFL-CIO. Mineros, acero, la Gran Confederación, fósiles de las buenas intenciones, duros y calientes de la Guerra Fría. Imagínese la    AFL-CIO. American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations.

El Reta parpadea buscando desempañar lentes, soplar la neblina. Hala de la cuerdita que arranca el generador portátil que debe estar ahogado en combustible. Bujías en escabeche. Un generador Toshiba para encender un foco, tirarle una chispa a la memoria. Algo que ayude a distinguir entre la AFL-CIO y Soda Stereo, entre la Guacharaca y el Comintern. Entre Estalin y Está linda la Moto.

El Reta nota que el blanco mendocino que toma Ercilia es de las Bodegas Nofal. Cómo habrá llegado el Turco Nofal a sembrar viñedos entre los Andes y la Patagonia. No puede ser casual que los paisanos de Maicao se lo vendan a los infieles y a los renegados. Genios para el comercio, los turcos. Recuperar acequias abandonadas. Como en Líbano. Acequias pre-desbarajuste abandonadas cuando la Conquista.

Chiquita Banana pagó y dijo, casi textualmente, por el culo con las bananas, los paras y los macacos con turbante; por el culo con los patacones, paracos, farcos, polos, uribios y díscolos, pedófilos y permanganatos. Cogemos los peroles y las semillas transgen y vamos con la música a otra parte, de farra para Sri Lanka, a Vietnam, o Birmania, o donde mejor mamen y menos hablen. Coloniales Cascos de Corcho. Fusta rápida. Botas lustradas con saliva obediente. Espejo de renovadas oportunidades para la fructífera acumulación.

salgado_dispute

Sebastián Salgado – Garimpeiros del Oro – Serra Pelada – Brasil (1986)
En la mina a cielo abierto de Serra Pelada trabajaban cincuenta mil personas. Producían hasta 75 toneladas al año. Los ingresos de esa exportación cubría una pequeña parte del interés de la deuda externa de Brasil en esos años. No hay datos del número de muertos diarios durante 1986.

+++

El Drummond, en cambio, se quedó y sigue con La Loma y el carbón, comprando, inventando o despachando dirigentes, sindicatos y simulacros de social sensibilidad y poli cultural colorido escolarizado. Señala personas y tareas: pago contra cumplido a las mariposas todo propósito. Mercos cebados a morir por dominios y extinciones. Brotes sorpresa, Piñata de las esporas dispersas a uno y otro lado del capitalino cinturón; Centurión en Jefe, Dominatrix Homunculus; Mariano, Trinitario y Virginal. Roedores de ocurrencias de la franquicia extorsiva del momento y sigue el desfile. 17 dirigentes tostados en lo que va del año. 4 por mes. 400 en 7 años. 3 mil desde el 86. ¿A vos te gustan los números no? Y esto se cruza con El Cerrejón, donde en estos días… ¿Me estás escuchando querido?

Cuando le tiran números se pone autista. Como Dustin Hoffman en Rain Man. Bueno para contar piojos en chucho. Un dirigente sindical tiene un dos por ciento de probabilidad de que lo den de baja antes de fin de año. El tripulante israelí norteamericano de un caza bombardero en operaciones sobre Gaza, Irak o Afghanistán tiene certeza total de brindar con champagne el próximo 31 de diciembre. Cojones en su sitio, los compañeros colombianos. Honestos por fuerza. No les queda tiempo para negociar, entregar y cobrar. No se acomodan y se los cargan. 97% impunidad. 2% chivo expiatorio. Un matador o se va con beca a sacar el doctorado. Debido Proceso.

Digo que en estos días, acá cerca, ahora mismo de hecho, se retuercen pescuezos y repartos del nuevo y costoso Gran Contrato País Trabajo y Cuentos Nacionales. Justo y necesario en realidad. 600 despedidos y quieren sacar 600 más. La ley del espiral. La opción es vender chancletas chinas y jabón de Calcuta en el Mercado Nuevo. Vacunarse con las Águilas Piojosas, Rastrojos, Chamitos, Metemonos, los que roban en combo anunciando el Día de la Urbana Pulcritud.

¿Sabes por qué se quedó la Drummond Mining, cuando la British y la Chiquita se fueron? Por el hijo del patriarca, Drummond el viejo. No por el que ahora subcontrata mercosicarios para ablandar sindicatos, el del Honoris Causa de University of Alabama, el generoso sustento del Comité Nacional Republicano. El patriarca quiere seguir acá porque tiene un hijo guajiro con la única mujer que amó realmente y aún obedece. Madre, médico y pilar sabio en toda la Península, desde Riohacha a Maracaibo. De apellido napolitano por un bisabuelo que guerreó contra la conquista, respetado por honesto y tenor entusiasta que metió algo de la picadura de tarántula en el vallenato guajiro. Peter Mondragón es hijo del patriarca fundador de la Drummond. Acordeonero de luna llena y apoyo callado de los jóvenes que encendieron la palabra y el son; ovaciones y ahora, pasado el revoltijo de la novedad, en el olvido.

salgado-oro-brazil-sepia

Sebastián Salgado – Garimpeiros del Oro – Serra Pelada – Brasil (1986)

Y además querido, anota bien esto: ambulante Gitano de la Moto, beduino sin rumbo. Un poco como vos pero más informado, más comprometido… ¡Carajo, qué arruinadas están las palabras! Un Bruno Díaz de Maicao, Manaure y Puerto Perlas. Murciélago enmascarado al que acuden los que el maltrato les espesa demasiado la neblina. Ercilia. Afíliame. ¿Dónde Firmo?

El Reta oye los flujos del Femenino Absoluto y titubea. De un rincón de reserva neuronal saca de Alerta Mínima el Memegén Muerte por Plata que al instante disuelve libido y revierte la corriente: Insensata e importuna contracción muscular expulsa sangre del tejido esponjoso y se desinflan las cavernas. Como por magia, se poza sobre su frente un diminuto picaflor de prolija lucidez. A la izquierda del escenario, semioculto por el telón de pana, ríe el payaso pintarrajeado de la disfunción eréctil. Sin apuro para no llegar blando y babeado al Divino Acceso. Esa es la consigna del Esfuerzo Popular y Prolongado.

¡Coño! Le tratan con acupuntura sindical la primera erección promisoria del siglo, la de casi toda su primera década, que ya termina, precoz, mediocre, de penas opacas, hablando sola y sin gloria, chateando con el espejo. Desencanto después de los milenarios miedos y esperanzas. Porque si uno va a pontificar sobre Desgracia Histórica y Humanas Condiciones, hay que poner las cartas de un Nagasaki, algún Crematorio Ecuménico, algunas decenas de millones de irritantes desechables hechos chupete helado, en la estepa Euroasiática. ¿Qué son mil sindicalistas más o menos? Como la ladilla son. No hay cómo quitárselos cuando prendieron entre el público.

Las llantas de la Africana se están poniendo lisas. Más la de atrás. Poner nuevas. Averiguar dónde.

Cuando el Reta pasa de los popsicles en las estepas de Ucrania a las llantas lisas de la Africana se da cuenta de que le está dando el MPD light, la polifuncionalidad leve, el recurso de la disociación selectiva, eso que en los ensayos puede sucederle a los actores cuando se les cruzan los personajes; y pasa con buenos actores, no crea que sólo a los bisoños. El MPD no es el tipo de comportamiento del Movimiento Popular Democrático de ningún lado. Aunque ahora que lo piensa, quién sabe. Se trata del Multiple Personality Disorder del que hay tantas subespecies que uno se pregunta para qué le ponen nombre.

Sucede que ciertas personas incorporan a su reservorio de cuadros de interpretación y comportamiento paquetes enteros armados con retazos complementarios recogidos en el camino de la vida, camino que en el caso del Reta ya es largo y con la sazón que al comensal más le entretenga. Generalmente el Reta se queda en dos o tres paquetes de personalidad que le dan resultado en el marco del viaje. Tranquilo, medio lento, pocas palabras, desinformado, feliz rodando, con ocasionales despertares del libido, y así. Es como con los personajes del género espionaje. Cuando adoptan una identidad operativa, tienen que dejar un caudal de manierismos y de información en una especie de coma profundo para que no le escupa el asado del que se alimenta el presente.

El Reta no es espía ni es actor. Es más una aspiradora a la que nunca le cambiaron la funda. Adentro tiene de todo. Entonces, y con el mayor respeto, por supuesto, rogamos al distinguido que acepte nuestras disculpas por esta interrupción en el sagrado punto de vista del espectáculo: no se deje distraer por los ocasionales monólogos interiores sobre holocaustos, sindicalistas ladilla, deslices leninistas y demás fugas del personaje que nuestro querido Reta no controla del todo, véalas como lo que son: polvorientas apariciones momentáneas de algún paquete que al Reta le vomita su antiquísima aspiradora Electrolux, como la que usó Graham Greene para ilustrar los misiles soviéticos en Cuba. Y ahora, un fuerte aplauso para nuestro querido protagonista, ¡Don Aparicio Retaguardia…!

Gracias queridos amigos, hablábamos de medidas de proporción para evaluar la atención merecida por las desgracias individuales o colectivas que son ingrediente y condumio del trajín cotidiano, ¿no?

Como la anual visita del Señor Presidente de Colombia a Riohacha para asistir a la misa en el día de la Virgen de los Remedios, divina patrona de los Guajiros durante medio milenio. O como el Holocausto MiniMax de Israel en Gaza en Enero de este año. A esas cosas se refiere uno.

+++

wayu-hark-cementerio

Cementerio Wayuu – Santiago Harker

El restaurante de Américo está lleno. No queda una sóla mesa libre. Se siente la cercanía del prójimo que habla, ríe, bebe y come.  Las conversaciones dan vueltas de carrusel en el espacio auditivo. Una se acerca como lo haria el caballito y otra se aleja como la jirafa, aparece Dumbo el orejón junto a la carroza de Cenicienta. Cada puesto del carrusel pasea una conversación. Todas se creen privadas.  El Reta las oye todas en cada vuelta de calesita.  Puede hacerlas callar pero no se esfuerza lo necesario.

El Presidente viene de Washington, donde conversó sobre Libre Comercio y Preferencias Arancelarias con los entendidos del Agáchate que te Globalizo. Y entramos en esto porque allá le hablaron de los sindicalistas y los N.N. – esos cuerpos no identificados que aparecen enterrados por ahí y a alguien se le ocurre poner una cruz de madera pintada de blanco y N.N. en negro, como para darle algo de dignidad al asunto –, hablamos de los que oficialmente fueron dados de baja por terroristas y resultaron ser los Cantores del Coro de la Catedral de Cartagena, los C.C.C.C. Y perdone que insista con los N.N., pero tenemos un alto porcentaje de amnésicos no imputables al Dr. Altzheimer en Nuestras Américas, a quienes se les ha borrado lo de los N.N., y así es, los tenemos en toda la América Nuestra y en buena parte de la escamoteada en varios nunca suficientemente bien lamentados momentos de geográfica distracción.

Pero siga amigo, y disculpe, que no quise interrumpirle. Quizás, no sé si se podría, pero por qué no organizamos un Concurso con el apoyo de la Organización de Estados Americanos, la OEA que le dicen, a ver cuál de los países miembros tiene más N.N. y no sé, si sale bien el primer año, se puede repetir, algo así como La Copa Libertadores, la de Toyota o la de Nissan, o la de Santander; disculpe, uno se olvida con tanto Banco Cuatro por Cuatro.

Hyped USA best 4

A New Beginning for a Dead End USA – Redwood Highway 1 – Northern California  –  Gino Lofredo (2008)

Con la Bestia de Texas en la Casa Blanca y con la Virgen de los Remedios en la Catedral de Riohacha. ¡Carajo! El Patrón de la Seguridad Democrática tiene un tigre entre la vejiga y la próstata y por la uretra le van a tener que sacar los rehenes, atados como matahambres, pero con alambre de púas.

Somos todos hijos del cuarenta y ocho, 1948. ¿Qué año maestro!  ¿Se acuerda? George Marshall manda los dólares a Europa y a nosotros nos inventa la OEA y nada menos que en Bogotá y cuando matan a Gaitán. La OEA para defendernos de los de siempre. Mireme estas fotos. Gastadas de tanto copiar pero siguen a los gritos. Mantel Blanco y en bandeja de plata la OEA. Gaitán muerto.  Liberales encendidos. Y ésta, mireme bien esta foto. El del sacón largo sobre los hombros dicen que es Alfredo Guevara, el del cine, del ICAIC, vea si ya entonces plantaba su pose de ¿claro que soy y qué?. Revolucionario.  El cabezón alto al frente, el que mira fijo a la cámara. Fidel de veintitantos. Federación de Estudiantes de Cuba. Y el otro que ya no está. Cuarenta y ocho y cuarenta y nueve. Mao, Gandhi, Gaitán, Perón, Nasser.

+++

Los del 48

1948  – De Archivos – Armado Gino Lofredo (2009)

+++


Gaitan 1000 pesos 1

1948 – Jorge Eliécer Gaitán: Yo no soy un hombre, soy un pueblo

+++


GAitan 1

Impreso el 13 de Agosto del 2007 – Fechas – G. Lofredo (2009)

+++


El Reta necesita pellizcarse con un bajativo de hierbas y un tinto fuerte. Se marea con el merengue al que se menean, pegaditos, el sexo con la muerte, sobre la mesa, entre las copas y el resto de bigotes batuta del camarón al ajillo, sal, páprika, mantequilla y limón. Es que son tantas las voces y los discursos, de tropicales ritmos, tan bien sustentados, hasta simpáticos y convincentes, que al Reta se le mete todo junto a la pelea de gallos, donde cuando se descuida le sacan a picotazos los ojos y otras cosas que uno debe tratar con cuidado. Y acá viene el patín del Washington Post recién salido de la aspiradora. Una de esas voces que gracias al MPD, el reta puede escuchar.  Porque aunque usted no lo crea, pasó en Washington unos años, enderezando entuertos:

¡Quién no conoce el Washington Post! Claro que lo conocen: esa sala de redacción donde Robert Redford y Dustin Hoffman hablaban por teléfono con informantes de voz profunda, tomando nota en cuadernillos alargados y tecleando como obsesos, con cara de estamos cambiando la historia, a horas transpacíficas. Ese Washington Post. Uno lo menciona porque si le digo que lo que le cuento me lo dijo el queridísimo colega y amigo con quien podemos no estar de acuerdo pero siempre con cariño y demás, usted me va a decir que El Informador Guajiro no es una fuente que se pueda usar acusativamente en un juicio imperial contra la familia Drummond, que contribuye regularmente al Comité Nacional Republicano del Estado de Alabama, sede histórica y legal de la empresa carbonífera que nos concierne.

Este juicio fue impulsado, además, por una trenza de abogados comunistoides y judíos de los Estados Unidos, con oficinas internacionales de sindicatos de industrias caducas de Pittsburgh y Detroit, con activistas de corte Humanista del Debido Proceso, nada menos que con familiares de dirigentes del Terror Marulando, enmascarados detrás del derecho a la negociación colectiva por la vía Sindical; y súmele a esto, escuche bien, familiares directos, es decir uterinos y de sangre, de los mismos caballeros que murieron en un fuego cruzado, que coincidió, allá, hace tiempo, con un tire y afloje por detalles del contrato de trabajo de cuatro o cinco mil, muy, pero muy, agradecidos empleados de la empresa, quienes, si no trabajaron con nosotros, estarían paseando chivos por el desierto y enterrando y desenterrando a sus muertos.

+++

obama-makes-history

+++

Bush Obama morphing 5x5 fullTransiciones Truculentas – Morphing Bush-Obama – Construcción Gino Lofredo (2008)

+++

El Washington Post. No deje que me distraiga, ¿me oye? Y la Associated Press, bueno, usted sabe cómo son esos. Una de cal y una de arena. Pero ahí está y se lo paso traduciendo lo que puedo, y lo que no, usted, que es persona viajada y que conoce muchas lenguas, me va a entender. Esto es de ahorita no más, vea, julio 13 de 2007: a la Drummond le tienen los faroles puestos en el Juzgado Federal de Birmingham por el asesinato de los sindicalistas. Mire que son pendejos los gringos. Llevan a juicio a una empresa de ellos mismos por supuestos abusos cometidos en otro lado, en este caso nada menos que en La Guajira de nuestra golpeada patria vallenata.

Dice este cabroncito del Washington Post, de nombre Juan Forero, y el otro, un tal Néstor Silva, latinos de segunda aceitados por los que Chávez tiene ahí mismo haciéndole el lobbying, usted me entiende, la franela. Porque hasta los de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso reciben los testimonios de los involucrados. Son cosa seria, estos pendejos, con el Debido Proceso. Claro que en la cámara baja son todos demócratas, liberales, pero ojo con esos, que en cualquier momento se destapan. Dicen estos que Drummond y Uribe van de la mano. Chocolate por la noticia. Y acá, vea, ese hijueputa de Rafael García, el de inteligencia militar y del DAS, el que puenteaba con la DEA, los del POPA, los del satélite. ¿Se acuerda? Aja, esos mismos. Esos que nos injuriaron al Coronel Hernán. Que anda mal de salud, ¿sabía? Sí, no sabe con quién está y habla pura paja. Mal anda el amigo Mejía.

Mire si serán estos: acá le hacen decir al Edwin Guzmán, un Sargento trabajador; pero vea lo que le hacen decir estos del Post: que los Drummond sabían perfectamente con quién trabajaban, y que pagaron $300,000 por los favores para la Auto Defensa. ¿Qué va? Con eso no compran ni refresco. El Rodrigo Tovar cobró cien mil por mes, fijo, durante siete años. Siete por doce, millón y medio al año. Más puntual que la jubilación. Y para el Jorge 40 eso era caja chica. Porque el negocio serio era sacar la mercadería a donde va el carbón. Diez blancas entre cincuenta mil de carbón no las huele ni Super Can, ni el Perro volador. Ese, cuando no tiene la capa puesta, debe ser periodista. Seguro maestro. Esto está jodido. En cualquier momento se lo llevan al Jorge 40 para algun centro de rehabilitación cinco estrellas, allá mismo. Para que se callen los perros y la brisa se lleve la pendejada.

Vea, y acá lo ponen con nombre y apellido: el que empuja el asunto por este lado es el indio de mierda éste que se metió de Fiscal, el Aguarán, ese que dicen que es bicicleta, y el Alfonso Palacio. Ese tiene que cuidarse, que el ambiente está caldeado. Acá lo citan al Aguarán: Que masacramos gente. Que los trozábamos. Que los dejábamos botados por los caminos. ¿Y qué quieren estos carajos? No se puede comer al animal entero. Y tampoco vamos a darles cristiana sepultura y con misa recordatoria, ¿no?

Antes de que me olvide: lo del Hombre de la Carga es esta noche, hacia la madrugada. Está arreglado. Parecerá, como siempre, que son los farcos en moto y con uno de afuera. Creo que Venega o Che. Da lo mismo. Con la chatarra vamos juntos y tas por tas. Lo justo, justo es. ¿Estamos? Cuando sepan que los van a vacunar, se cagan y el contrato sale blandito. Todos contentos.

Oiga, y cambiando de tema: ¿Qué me dice de lo de las Indulgencias? Estuve viendo el formulario que hay que llenar. Fácil está. Le dije a mi secretaria que  tenga unos cuantos listos para cuando abran la licitación. ¿Pilas el Papa no?

Pope Benedict XVI

Pope Benedict XVI  –  Oil on canvas, Antonella Cappuccio (Italian, b. 1946)
Commissioned in anticipation of the pope’s first U.S. visit in April 2008, the painting causes one to reflect on the first encyclical letter by Pope Benedict XVI Deus Caritas Est (God is Love) and the New Testament parable of the good Samaritan (Luke 10:25-37).

+++

excomunion_jpg-715863

En Defensa del Libro  (ca. 1959)

+++

francisco-el-homb2-copia

Fotos Camilo Rozo: Festival del Vallenato Francisco el Hombre
Riohacha – La Guajira – Febrero 2009

+++

Anuncios