Bahía Portete: Mujeres en la Mira

por lofredo

Weildler Guerra Curvelo, el Martes, 21 de septiembre de 2010 a las 13:04

Weildler Guerra Curvelo

Los dolorosos hechos ocurridos en  la Guajira en abril del 2004 conocidos como la masacre de Bahía Portete, constituyen  el evento histórico más traumático sufrido en los últimos doscientos años por los miembros del milenario pueblo wayuu. Los sangrientos actos efectuados por los paramilitares contra inermes mujeres indígenas con la colaboración y probablemente con la participación activa de miembros de las fuerzas armadas colombianas han tratado de ser negados, tergiversados y por ultimo banalizados desde las esferas oficiales. Por haber sido realizada cuando  se  llevaban a cabo las conversaciones de paz en Ralito y por las múltiples muestras de depravación de sus perpetradores, debería avergonzar a quienes en los últimos ocho años han dirigido el estado colombiano.

El silencio deliberado  sobre esta masacre es parte de una política de olvido entendida como la abolición pura y simple de un pasado reciente de inhumanidad. Abolir este pasado es también eliminar la posibilidad de reparar a las víctimas y juzgar  a sus verdugos. El filósofo Alfredo Gómez Muller ha afirmado que los perpetradores,  en su particular construcción de la idea de «paz» y «reconciliación»,  asocian el olvido a la «paz» y, simétricamente, la memoria a la guerra y la violencia.

Como parte de su misión institucional el Grupo de Memoria Histórica de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación dará a conocer tres nuevos informes que revelan lo ocurrido en las masacres de La Rochela, Bojayá y Bahía Portete.  Es el primer informe público que reconstruye en detalle estos hechos   basándose en una minuciosa investigación de campo y dentro de un apropiado contexto explicativo. El informe hace posible que el país y la comunidad internacional conozcan una dimensión del conflicto colombiano hasta ahora ignorada.

El Informe es certero al entender la razón paramilitar por fuera de su contexto  convencionalmente justificatorio de lucha contra las FARC .El área en donde se cometieron los hechos es un resguardo indígena en donde no se encontraban  poderosos hacendados y ganaderos que alegaran tensiones  agrarias acumuladas o supuestos abusos de la guerrilla. Es en parte por ello que los paramilitares en La Guajira comandados por Pablo, autor material de la masacre y quien sigue libre,   son vistos como un ejército de ocupación y jamás como un ejército de liberación.

Según el Informe a través de la agresión sexual y la mutilación corporal de las mujeres asesinadas los paramilitares buscaron convertir estos actos en un medio para herir el honor de los hombres wayuu ya sea en su masculinidad como en su rol social de guerreros. El papel de las autoridades civiles y militares  ha sido  el de negar o tergiversar los hechos calificándolos como ancestrales guerras interfamiliares propias de los indígenas. La explicación dada por el paramilitar  Jorge 40 y por los altos mandos militares fue la de que se trataba de enfrentamientos entre las autodefensas y la delincuencia común wayuu estableciendo así una relación causal entre pertenencia étnica y comportamiento delictivo.

Los hechos de Bahía Portete, sin embargo, pueden ser entendidos como la culminación de un proceso histórico de larga duración que busca la incorporación violenta de  la población indígena de la Guajira a un orden económico y social basado en una visión uniformizante de colombianidad. Esta incluye la implantación de un modelo cultural de orden patriarcal y autoritario en una sociedad políticamente descentralizada y matrilineal.

wilderguerra@gmail.com

Anuncios