¿Usted todavía no tiene su ONG?

por lofredo

1

Gino Lofredo

Versión Digital:
Versión Impres
a:

¿No tiene una fundación sin fines de lucro y con personería jurídica? ¿No? Entonces usted no está en nada. Hoy un profesional que no disponga de uno de estos engendros legales del último cuarto de siglo es un desubicado, una persona sin imaginación, sin sentido de la oportunidad. Olvídese de su carrera. Póngase a vender lotería, frutas o bolígrafos en algún semáforo o hágase escritor, tragafuego o mariachi.

Hace veinte años un profesional recién graduado de las ciencias sociales o humanas tenía algunas opciones de trabajo. Podía palanquearse un puesto en algún ministerio o aprovechar sus relaciones con el movimiento estudiantil, para hacer echar un viejo profesor y agenciarse una cátedra en la universidad. Si su papá lo bancaba, podía montarse un negocio, como una fábrica de fideos por ejemplo. O si le gustaban las películas de acción y la disciplina podía hacerse militar, policía o elaborar un marco teórico para la lucha armada. De última, podría ir a lavar platos a Los Angeles o Nueva York.

Hoy las cosas son distintas. Las empresas con perspectiva no quieren sociólogos izquierdosos, sino gente que sepa hacer algo comerciable y que hable bien inglés. Hoy, poner negocio propio es jugarse los ahorros familiares. Los guerrilleros quieren ser diputados. Para lavar platos en Los Angeles hay que tener un doctorado tercermundista y en Europa a los latinoamericanos los tratan peor que a los palestinos de Arafat.
No se engañe colega. El negocio de los 90 son las OENEGÉS. A los que perdieron el tiempo estudiando filosofía, ciencias sociales, historia, relaciones internacionales, letras, pedagogía, economía política, antropología, periodismo, ecología y esas cosas que no sirven para vender pollo frito, no les queda otra cosa que una buena OENEGÉ. ¿Usted no sabe lo que es un organismo internacional? ¿No? ¿No ve lo que le digo? ¿Para qué pasó seis años en la universidad? ¿Qué le enseñaron? Seguro que le hablaron de la plusvalía, los movimientos sociales, el subconsciente colectivo y los derechos humanos. Los organismos internacionales funcionan en edificios en Washington, París o Roma. Por allí transitan decenas de miles de burócratas que ganan en un mes lo que un profesional latinoamericano sueña con ganar en un año.

La página de Hojas de Ruta de Gino Lofredo

http://www.ginolofredo.com/

Cuentos de hadas

Para entender lo que es una OENEGÉ, es esencial entender lo que es un Proyecto.
Es algo estructuralmente similar a un cuento de hadas. Cenicienta tiene problemas: se le muere la madre, luego el padre, la adopta una madrastra perversa con hijas feas e infames. Cenicienta tiene amigos humildes y simpáticos, pajaritos, ratones. Cenicienta quiere ir al baile del Príncipe y no puede. Viene el Hada Madrina y le facilita las gestiones y le da recursos. Cenicienta va al baile. El Príncipe se enamora, surgen nuevos problemas, pero al final se casan, son felices y los pajaritos cantan y los ratoncitos bailan. Los proyectos son algo por el estilo. Problemas terribles aquejan a personas lindas, honestas y humildes. Algunos amigos de estos desposeídos ignorados por el capitalismo quieren ayudarles pero no pueden, no tienen con qué. Viene el funcionario internacional y descubre la solución con su magia para conseguir recursos. Lo soluciona todo. Ese es el cuento.
Bueno, las OENEGÉS son algo así como los ratoncitos y los pajaritos, son las que tratan de ayudar a los humildes simpáticos a ser felices y al Hada Madrina a realizar sus nobles objetivos. Está claro, ¿no? Cuento de Hadas = Proyecto; Cenicienta = Pobres = Beneficiarios; Hada Madrina = Funcionario de organismo internacional; Ratoncitos = ONGs; Carroza voladora = Recursos financieros; Casamiento con el Príncipe = Desarrollo sostenible. La diferencia es que en el mundo de la realidad verdadera que no miente, los Ratoncitos y los Pajaritos son los únicos que se casan con el Príncipe y las OENEGÉS son las que alcanzan su propio Auto Desarrollo Autosostenible.
Para triunfar en los 90 hay que entender el sutil encanto de los Proyectos y sus sensuales relaciones con las OENEGÉS. Esta es la clave del asunto, así que preste mucha atención.

Todo proyecto de un organismo internacional necesita de una Contraparte, es decir de alguien suficientemente motivado por el lucro, o la ingenuidad, como para hacerse cargo de los planes mentalizados por los expertos, consultores y funcionarios. Hasta hace algunos años, las Financieras se entroncaban exclusivamente con los burócratas del Reino donde vivía Cenicienta: con el Ministro, el Subsecretario o el Director del Aparato Estatal. Estos eran los únicos autorizados a repartirse el mágico pastel de recursos que hacían aparecer las Hadas Madrinas de las financieras. Así funcionaron las cosas durante algún tiempo. Pero como siempre existieron más funcionarios que ministerios y subsecretarías, hubo que institucionalizar las elecciones. Esto es algo que ningún politólogo se ha arriesgado a afirmar en sus disertaciones y monografías. Las elecciones son un mecanismo que, a través de la rotación de partidos en el gobierno y el parlamento, permiten que más “Señores Perfumados” puedan entrenarse de tanto en tanto, con las Hadas Madrinas. Esto funcionó por un tiempo, pero los “Señores Perfumados” fueron perdiendo su agudo sentido de la discreción y la compostura. Todos los Pueblos de todos los Reinos terminaron sabiendo lo que hacían con las Hadas Madrinas en sus despachos privados sobre los tapetes aterciopelados. Tan desfachatado se volvió el festín que los que mandan a las Hadas Madrinas -suerte de semidioses financieros que habitan los laberintos del Norte de donde fluyen los recursos-, amenazaron quitarles sus varitas mágicas.

Primer paso: como crear una OENEGÉ

Usted quiere alcanzar su propio desarrolló sostenible. Usted quiere tener su OENEGÉ propia, personal y hacerse rico antes de fin de siglo y usted quiere saber cómo se hace. Está bien. Usted tiene que cumplir con la formalidad de conseguirse una personería jurídica. Esto es indispensable. Además, tiene sus ventajas. Por ejemplo, si un mal día uno de los Perfumados de Siempre o la competencia, resentidos porque usted se enroscó con el Hada Madrina que él estaba coqueteando, decidiera denunciarlo a la prensa o la policía por alguno de los deslices inevitables que se cometen en el tortuoso camino hacia el Auto Desarrollo Sostenible, usted puede cobijarse detrás o debajo de la persona jurídica de su OENEGÉ. Esto puede evitar que lo encierren en el penal por desfalco, fraude o por la reiterada sodomización de la Cenicienta = Beneficiarios. Para obtener la personería jurídica, usted sólo necesita unos estatutos que se consiguen ya redactados en cualquier parte, necesita un secretario, un tesorero y algunos vocales, y algún Perfumado de Siempre, que le facilite las gestiones en el ministerio.
Cualquier persona desinformada pensaría que los fundadores de la OENEGÉ, debiera gozar de cierto respeto profesional y tener destreza, s que atraigan el interés de las Hadas Madrinas. Esto es un error. El único personaje de importancia en la creación de la OENEGÉ es usted. Evítese problemas futuros. No se le ocurra incorporar compañeros de la universidad o colegas profesionales con necesidades y aspiraciones similares a las suyas. Si lo hace no podrá dormir tranquilo. Es preferible que los demás sean analfabetos, eunucos, ancianos, ancianos seniles o votantes fallecidos.

Segundo paso: Los Discursos

Los discursos son esenciales, son el afrodisíaco que enloquece a las Hadas Madrinas. Con esta cuestión hay que estar al día y tener siempre varios discursos bien ensayados para toda eventualidad. Por ejemplo, sería fatal soltar un discurso sobre Desarrollo Rural Integral, cuando todos saben que hoy se habla de Manejo Sostenible de Recursos Naturales. Usted estaría condenado si se le ocurre sugerir un proyecto de Educación Materno Infantil, cuando la onda es Participación de la Mujer Campesina. Es como hablarle del Trío Los Panchos a un fan de Heavy Metal. En los discursos hay que ser flexible. El primer error que cometen los novatos es creer que el discurso de una OENEGÉ debe reflejar de algún modo la experiencia y los conocimientos del Director o Presidente que es usted Equivocación garrafal. El Director de una OENEGÉ debe manejar todos los discursos de una demanda real o potencial en el mercado de las Hadas Madrinas. Si un día se le presenta un Hada Madrina interesada en la protección de una especie amenazada del Macaco Tropical de Anteojos Rayban, usted tiene que estar en condiciones de responder que ha estado angustiado desde la infancia por el cruel destino de esta maravillosa especie de monitos perseguidos.

Tercer paso: relaciones públicas

Una vez que maneje una docena de discursos con sus respectivas líneas de Acción, Marcos Teóricos, Experiencias y Antecedentes, Objetivos y Metas, Recursos Humanos Disponibles, usted estará listo para la Tercera Etapa. Esta es la de las Relaciones Públicas, una de las más importantes en su esforzado camino hacia el éxito del fin de siglo.
Esta es un etapa delicada. Algunos directores de ONGs son tímidos y esto no es bueno. Las Relaciones Públicas no tienen nada que ver con la realidad. Su objetivo es convencer a los demás de cosas que no son ciertas. Si fueran ciertas no se necesitaría un Programa de Relaciones Públicas. Esto es obvio y sin embargo la gente se olvida.
Objetivos del Director. Su primer objetivo como flamante Director de una desconocida OENEGÉ, es ubicarse en el circuito obligado de visitas de todas las Hadas Madrinas que pasan cerca de su territorio. Lograrlo, es una de las tareas más complejas de su nueva profesión en el seno del Nuevo Orden de la Sociedad Civil. Tendrá que rebuscárselas para ir a todos los cócteles que se den para iniciar o cerrar todos los seminarios, congresos y reuniones internacionales, sobre los siguientes temas claves: l) Pobreza Crítica; 2) Protección del Medio Ambiente; 3) Protección de la Infancia y otras Especies Amenazadas; 4) Reforma Educativa; 5) Nuevo Orden Informativo, Nuevo Orden Económico y cualquier otro Nuevo Orden que descubra; 6) Defensa de las Culturas Indígenas; 7) La Economía Informal y la Microempresa; 8) Educación Popular y Campañas de Alfabetización; 9) Informática y Desarrollo Rural Comunitario, y 10) Todo lo que tenga que ver con “Retos del siglo X~” y “el 500 aniversario”.
Tendrá que meterse como pueda al mayor número de recepciones diplomáticas de las embajadas clave para el asunto Hadas Madrinas y OENEGÉS, y todas las recepciones y cócteles que auspicien las organizaciones- y bancos intergubernamentales, entre otros.
Recomendaciones básicas. No es cuestión de tomar traguitos y comer canapés y sonreír en un rincón. Descanse antes del evento, durmiendo aunque sea una hora para estar fresco y entrador. Vista bien. Lleve siempre muchas tarjetas personales y una docena de folletos discretos sobre su institución. Cuide su lucidez y energía. Aprenda a identificar con precisión y rapidez a las Hadas Madrinas. Son generalmente rubios o rubias, altas, visten con un toque de informalidad que están siempre a la moda en los laberintos del Norte. Casi siempre está rodeadas de nacionales que hacen una de tres cosas: l) Escuchan, sonriendo beatíficamente en trance de admiración, las palabras sibilinas del Hada Madrina; 2) con iluminada vehemencia y mirada intensa, recitan uno de sus ensayados discursos; 3) miran y escuchan lo anterior con cara de mendigo.
Acomódese y escuche con atención. Al poco tiempo verá que sólo se maneja un número limitado de intercambios. Apréndalos y analícelos. Identifique los puntos débiles que se prestan a una intervención inteligente y practique. La clave está en que su inesperada intervención socave y devalúe el discurso del Perfumado (competencia) de turno que está coqueteando con el Hada. Si lo hace bien, ella le dará a entender que se interesa en su punto de vista y usted habrá ganado su primera victoria en la larga guerra por agenciarse un proyecto.
Algunos riesgos. Esta es una etapa difícil y delicada. Algunos peligros son obvios: alcoholismo, divorcio, enajenación parcial o total. Otros son más serios. Hay un error que no le perdonarán, un error capital que puede costarle su flamante carrera en el mundo de las OENEGÉS. Los principiantes tienen absolutamente prohibidas las ironías y el cinismo en referencia a las nobles cruzadas desarrollistas de las Hadas Madrinas y las loables instituciones que representan. Las bromas, bien o mal intencionadas, están rigurosamente reservadas a los veteranos. No las intente hasta no tener los pies muy firmes en las puntas del desarrollo y unos cuantos proyectos aprobados y firmados en los archivos de su OENEGÉ.
Si al principio, las cosas no le salen bien, no se desaliente. Las largas veladas escuchando a prudente distancia las conversaciones ajenas con el mismo trago intocado en la mano, son pequeños sacrificios que hay que afrontar con humildad, valor y perseverancia, en la larga lucha contra la pobreza y en busca del auto desarrollo sostenible.

Cuarto paso: Propuesta de Financiamiento

El Director de la OENEGÉ teje con paciencia la fina alfombra por la cual trascenderá del brazo del Hada Madrina hacia la elaboración de la Propuesta de Financiamiento. Es aquí donde el destino y la vida separan a las OENEGÉS en dos grupos, el de los triunfadores y el de los derrotados. Y usted quiere ser un triunfador. No lo olvide. Para hacerlo debe hacer dos cosas: primero, debe demostrarse al Hada Madrina que se lleva bien con Cenicienta y que Cenicienta lo respeta y lo apoya, y segundo, usted tiene que lograr pasear el Hada Madrina, por lo que en el enrarecido medio del desarrollo sostenible se llama campo.

Mickey And Friends - classic-disney wallpaper

Las visitas de campo. Ahora bien, “Campo” es una palabra internacional que los anglófonos pronuncian como el cáempou; los franceses como leu campó. Es un sonido de armonías tántricas en los sentidos de las Hadas Madrinas. Una experiencia exitosa durante una visita de campo con un Hada Madrina es prácticamente una garantía, un convenio firmado, un tiquete de ida y sin retorno hacia el Auto Desarrollo Sostenible.
Cuando usted detecte que el Hada Madrina está lista para una visita de campo, usted tiene que tener preparada a la Cenicienta y sus amiguitos. Tiene que tener bien adiestrados a un par de grupos “Pobres Beneficiarios”. Lo importante es que estén presentes cuando usted llegue y que sepan lo que tienen que decir y hacer en presencia del admirado visitante y su huésped del Norte Omnipotente. Usted no puede dejar ningún detalle desatendido, empezando por cómo estarán vestidos. La Cenicienta y sus amiguitos deberán estar vestidos como Pobres Beneficiarios, de acuerdo a las costumbres de la zona. Los hará ensayar las canciones folklóricas oportunamente popularizadas por los que exilaron alguna vez en el país de origen del Hada Madrina. Los hará trabajar, llorar y reír. Organizará un parto, bautismo, aborto o un entierro, si así lo creyera oportuno en su meticulosa planificación del camino hacia el proyecto. Haga de cuenta que usted está debutando en una obra de teatro, que los Pobres Beneficiarios son sus actores y que el Hada Madrina es su público, que está dispuesto a pagar para ver su obra en el escenario máximo de la vida cotidiana del Campo. Dígale a sus actores lo que está en juego. Cuénteles cómo, si no lograran emocionar y convencer al Hada Madrina, usted no podrá pagar su computadora Macintosh y tampoco podrá comprar su nuevo vehículo Toyota Land Crusier cuatro por cuatro, tan importante para afirmar su imagen de defensor del Desarrollo Rural Sostenible. No sea tímido, explíqueles que ellos comprenderán y los apoyarán. Es probable en estos tiempos en que los Beneficiarios ya se están avispando, que quieran negociar algo antes de prestarse para su gloriosa puesta en escena. Dígales cualquier cosa. Total, ya están acostumbrados a las promesas incumplidas y, de todos modos, después, con un poco de aguardiente se olvidan de todo y a otra cosa. Lo importante en esta etapa es que el Hada Madrina presencie y constate sus buenas relaciones con Cenicienta y sus amiguitos.
Redacción de propuestas y operatividad
Tiene que redactar la propuesta, inventarse un plan de acción, un cronograma y, por supuesto, lo más importante, el presupuesto. Hay directores de OENEGÉS que se toman muy en serio esta etapa. Trabajan día y noche duramente semanas elaborando la propuesta, ajustando plazos, razonando la coherencia del proyecto, en fin, todas esas cosas. Para esto, contrate a un par de especialistas desempleados, al salario más bajo que pueda imponer. Dígales que si el proyecto sale, los contratará a tiempo completo y con salarios internacionales. Si lo creen, y en su desesperación le creerán, trabajarán gratis. Acerca de esto, nunca le diga al consultor con quién está negociando el proyecto, miéntale respecto a la institución financiera y el nombre del Hada Madrina. Haga que su consultor elabore un presupuesto por no más de la mitad de lo que usted tiene intención de pedirle al Hada Madrina. El presupuesto final lo deberá conocer usted y nadie más que usted.
Manejos de presupuesto
Quizá usted crea que no es importante porque ya negoció informalmente con el Hada Madrina las dos cosas que considera importantes: su salario como coordinador del Proyecto y el porcentaje de overhead, que le quedará a su OENEGÉ como contraparte ejecutora. Y usted tiene razón, esos son punto importantes, pero no hay que descuidar otros detalles. Por ejemplo, los viajes de capacitación al exterior; los viáticos para usted y el personal que usted puede presupuestar hoy y no pagar jamás; los costos de producción de materiales didácticos; no descuidar el rubro de consultores para poder pagar favores recibidos con cierta flexibilidad; y no “pichulear” con los costos de las obras de infraestructura del campo porque éste también es un rubro jugoso. Porque no olvide que los detalles suman y que su vertiginoso avance hacia la meta del Auto Desarrollo Sostenible, será tanto más rápido, si usted cuida sigilosamente los detalles.

Conclusiones: Desarrollo es negocio

Ya sabe que el desarrollo es un negocio y no necesita que se lo repita. Pero lo que mucha gente olvida es que, como en cualquier otro negocio en las economías de libre mercado, el empresario pequeño o grande tiene que tener el ojo puesto en la competencia. Lo que usted no puede olvidar como director de OENEGÉ, es la importancia permanente de dedicar no menos de la mitad de su tiempo a socavar los esfuerzos de otras instituciones similares a la suya. Esto es esencial y requiere cierto talento para hacerse con efectividad. En este negocio la competencia no es entre gentlemen, la competencia es entre gente como usted y personas a quienes la vida y la experiencia enseñaron a ayudarse a sí mismos ayudando a los Pobres Beneficiarios. No se puede confiar en la gente. Por eso hay que trabajar duro para desprestigiar a la competencia. Y por si acaso persisten las dudas, de los que más hay que cuidarse es de los que se consideran honestos y arriesgan el futuro de todos, haciendo realidad lo que alguna vez dijeron en sus discursos.
(Chasqui nº 39 Argentina – Viento Sur nº 23)

Gino Lofredo

::PARA CONTINUAR ON-LINE VISITA NUESTROS PATROCINADORES ::

visite: www.laizkierda.tk3.net para mas textos y documentos anarquistas por el estilo capitanfrutonita@gmail.com

Anuncios