10. Fuga de Acordeones

por lofredo

fuelle-naranja

Fuelle Mandarina Dulce – Foto TangoBrujo 78 (2007)

La cena en Portete fue austera y generosa. Se bebió cerveza. Estaba helada. La cerveza helada después de un día reseco se presta a formas calladas del éxtasis. Hay quienes afirman haber visto hombres maduros, veros guerreros de la distancia, sorber unos tragos, y con la espuma sobre la barba alrededor de los labios, abrir una sonrisa de alegría y llorar de gratitud por la armonía del equilibrio restaurado. El Reta admite haber tenido encuentros cercanos con deidades de cierto rango sólo en virtud del acceso inesperado a esa bebida en la pausa obligada en un tramo difícil de la vida.

Durante toda la cena se oyó como si llegara de un par de ranchos más allá o más acá las melodías de acordeón. No los acompañaba canto alguno. Era como si buenos m´sicos y buenos acordeoneros estuvieran practicando, armando variaciones de cierta melodía, llevándola hacia un paseo alegre, o al desafío de una pulla o con ritmo del merengue que le mueve las piernas al más tímido de los paralíticos. Acordeones, ¿qué puede haber de más cotidiano y normal en un rincón parrandero de La Guajira? Participaban a veces tres a veces cuatro. Ninguna voz. Ni risas. Ni bromas. Se callaban un rato. Y uno retomaba unos acordes a poco fuelle y algo nuevo se vislumbraba. Se le sumaba otro . Y así.

4-acordeones-gabbanelli-sepia

4 Gabbanelli entregados por el Mar – Foto Tangobrujo

Pero se habló poco en la mesa. Y poco también con la mujer que los atendió con sobria gentileza. Don Aparicio sintió deseos de caminar. Isidro y Rosquillo querían acomodarse en el chinchorro y dejarse quedar dormidos. Lo dijeron como si fuera lo justo que esa paseo lo hiciera el Arijuna solo y que fuera la niña Ingrid quien acompañara guiando porque nunca se sabe con qué se puede encontrar uno desprevenido en esos sitios y porque quién mejor que Ingrid para depositarle –sin presumir ni alardear– alguna imagen que le dé más cuerpos al desierto, algo que le ayude a recordar Portete cuando por cualquier razón resulte necesario hacerlo.

Caminaban por la playa con el mar a la derecha cuando comenzó a delinearse el muelle donde amarraban varias lanchas. Habia actividad allí. Cargando y descargando en un silencio eficaz. En la playa arrimadas al inicio del muelle había tres camionetas toto terreno con la suspensión subida, llantas doble, faros rompeniebla encendidos sobre el techo de la cabina iluminando el trabajo en curso. El Reta se preguntó porqué no había notado antes tanto ajetreo y la violencia de las luces en el crepúsculo como telón permanente. El agua de la bahía estaba quieta. La gente trabajaba en silencio. Los acordeones seguían allí como unamúsica de fondo. Más lejanos ahora. Desapareciendo por completo cuando la brisa soplaba de algún modo especial y regresando con más vigor cuando cambiaba de dirección. El Reta sentía la arena húmeda en los pies descalzos. Avanzaba apoyándose en el bastón punta de lata que le daba cierta agilidad al paso, algo que iba perdiendo desde algún tiempo. Ingrid iba dos pasos delante señalando el camino sin ofender. Periódicamente caminaba de espaldas y observaba la curiosidad del Reta.

¿A quién le ha sucedido estar caminando por una playa tranquila y encontrar meciéndose entre la espumilla de las olas un acordeón rojo y de teclas blancas, abierto el fuelle como un banico, abandonado, algas delgadas enganchadas en los botones y enlas esquinas del fuelle? Sólo eso, un acordeón que trajo el mar y espera ser recojido, cuidado y resucitado. Puede que sí. Puede que se golpee contra las rocas y se desbarate. Ahi está ese y un centenar de metros más adelante hay otro. Este es un Hohnner que al poco informado Retaguardia le parece más moderno aunque pocas son las diferencias entre ambos del color. Este es negro y con toques decorativos dorados y amarillos. Como para tocar cierta música más fiestera, más bailadora. Ingrid mira la expresión de asombro e incomprensión del veterano Retaguardia y ríe.

wayu-cement-pistola-sml

Preparaciones Exequiales – Santiago Harker

¿Y estos acordeones? ¿Así no más botados por todo lado? No siempre Don Aparicio, no siempre. Hay meses que no se encuentra ninguno y otras veces como hoy que lo tenemos a usted de visita salen y asoman en las playas como lo hacen desde hace mucho tiempo, mas de ciento veinte años, nadie sabe con precisión. Hubo un carguero de esos que tenían motor y se ayudaban con las velas. Humo negro y velas sucias. Llegó por acá cuando pasaba un ciclón cerca de Santo Domingo y para escaparle al coletazo se acercaron al Cabo de la Vela y no vieron el arrecife. No había faro en esa época. Dicen que traía muchos cientos de acordeonesde Alemania y de Italia. Resulta que los migrantes de esos lados estaban por toda América y querían sus acordeones para espantar la tristeza. Eran para Argentina, para Brasil, y Uruguay y Chile. Allá se pagaba en oro por un buen acordeón de los Hohnner, o los bandoneones, hasta la armónicas de boca eran apreciadas. Todo eso quedó acá algo sigue mar afuera y aparece de vez en cuando, otro tanto vive en Bahía portete y soma cuando le da la gana. a gente les da mantenimiento los ajusta, toca con ellos un tiempo y de pronto así como llegaron una mañana ya no están, aunque algunos se quedan será porque les cae bien el acordeonero o alguna mujer joven de la zona. Los acordeones también se enamoran y son celosos así que tendrá cuidado. Se llevan bien con los loros más que con que nadie.

+++

acordeonero-con-loro“El Duro de los Acordeones” – Foto Sr. Hyde (2007)

+++

¿Qué pasó en Portete Ingrid? ¿Porqué tanto misterio? No hay ningún misterio. Quien controla esta bahía, los puertos, muelles, entra y sale al mar abierto. Por acá entra y sale cualquier cosa que enriquezca. El producto cambia, como la moda. Hubo años de licores, televisores, estéreos. Salía marimba. Una época fue acetona y gasolina. Cocaina y armas son elenco estable. Gran diversidad en las clientelas. Y el carbón claro pero eso es oficial, es comercio libre, legal y protegido. Si el Cerrejón estuviera en la luna lo veríamos desde acá como vemos los cráteres cuando el aire sopla seco. Celulares, computadoras, cámaras, filmadoras.

En esta playa aterrizaban avionetas, descargaban costales de billetes y cargaban lo que fuera. Ingrid era otra persona. El Reta dejó de entender lo que sucedía. La naturalidad del cambio. Ahora una mujer alta de cabello canoso. Una persona de poder que parecía verlo todo. Pasamos entre el muelle y las camionetas, encandilados por los faros. Como si nada. Cada cual en lo suyo. Y la media luz del atardecer seguía sin hacerse noche.

seis-fuelles

Seis Fuelles – Foto TangoBrujo 78 – (2009)

wayu-hark-cementerio

Cementerio Wayuú – Santiago Harker

62. RAFAEL ESCALONA

16 05 2009

Tribuna Latina

Rafael Escalona
rafael escalona 1
Murió uno de los grandes de la música colombiana

Redacción Tribuna Latina. Rafael Escalona, uno de los compositores musicales de mayor reconocimiento en Colombia, murió ayer en Bogotá después de varios días de hospitalización. Escalona, amigo desde la juventud del nobel de Literatura Gabriel García Márquez, deja uno de los lutos más sentidos en la música vallenata.

Cuando Escalona irrumpió con sus composiciones, el vallenato era un género musical de analfabetos y campesinos. “Por eso me crecieron tanto las orejas, porque por estar oyendo acordeoneros, mi mamá (Margarita Martínez) me tiraba de las orejas y me decía que eso era para los plebeyos”, recordaba el compositor.

Las letras de sus canciones, más que lamentos lastimeros, eran crónicas de lo que ocurría en su entorno. Canciones como El testamento, El bachiller, La vieja Sara y El hambre del liceo, entre otras, no sólo pusieron a bailar al país entero en la década de los cincuenta, sino que atrajo la admiración incondicional de quien fuera después uno de sus mejores amigos: Gabo, y con quien protagonizaría infinidad de anécdotas.


Hace algunos años, el escritor de Aracataca escribió, en una dedicatoria de un libro para Escalona: “Al hombre que más admiro en el mundo”. Al músico no le agradó, pues en el lenguaje macondiano aquello no representaba más que una ‘mamadera de gallo’, sin embargo el nobel le respondió que no, que la dedicatoria era sincera, pues él a quien más admiraba es “a quienes son capaces de hacer bien las cosas que yo no sé hacer, como componer vallenatos”.Gabo confesaría en alguno de sus textos que sabía de memoria las letras de Escalona, sobre todo El hambre del liceo, por sentirla tan suya en su época de estudiante (lea al final del artículo).

Escalona es uno de los personajes ficcionados en la novela Cien años de Soledad. De hecho, además del propio García Márquez, el músico era el último de los personajes que seguía con vida.

Otra de sus amistades más cercanas fue la que mantuvo durante casi medio siglo con el ex presidente de Alfonso López Michelsen, con quien fundó en 1967, en compañía de Consuelo Araujonoguera, el Festival de la Leyenda Vallenata, adonde acuden, año tras año a finales de abril, los mejores acordeoneros de toda la región.

Para resaltar la importancia del maestro Escalona, el ex presidente López escribió: “Nadie puede convertirse en poeta si no nace con ángel. El de Escalona es grandote (…), porque siendo un hombre letrado consigue ser un creador de folclor que alcanza una popularidad de dimensiones increíbles. Es uno de los más extraordinarios fenómenos colombianos entre mis contemporáneos”.

La vida de Rafael Escalona, atiborrada de aventuras y bohemia, fue llevada a la pantalla chica en una serie musical de varios capítulos protagonizada por Carlos Vives. Titulada simplemente ‘Escalona’, el éxito de la serie marcó un antes y un después en la producción de la televisión colombiana.

Últimas dos estrofas de El hambre del liceo:

Y ahora reconozco que esto castigo de Dios
Por lo pretencioso que allá en mi casa era yo
Me ponían de todo y a mí nada me gustaba
Y ahora me conformo con esta comida mala.

Cuando algún amigo me dice: voy para el Valle
Yo escribo a mi casa y ná más pongo en el papel:
Que me manden de comer, que a mí me está
Matando el hambre y con la letra bien grande
Escribo abajo Rafael (bis)

+++

seis-fuelles

+++

Entradas Recientes

Actualizadas y Probadas : Mayo 15, 2009


10. Fuga de Acordeones

9. Portete: Inolvidable Atardecer

29. ¡Tenemos Acople!

8. Salar de Manaure

7. Caribe desde La Guajira

6. Wisky Opina: Yuca y Ají

5. Maicao: Testigos Presenciales

4. Pijao de Oro y Almanaque

3. Guajiro Emperador

2. Guajira: Santos Remedios

1. América del Sur – 1836

33. Gasolina Express

+++

ercilia-triptico-web-11

Dra. Ercilia Maberek – Death Valley – Tésis Cum Laude “Debido Proceso” – FotoWorks – Gino Lofredo (2009)

+++

Bolivar en Llamas - Betancourt - Foto Gino Lofredo (2007)
Bolivar en Llamas – Betancourt – Foto Gino Lofredo (2007)

+++

ural-rusa-y-langosta-x-4

URAL Rusa Cortada y Langosta Migratoria – Gino Lofredo (2009)

+++