31) Precisas Instrucciones

por lofredo

Penso che un sogno così non ritorni mai più. Mi dipingevo le mani e la faccia di blu. Poi d’improvviso venivo dal vento rapito. Incominciavo a volare nel cielo infinito. Domenico Modugno (1958) Volare by Kourete DeviantART

Américo vino bien preparado. Ropas. Calzado. Maletas armadas. Cascos. Gafas. Portafolio judicial. En silenciosos segundos ambos estuvieron vestidos y salieron por otro pasillo subterráneo hacia la trastienda del hostal. El roncador no existe más. Dos cocineras repuestas y almidonadas alistan café y panecillos con fruta fresca. Se sientan a la primera mesa que recibe directamente el sol de ese día. Tres comensales sin nada que ocultar están allí.

Estuvieron buscando a Don Aparicio minutos antes de las explosiones. Inteligencia del Ejército. Conocidos y extranjeros. Habíamos retirado sus pertenencias y dijimos que salieron en las motos. Se hizo saber que habían decidido hospedarse en la playa. ¿Quién sabe cuál? Hay tantas… Vibra sobre la mesa el celular de Américo. Confirma la identidad del que llama y desactiva el aparato. Están en camino. Llegan en diez minutos. Máximo.

Conduzca la Africana hasta el estacionamiento principal del aeropuerto. Busque una ambulancia y póngase a la izquierda, del lado de la puerta deslizante. Desmonte y espere. La abrirán y lo harán subir para revisarle la pierna. Me dicen que el carpintero especialista sabe lo que hace. Traumatólogo y osteópata. Huesero. No lo conozco. Se acabó el tiempo. Vamos.

La Africana está lavada y pulida. Diez años más joven. Las alforjas están en su lugar. El maletín de documentos adherido al tanque. Los documentos están en su sitio. Hay un dinero que no estaba antes. El sobre con documentos adicionales que viajó en el interior del asiento, está ahora sobre el manubrio, junto al instrumental. Ya funcionan, Don Reta. Tacómetro, odómetro y velocímetro. Un amigo se los reconectó. Era el cable gastado, ningún misterio. El Reta siente que tendrá lluvia ese día y completa el traje rutero. Ercilia va de civil: blusa color crema, sedosa, pañuelo rojo anillado a la izquierda, medias claras, tacones medios y anchos. Empieza a parecerse más a un juez de lo civil dando cursos de capacitación sobre el Debido Proceso en colaboración con USAID —Sociedad Civil y Sistema Judicial—; en la solapa del saco sastre lleva un prendedor diminuto: las banderas de los cooperantes, cruzadas en fraternal armonía.

banner_gino1

Adquiere este libro en:

amazon.com
ReadOnTime
Todoebook
norma.com

Anuncios