Juventus Spa

por lofredo

Africana en Quirófano: Erguida, Alerta y sin Anestesia Rocco/Lofredo (2009)

 

 

La página de Hojas de Ruta de Gino Lofredo

http://www.ginolofredo.com/

 

Quedaban dos horas antes de que empezara a aclarar cuando Isidro y Rosquillo cargaron a Don Aparicio Retaguardia abrazado a su bastón, de la hamaca a la camioneta. Ingrid recogía trastos menores y revisaba que nada quedara olvidado bajo la enramada.

Después de las escenas de Portete que casi no recordaría, se había dormido bajo el chinchorro sin quitarse las ropas encascaradas de polvo y grasa de ruta. Lo acomodaron en el cajón cerca de la Africana, en un nido de cobijas, alforjas y morrales. El Reta no se percató siquiera cuando retomaron las trochas y se alejaron de la bahía. Estaba abandonado en la resaca de una borrachera que ni las dos cervezas heladas ni nada que hubiera consumido podía explicar.

Cigüeñales, Balancines, Engranajes y Coronas María Aveiga (2009)

La Africana trae de fábrica un protector de cárter de aluminio ajustado al chasis y al bloque con seis pernos con arandela cortada y contratuerca fija. Con el desgaste suele crearse un espacio, que en este caso, a las 4.500 vueltas, produjo una vibración que hacía pensar en algo más grave suelto en la máquina. Ajustar esos seis pernos y agregarles a dos de ellos una segunda arandela de caucho, recortada de un trozo de llanta lisa, requiere una hora de paciente cirugía por parte de dos asistentes y del más pequeño, que por el tamaño de sus manos podría llegar con la punta de los dedos donde los demás no lograrían ver ni acercarse. La vibración se va.

Sócrates pregunta cómo lo trata la gasolina guajira. No parece dar problemas, pero cuando el Maestro saca el filtro, la arenilla acumulada es evidente. Le mide la aspereza con la yema de los dedos, enjuaga el filtro y sopletea los respiraderos del carburador. Ajusta cada pase de combustible a la nueva situación y vuelve a encender el motor. Mejora evidente. Reduce el flujo en baja hasta estabilizarlo en mil vueltas.
Sócrates dice tela fina. El asistente mayor trae unas tijeras recién afiladas y lo que parece la membrana para cernir lentamente esencia de café. Con alambre blando de dos líneas, Sócrates arma un embudo filtrante que calza en el tanque para asegurarse de que no interfiera con la inserción de la manguera. Se guarda el filtro en la cartera junto a los duplicados de documentos y la llave de reserva.

Adquiere este libro en:

amazon.com
ReadOnTime
Todoebook
norma.com

:
Versión Impresa: