Cruz del Sur

por lofredo

+++

Mírame Bien Querido – BBC Ears and Eyes – (2009)

+++

Si el Marqués hubiera querido desalentar realmente al viajero lo habría logrado describiendo con sobriedad algún incidente recurrente que de tan envuelto en silencio ya es invisible. Candidatos al Reino de las Inocurrencias, los Insucesos, y la Antimateria.

El viajero es un ciudadano legal y documentado. Es una persona real. Tiene nombres y apellidos como cualquiera. De hecho tiene más nombres y apellidos que el común de los mortales por ser fruto de generaciones de expertos en el  desplazamiento estimulado por desaciertos en el momento y el sitio:  cosechas truncas, persecuciones, despojos, paleodiscrepancias, deudas desnudas y opiniones desafinadas. Temblores inadvertidos levantan tsunamis de megamudanzas hacia costas erradas, atrofias de lengua por ahorcamiento con cuerdas vocales, idólatras adopciones de tambores y crucifijos, sincréticas quimeras gastronómicas, tarántulas tecleando bandoneón con el cangrejo violinista. Oficios impensables. Sacerdotisas colchoneras. Sastres sinfónicos amenizando remates. Así se coleccionan cédulas y pasaportes como si fueran cromos adhesivos de los astros del balompié.

All Public and Private Rest Rooms and Michelle´s Puppy Dog G. Lofredo (2009)


All Public and Private Rest Rooms and Michelle´s Puppy Dog
G. Lofredo (2009)

En este cruce será un neoyorquino nieto de griego con siciliana conversa afincado por el azar en una perla pulida por el viento del Mar del Sur. Técnico en suelos y geomembranas. Jubilado. Viudo. Aficionado a la fotografía. Viajero incurable. De poco equipaje. Con cámara y sin celular. Guía Turística desactualizada y ningún familiar conocido que pudiera dar por referencia. En caso de emergencia contactar un número que resulta ser un despachador de Taxis en Silver Springs, Maryland.

Para nosotros será Aparicio Retaguardia. Aparicio porque así figura en una partida de nacimiento, y  Retaguardia porque cuando viaja con otros es siempre el último — y a veces el único — en llegar a destino.

Los que cuidan el acceso y el estacionamiento lo dirigen hacia una esquina del fondo donde tramitan cruces desde dos traileres de aluminio blanco con aire acondicionado y los vidrios de cada puerta y ventana oscurecidos por una película azul naranja que oculta el interior y resalta sin duda lo que hacen afuera los que esperan ser admitidos.

El Reta con los documentos en mano se pone al final de la cola de la primera gestión. Ante esa oficina lateral sólo esperan hombres. No son muchos. Unos manejan camionetas de carrera liviana que cruzan a recoger algo de valor que puede pasar de regreso sin declaración entre un poco de ropa en liquidación y  zapatos deportivos mantenidos en pareja con un nudo en los cordones. Dos son taxistas y van a buscar pasajeras de fin de semana que quieren estar esa noche en la capital.

Desentona una pareja cansada: canas sin tinte, traje gastado gris verdoso, corbata gruesa y floja, cuello sudado desabrochado, puntas largas acortan el torso y el hombre. Ella lleva calzado de taco ancho, gastado y zurcido por fuera.  Las medias opacas color piel terminan debajo de la rodilla. Lleva una cartera que es casi una bolsa marinera. Podrían ser maestros rurales de algún pueblo chico. Al Reta se le ocurre que los salarios deben llegarles siempre con atraso.  Quizá quieren cruzar para ir a un entierro. No están de luto. Las familias de frontera suelen tener parientes en ambos lados.  En todas partes es así.

+++

Desplazados solo foto

Desplazados. Desterrados. Despojados. Deshonrados.  Liliana Mugliza – El Comercio (Noviembre 2009)

+++

Dos motos cargadas y con la cáscara de polvo de mucha ruta y poca pausa pasan frente al Pan de Yuca y no se detienen.  Son grandes y pesadas: KTM 990 , BM 1200; valijas originales boutique, GPS. Ruteros cinco estrellas. Se acomodan junto a la Africana y desmontan. Están apurados.  Hablan entre sí para que los escuchen en la fila los escuchen. Por los pasaportes y el acento el Reta los pone en el MERCOSUR: uno de Sao Paolo y el otro porteño y aficionado al golf según una calcolomanía con palitos cruzados como para picar Sushi. El Reta saluda y extiende la mano. El paulino responde sin quitarse los guantes de Kevlar reforzado. El otro sonríe al anciano pero ya está pensando en cuántas horas hacen hasta un club más allá de la segunda franja de ruinas.

Para hacer conversación el Reta piropea sin ironía los cien mil euros de moto en que se desplazan. ¿Cuándo salieron? El que quiere mate mira un reloj que debe servir hasta para cocinar una tortilla de huevos y dice: Cuatro días y diez horas. ¿Desde dónde…? Punta del Este…  ¡A la mierda! ¿Por tierra? Ambos miran al Reta dudando si es lento por la edad o sólo se hace para encontrarles el punto blando.

La cola avanza. Entra por un lado la pareja de maestros. Los taxistas miran loas motos recién llegadas con admiración. Valen más que un Taxo cero kilómetros, dice uno. Y más de un pasajero no lleva. El Paulista y el Porteño Barrio Norte se la ven venir y hablan de una parada de mantenimiento en la capital. Están ansiosos por seguir viaje como si cosas urgentes requirieran su presencia en el punto final de una vuelta cronometrada. Quizá necesitan un baño. Cagar. Mear. Sucede hasta con los grandes de la soya.

+++

Adquiere este Libro en:

AMAZON.COM

ReadOnTime

TodoeBook

Librerías NORMA

Casa del Libro – Publidisa – España     —   Ecobooks – España

HOJAS DE RUTA
Es una novela ilustrada de viajes y aventuras. Su autor Gino Lofredo logra con sorprendente acierto, ironía y desopilante humor cruzar las fronteras entre géneros y construir un producto único. Hojas de Ruta tiene la potencia de un híbrido: fotos, mapas, ficción, hechos reales y voces ricas en individualidad que transcurren por conexiones temporales e inesperadas. Candide en la Tercera Edad rodando en Moto por Colombia y América Latina. ¿Quién es Aparicio Retaguardia? Un doble agente, un ingenuo reportero, un solitario motociclista jubilado, una versión senil de Tintín, o un Papá Noel que recorre América Latina sobre dos ruedas: Don Aparicio es todo ello, y a la vez, ninguno. Hojas de Ruta gira en torno al viaje que realiza este personaje tras aceptar una riesgosa misión, desde el sur equinoccial de Colombia hacia el desierto de La Guajira, hasta la frontera con Venezuela. En los distintos sitios de arribo, Aparicio tiene la sabiduría de un palabrero Wayuu y la ironía de un diablillo que hace autopsias en vivo a los engaños del mundo criollo. Solamente estos rasgos esquizoides permitirán transmitir con fidelidad enrevesada las facetas de un continente. Hojas de Ruta sobrepone a la linealidad del viaje, las realidades paralelas de la memoria y las curvaturas del tiempo mostrando en Colombia algunos rostros de América Latina: violencia mercenaria, gente asombrosa y geografía imponente… Las aventuras de Don Aparicio evocan a la distancia a Candide, a Kerouac, al Easy Rider de Dennis Hopper y Jack Nicholson y al filósofo de Zen y el Arte de la Mantención de la Motocicleta. Todo desde una cuarta edad que no se resigna.

Índice Capítulos1. Portal de las Estrellas
2. Cruz del Sur
3. El Desierto Protector
4. Pijao de Oro y Almanaques
5. El Mago de Palmira
6. Maicao: Testigos Presenciales
7. Pájaro Rengo
8. Inolvidable Portete Bahía
9. Fuga de Acordeones
10. Pase sin Compromiso
11. Mecánica Sócrates y Juventus Spa
12. My Favorite Things
13. Mandrágora, Almizcle y Sándalo
14. Santa Gaza de Palestina
15. Complícame la Trama, Baby
16. Cambio de Bases
17. Le Business Model del Secuestro
18. Trastienda de Arenas Betancourt
19. Fantasías de Medellín
20. Trastienda de Fangio
21. Fondo de Ojo, Confesión en Seco
22. El Almirante, las Perlas y el Fraile
23. Pueblo, Riel y Carbón
24. Cambia, Todo Cambia
25. Despiste de Madrugada
26. Piernas, Cintura y Arrastre
27. La Trastienda de Satanás
28. Acople, Credos y Padre Nuestros
29. El Triangular de Job
30. La Máscara Roja
31. Precisas Instrucciones
32. Rapsodia de Sísifo
33. El Gran Escape
34. Gasolina Express

Adquiere este Libro en:
Versión Digital Versión Impresa

Disponible en eBook en:

Índice1. Portal de las Estrellas
2. Cruz del Sur
3. El Desierto Protector
4. Pijao de Oro y Almanaques
5. El Mago de Palmira
6. Maicao: Testigos Presenciales
7. Pájaro Rengo
8. Inolvidable Portete Bahía
9. Fuga de Acordeones
10. Pase sin Compromiso
11. Mecánica Sócrates y Juventus Spa
12. My Favorite Things
13. Mandrágora, Almizcle y Sándalo
14. Santa Gaza de Palestina
15. Complícame la Trama, Baby
16. Cambio de Bases
17. Le Business Model del Secuestro
18. Trastienda de Arenas Betancourt
19. Fantasías de Medellín
20. Trastienda de Fangio
21. Fondo de Ojo, Confesión en Seco
22. El Almirante, las Perlas y el Fraile
23. Pueblo, Riel y Carbón
24. Cambia, Todo Cambia
25. Despiste de Madrugada
26. Piernas, Cintura y Arrastre
27. La Trastienda de Satanás
28. Acople, Credos y Padre Nuestros
29. El Triangular de Job
30. La Máscara Roja
31. Precisas Instrucciones
32. Rapsodia de Sísifo
33. El Gran Escape
34. Gasolina Express

Adquiere este Libro en:

AMAZON.COM

ReadOnTime

TodoeBook

Librerías NORMA

Casa del Libro – Publidisa – España

Ecobooks – España

TodoeBook – Internet BookShop

Mexico – Librería Gandhi

Hojas de Ruta

ISBN: 9780984525621
Autor: Gino Lofredo
Editorial: HORACIO LOFREDO UNGARO
Categoría: Literatura
Subcategoría: Literatura de viajes y viajeros

Edición: 2010
Páginas: 321
Formato: PDF Adobe DRM

Hojas de Ruta es una novela ilustrada de viajes y aventuras. Su autor Gino Lofredo logra con sorprendente acierto, ironía y desopilante humor cruzar las fronteras entre géneros y construir un producto único. Hojas de Ruta tiene la potencia de un híbrido: fotos, mapas, ficción, hechos reales y voces ricas en individualidad que transcurren por conexiones temporales e inesperadas. Candide en la Tercera Edad rodando en Moto por Colombia y América Latina. ¿Quién es Aparicio Retaguardia? Un doble agente, un ingenuo reportero, un solitario motociclista jubilado, una versión senil de Tintín, o un Papá Noel que recorre América Latina sobre dos ruedas: Don Aparicio es todo ello, y a la vez, ninguno. Hojas de Ruta gira en torno al viaje que realiza este personaje tras aceptar una riesgosa misión, desde el sur equinoccial de Colombia hacia el desierto de La Guajira, hasta la frontera con Venezuela. En los distintos sitios de arribo, Aparicio tiene la sabiduría de un palabrero Wayuu y la ironía de un diablillo que hace autopsias en vivo a los engaños del mundo criollo. Solamente estos rasgos esquizoides permitirán transmitir con fidelidad enrevesada las facetas de un continente. Hojas de Ruta sobrepone a la linealidad del viaje, las realidades paralelas de la memoria y las curvaturas del tiempo mostrando en Colombia algunos rostros de América Latina: violencia mercenaria, gente asombrosa y geografía imponente… Las aventuras de Don Aparicio evocan a la distancia a Candide, a Kerouac, al Easy Rider de Dennis Hopper y Jack Nicholson y al filósofo de Zen y el Arte de la Mantención de la Motocicleta. Todo desde una cuarta edad que no se resigna. Gino Lofredo nació en Argentina en 1948. Desde1963 vivió en California y cinco años más tarde se graduó de ingeniero industrial en la Universidad de Berkeley. Se especializó en relaciones internacionales en Johns Hopkins SAIS. Ha sido corresponsal en Washington DC, México y América Central para Le Monde Diplomatique, Latin American Newsletters, El Día, Uno Más Uno y El Periodista de Buenos Aires. Ha dedicado parte de su vida al trabajo en emergencias complejas en América Central, el Caribe, países andinos, África Austral y Madagascar. En 1988 publicó su primera novela, Obediencia Debida, luego Tráfico de Identidades (1991) y Conjunto Privado (1998). Lofredo es motociclista y, desde 2002, recorre América del Sur entre Tierra del Fuego y la Península Guajira en su Africa Twin XRV750. A raíz de estos viajes nace su cuarta novela: Hojas de Ruta.
Índice:
1. Portal de las Estrellas 2. Cruz del Sur 3. El Desierto Protector 4. Pijao de Oro y Almanaques 5. El Mago de Palmira 6. Maicao: Testigos Presenciales 7. Pájaro Rengo 8. Inolvidable Portete Bahía 9. Fuga de Acordeones 10. Pase sin Compromiso 11. Mecánica Sócrates y Juventus Spa 12. My Favorite Things 13. Mandrágora, Almizcle y Sándalo 14. Santa Gaza de Palestina 15. Complícame la Trama, Baby 16. Cambio de Bases 17. Le Business Model del Secuestro 18. Trastienda de Arenas Betancourt 19. Fantasías de Medellín 20. Trastienda de Fangio 21. Fondo de Ojo, Confesión en Seco 22. El Almirante, las Perlas y el Fraile 23. Pueblo, Riel y Carbón 24. Cambia, Todo Cambia 25. Despiste de Madrugada 26. Piernas, Cintura y Arrastre 27. La Trastienda de Satanás 28. Acople, Credos y Padre Nuestros 29. El Triangular de Job 30. La Máscara Roja 31. Precisas Instrucciones 32. Rapsodia de Sísifo 33. El Gran Escape 34. Gasolina Express.

xxx

Cara contra Cara (2009)

+++

¿Hasta dónde van? Hacemos la vuelta completa. ¿Toda la vuelta? Sí. Hoy Cartagena. Mañana Caracas. Boa Vista a Manaos. A Río por aire y una semana al Obelisco. El Reta no puede imaginar el disparate. ¡Fantástico!, dice. Qué velocidad… ¡Todo el continente en quince días! Catorce aclara el golfista. La envidia de Bolívar si supiera, ¿No? Llegan a la puerta oscurecida. Pasen muchachos, dice el Reta. Ustedes van contra reloj y yo no tengo apuro. No se hacen rogar. Aceptan. El vidrio oscuro se aparta y entran. Miráme vos la Beéme y la Katéme. Al lado de los misiles la Africana parece una Vespa, hasta medio se recuesta de lado para no llamar la atención. Es tímida la Africana…

Todo el que cruza el Portal debe pasar un tiempo indefinido en el Espacio de Gestión donde todo el año es Halloween: disfraces pálidos, olor a miedo y aspirador de recuerdos. Los que atienden, facilitan o controlan el flujo en ese cuello de botella del desplazamiento en fuga tienen un sentido agudo para detectar los buscados indeseables.

+++

daloro bus quito - nov 09

Cruzando el Portal de las Estrellas –  Foto Daniel Lofredo  (2009)

+++

Son profesionales de frontera caliente. Son eficaces y hasta cariñosos en el trato inicial. Se parecen un poco a los perros que trotan entre maletas alineadas en el pavimento a cuatro pasos de los buses en que llegaron. Los perros y el oficial a paso vivo pasan inventario de contenidos con el entusiasmo emulable que los caracteriza. El perro se interesa en una maleta y luego la descarta, o se detiene e insiste. Raspa con una pata el costado y hunde el hocico en las cremalleras de los bolsilllos. Ocasionalmente empuja el bulto con la trompa y lo voltea para mejor olfatear el fondo que puede ser doble. Si pone la pata encima, y tiene la lengua afuera en feliz anticipación de su dosis de lo que sea que lo tiene encendido y enganchado es que ha encontrado algo.

El responsable del equipaje sazonado es el que intentaba ignorar la revisión canina mirando hacia cualquier lado, estirando las piernas o bostezando como si recién despertara.  Porte o no porte es a cara o cruz. Ya sabe qué tendrá que decir y qué tendrá que callar. No hay escape ni violencia. Una vez visto, el suceso deja de haber sido. Brotan indagaciones laterales. Después se revisarán todos los videos para ver las reacciones de los presentes alrededor del bus. El control. La pareja. La campana. Sus propios agentes de civil.

Se consume el ímpetu hacia el cruce de chóferes y pasajeros. Es como si en una partida de billares se derramara sobre la felpa un pocillo de melaza y las bolas sólidas se volvieran albóndigas.

+++

Sigla shields mix

Escudos Nacionales – Compuso G. Lofredo (Nov. 2009)

+++

Los primeros en salir por las puertas traseras de los traileres son los chóferes conocidos. La pareja y los cinco estrellas pasan por dentro hacia otros cubículos a llenar formularios quizá más detallados o contestar por separado otras curiosidades que resalten síntomas y definan el diagnóstico.

Cuando lo hacen ingresar al espacio con aire acondicionado y protección UV el Reta siente que a él ya lo están revisando desde que conversaba con el marqués de la Yuca. Sonría. Le estamos filmando por su seguridad. Las cámaras son diminutas y abundan. Hay máquinas de escaneo y fotocopiadoras. Cada funcionario tiene su teclado y pantalla de ordenador.  Cada cual se identifica por el uniforme con la institución que legítimamente supervisa el tránsito de personas y mercancías.

Todas tienen derecho y obligación de participar en la gestión.  Aduana, Migración, Seguridad, Hacienda, Sanidad, Narcóticos, Defensores del Pueblo, Agricultura y Ganadería. Cada cual con su sigla. La mayoría desconocidas para el viajero. Otras hechas famosas por los titulares y las películas de Tom Clancey. DAS, DEA, SRI, SFC, y otros acrónimos que pueden cobijar en su inocencia cualquiera de los aspiradores de inteligencia que cada estado interesado  cobija en el Espacio climatizado de la Zona de Gestión.

Las preguntas son de rutina para el turista rutero.  El Reta contesta sin pausa ni apuro, manteniendo su sonrisa navideña. El hombre sabe de motos y modelos. Deben pasar muchos por allí cada día en temporada alta. Al Reta se le ocurre que deben ser cientos los empleados que laboran con o sin uniforme para alguna de las agencias de la sopa de letras. Cada cual con su misión y enfoque sobre la minucia del flujo que atraviesa el Portal cada día, incluyendo Noche Buena, Año Nuevo, Carnaval, Finados, Independencia y las Pascuas de Resurrección.

En realidad nadie sabe las preguntas de quién está contestando:  el uniforme puede indicar dedicación a la Sanidad Vegetal y el oficial aficionado al motociclismo estar aspirando datos para el Ordenador Central de Inteligencia de la Federación Intergaláctica de Quinta Generación con la bisnieta del Capitán Kirk comandando el USS Enterprise compartiendo camarote con su amante Vulcana de impecable figura y labios de imbatible lógica.

+++

Manaus – Brasil

+++

El Portal de las Estrellas no es un cruce cualquiera. Se comporta con inteligencia. Los que allí trabajan no parecen depender de coimas ni propinas. Las aceptan e incluso las sugieren, pero sin convicción. Están en cosas distintas y mayores. A cada cual lo suyo. Son ágiles de vista y alertas de espíritu.  Son parte de la aspiradora como los teclados, los videocams, los micrófonos, los canes olfativos, radiólogos de vehículos, los antropólogos y los forenses de la medicina. Son especialistas en perfiles humanos: datos de contexto, ropa, maquillaje, perfumes y conductas digestivas. Se especializan en el trozo de humanidad que huye, que quiere salir, que no puede seguir más del lado más inflamado del Portal. La decena de miles que cada semana se alejan de sí mismos y saltan hacia otro vacío donde creen que los dejarán respirar y no le quitarán ya más de lo que les queda, que suele ser lo que cargan y los hijos, y a veces ni siquiera un nombre propio que por merecimiento, asociación o desorden se ha vuelto para el portador una orden de liquidación.

+++

Agencies Portal

Under Official Surveillance: All Rest Rooms and Michelle´s Puppy Dog – Gino Lofredo (2009)

+++

Toda esta ambientación proyectada en los telones de fondo del escenario por el que transita el viajero es conocida o intuida por todos los que por allí circulan. Es tan conocida que nadie pierde tiempo hablando del tema. Es menos digna de mención que el estado del tiempo en la carretera y el precio del peso contra el Dólar y el Euro. Y para quienes, como nosotros, no la conociéramos o se nos hubiera olvidado de tan ocupados en otras cosas que andamos últimamente, para nosotros es que el productor pidió que monten esas retro proyecciones con algo de Bajo fondo con los Mejores Vallenatos del Año en la banda de sonido.

Los que se dejan guiar por el instinto de fuga y se juegan el todo por el todo para salir se alimentan del empuje natural para alejar la descendencia, padres, niños y uno mismo del peligro que reposa en la dulzura de cada chupete y en la húmeda penumbra debajo de cada baldosa suelta o mal acomodada en las calles vacías de los pueblos y barrios de toda su vida. De sacar cosechas de abundancia en yipaos o al lomo de burro pasarán ahora a ponerse en las filas del reparto de caridad de unas siglas más de la lista: ACNUR, PMA/WFP, USAID, Caritas, LWR, IRC, SPCA, sobretodo esta última, la más confiable: Society for the Prevention of Cruelty to Animals, una organización sin fines de lucro con sede en una ciudad importante de los Estados Unidos, y sucursales por todas partes donde los mamíferos sean maltratados.

Los que huyen de una incertidumbre a la siguiente no necesitan doble propósitos austriacas ni alemanas ni africanas para arriesgar el pellejo en el paseo. Los verdaderos finalistas del campeonato de Deportes Extremos de Aventura son

los que se bajan del bus para que les sellen un papel de paso. Son personajes universales. Son los miles de actores anónimos, de dobles y extras que merecen en realidad los premios de festivales y academias a los mejores actores de reparto. Cada cual es actor de reparto de la producción del prójimo, y de la película grande, la que nunca se termina porque pretende serlo todo y eso nunca cabe en ningún lado.

Los datos que ingresan durante el trámite de paso de Aparicio Retaguardia se agregarán a los que con los años acumula con cada viaje y cada percance trivial y cada enredo inusual o sospechoso.  En este cruce del Portal — porque hubo otros que ya están casi olvidados – el viajero es un motociclista más que insiste en ir hacia donde mucha de la gente desea  escapar y no regresar jamás.

Hasta que no se demuestre lo contrario el Reta será otro ingenuo turista en motocicleta, que se cree un duro de la aventura y que si sobrevive a sus vacaciones será precisamente por su irrelevancia, por su ignorancia del riesgo que corre, de las calamidades que ocurren a su paso, de su incapacidad para intuir la cercanía de los muertos, la torpeza que le evita preguntarse quién es quién, de quién distanciarse y con quién conversar sin tapujos y dormir tranquilo.  Pero desde ya advertimos a quienes nos acompañan que casi nada de lo que se diga, se piense, nos cuenten o suceda en este relato significará lo que parece querer señalar.  Casi nada será lo que pueda parecer a primera vista.  Y ahora pasemos al chaleco.


+++

+++

Hay un requerimiento particular de las autoridades de seguridad del país anfitrión para todos los que transitan  en moto, sean nacionales o extranjeros: todo motociclista debe llevar puesto sobre sus ropas un chaleco con las letras y números de la placa de su moto claramente visible en la espalda. Se lo explica a cada visitante con mucha cordialidad el oficial de la Policía de Tránsito que le sella los papeles con el último visto bueno para el cruce. Lo explica con una agradable simpatía como si conociera por experiencia propia el narcisismo que caracteriza a todo amante del motociclismo. Todos ellos saben que todos los de la subespecie del viajero de aventura son, con rarísimas excepciones, totalmente inofensivos. También deberá el viajero obtener su seguro contra accidentes y su seguro médico. Cuando salga de la Zona de Gestión, pasando el Portal y del otro lado de los Tres Puentes a su derecha encontrará el que le confeccionará su chaleco personal. Se llama Eugenio. Algunos le temen: le dicen Cicuta y los que lo respetan lo llaman por su nombre que es Caridad. Así se llama. Caridad José de los Santos. Y a la perra que siempre lo acompaña se le dice Bella. No bromee con los nombres.  Sobretodo no se meta con la perra.

+++

Borderline Corpiños

Teteros Fronterizos – Zona de Gestión – 2009

+++

Las motos de los cinco estrellas ya habían seguido camino. La Africana había recuperado su posición erguida y limpia como una señorita en fiesta de quince. Alguien la había lavado. Era un gamín que no tenía los diez y parecía portar dos décadas de lo que vida ofrece y exige. El gurí lo mira acercarse a la Africana y acariciarla. Se mantiene a unos cinco pasos como por discreción y para mejor apreciar su trabajo realizado. A su lado un balde de caucho gris con agua limpia y un cepillo de cerca gruesa. Tiene sobre el hombro izquierdo el trapo toalla bien estrujado con que dejó la Africana fresca y al veterano contento.  Mi amigo el Taxista me dijo que Usted es Papá Noel y que está visitando proveedores para el reparto de Diciembre. Yo nunca lo conocí así que no sé. Dígame la verdad. Al Reta lo coge por sorpresa la seriedad del muchacho.

Lo mira con más atención y se da cuenta que es realmente un niño, mucho menor de lo que creyó en el primer vistazo. No pasa de siete. La pregunta debe ser en serio. Te voy a decir antes una verdad indiscutible: nadie nunca, en todos los años que andamos juntos con mi Africana nadie, la había lavado con tanto cariño y atención como lo hiciste vos. Ella asiente en silencio. El pibe se infla de orgullo y cambia de hombro el trapo toalla. Pero lo de si es o no es San Nicolás, ¿qué me dice? La verdad. Mire que yo sé cuando la gente engaña… Si esto continúa el Reta terminará soltando un lagrimón y llevándose al pibe en el trineo hasta la escuela de jugueteros que esconde en el Polo Sur.

Te voy a decir la pura verdad: sí soy quién vos crees. Pero chitos y callados porque estoy oficialmente de vacaciones y en una misión que hay que guardar en secreto. ¿Entendés? El muchacho lo analiza con una expresión de seriedad que no toleraría broma ni burla. ¿Qué misión secreta? El Reta mira alrededor como para cerciorarse de que nadie les estuviera escuchando. Lo que pasa joven amigo es que nos han llegado cartas de estas partes que piden cosas que son difíciles de fabricar para nosotros… ¿Ah si? ¿Qué cosas? De ese lado yo le consigo quien le fabrique lo que a usted le de la gana… Son cuestiones difíciles… Me piden que los haga dormir tranquilos… no andar a las carreras y las escondidas de un lado para otro.. Nosotros no sabemos hacer suceder esas cosas… No tenemos la tecnología. ¿Me entiendes? Por eso estoy en misión especial y voy a hacer todo lo que pueda. Se acerca al muchacho que parece a la vez más niño y más adulto después de escuchar al viejo de la moto. Le pasa el brazo por los hombros y trata de hacerle sentir su sueño.

Santa Claus está resfriado dice y saca un pañuelo no muy limpio del bolsillo y se suena la nariz con un estrépito tal que el muchacho sorprendido se pone a reír a carcajadas. El Reta se acomoda en la moto, calza el casco, los guantes y la arranca. El pibe lo mira y sigue curioso aunque contento. ¿Me crees? Más o menos, pero sí. Bastante le creo. Bueno, ya verás cuando corresponda.

Una camioneta se detiene junto a ellos. Una señora de aspecto más pudiente que la mayoría de los que ingresaban pregunta: ¿A cuánto esas plantas? El muchacho mira a su lado donde estaba su balde de lavacarros y encuentra encuentra además tres macetas de barro cocido con unas orquídeas vivaces que nunca había visto antes y que estaban bien prendidas a la corteza de un tronco recostado en tierra negra y aromática. ¿Cuál? Las tres. El muchacho mira al viejo de la moto que parece susurrar  “Cien”.  El muchacho repite la cifra dispuesto a bajar el precio a los diez que de todas maneras serían fortuna. Toma, dice la mujer. Acomódalas atrás y que no se vuelquen. El Reta arranca. El pibe se monta al balde de la camioneta y le hace un guiño al viejo que se mete en la niebla que desdibuja el puente y desaparece por el centro acuoso del Portal de las Estrellas.

+++

Cruz del Sur 1  Yuri Beletsky may 17 - 2007

Cruz del Sur – Yuri Beletsky – Mayo 17 – 2007

+++

Chacana – Cruz del Sol

+++

Recuadro

El Espectador – Bogotá, Mayo 14, 2008

La población desplazada en Colombia por la violencia alcanzó en 2008 los 4,3 millones de personas, lo que consolida al país suramericano como el segundo del mundo con más refugiados internos, sólo superado por Sudán, con 4,9 millones.

El documento elaborado por el Centro de Control de Desplazamientos Internos (IDMC, por su sigla en inglés) señala que unos 300.000 colombianos se agregaron a finales del año pasado a las lista de los desplazados por la violencia que sufre el país desde hace medio siglo.

El IDMC, dependiente del Consejo Noruego de Refugiados, presentó hoy el informe en un acto en Nueva York en el que estuvieron presentes el máximo responsable de la ONU para los Refugiados, Antonio Guterres, y el subsecretario general de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, John Holmes.

En el documento se recuerda que Colombia es el único país latinoamericano con un conflicto a gran escala que sigue causando un alto índice de desplazamientos internos.

De hecho, el IDMC atribuye al conflicto colombiano el aumento el año pasado de 7 por ciento en el número de refugiados internos de la región.

+++

Rumichaca Viglancia 2009-2

Rumichaca por la tarde – 2009

+++

Santero Mesada negra

Caridad José de los Santos – Chalecos Numerados – El Diario Manabita (2009)

+++